15 de septiembre de 2019 21:32 PM
Imprimir

El frigorífico La Morena con enormes posibilidades de exportar carne a Mongolia

La planta frigorífica se dedica al desposte de la media res, para vender 23 cortes de carne termosellada en el mercado local y regional. Está ubicada en el Km 65 de la RP 16 y ocupa a 30 trabajadores. El año que viene piensa exportar carne a Mongolia y largar su línea de hamburguesas.

Por primera vez el empresario de la carne, Alejandro Piri, participa con un stand en la Expo Rural, para mostrar su frigorífico y los servicios que ofrece su empresa La Morena, que en octubre cumplirá su primar año desde que comenzó a funcionar su nueva planta en la RP 16.

“Yo soy de la ciudad de Lanús, (Bs. As.) y siempre venía a Gualeguaychú a pasear y recorrer la Costa del Uruguay. Siempre ví que aquí podíamos desarrollar el trabajo. Fue en 1999 cuando en Lanús me pegaron dos tiros en el brazo derecho en un asalto, y fue cuando dije basta. Comencé a desmantelar las carnicerías que tenía allí y me vine para aquí”, recordó.

Comencé hace 19 años a vender en Gualeguaychú, hice un estudio de mercado, recorrí las carnicerías ofreciendo mi producto, no fue fácil por los prejuicios de la gente al no conocerme y al ser de Buenos Aires. Pero me gustó el lugar, vine con algunas innovaciones y desde el conocimiento que teníamos al haber estado años en la actividad, pensamos en hacer algo diferente.

Yo no podía prometer nada, uno tiene que mostrarse y así fue como la gente comenzó a confiar en mi producto, hasta que logré juntar dinero para comprarles las cubiertas nuevas al camión. Ese día festejamos con mi familia”, valoró.

“Por aquellos años arranqué la actividad con 12 mil pesos prestados, porque tuve que desarmar mi negocio en Buenos Aires después del robo. Fue algo muy costoso, pero me las arreglé para seguir trabajando y así fue que comenzamos casi de cero. Solo tenía el camión, una deuda de 12 mil pesos pero con muchas ganas de progresar. Comprábamos carne a los exportadores, vendíamos y dormíamos en un hotel, luego comenzamos a alquilar un local, donde trabajábamos y dormíamos detrás de una cámara. Con el tiempo pasamos a un galpón en calle Nágera casi Urquiza al Oeste, y ahí ya podíamos guardar el camión. Lo bueno que tuvimos siempre es que pudimos disfrutar el momento”.

En octubre del año pasado montó una planta de desposte, para vender 23 cortes de carne termosellada en el mercado local y regional. A principio de agosto de este año recibió la visita del ministro de Agricultura de la Nación Luis Miguel Etchevehere.

“Compramos animales a productores de la zona para mandar a faena en el frigorífico de Gualeguay, y luego hacemos los cortes y el cuarteo de la media res. Hoy estamos despostando 150 reses por semana, y la actividad ocupa a 30 operarios, de los cuales algunos jóvenes lograron hacer su primera experiencia laboral”, explicó.

La posibilidad de exportar

conocimiento y carne a Mongolia

El empresario bonaerense, logró contactarse a través del embajador argentino en China y en Mongolia, Diego Guelar, con inversores mongoleses, interesados en importar carne de nuestro país y conocimiento para poder armar un frigorífico allí, además de capacitar a los trabajadores con el fin de generar una cadena productiva en base la importación de carne de nuestro país y la cria de ganado en el país asiático.

Mongolia limita con Rusia y China, y tiene un mercado de más de 2 mil millones de personas entre los tres países.

“Tuvimos la suerte de haber estado en una reunión con el embajador, charlando durante dos horas en China, y él vio a nuestro emprendimiento con un gran potencial de crecimiento, para un mercado en permanente expansión.

Todos aquellos con ganas de trabajar, vamos a tener una gran posibilidad de poder vender a China y a Mongolia, pero no es solo carne, también podemos vender conocimiento y tecnología argentina para ser desarrollada en Mongolia”, resaltó.

Piri tuvo su primer viaje a Mongolia para comenzar a establecer vínculos comerciales a principio del mes de agosto, antes de las elecciones PASO. “Hoy tenemos otras perspectivas, pero no dejamos de pensar en el futuro del país. No importa cómo vengan las medidas económicas en el próximo gobierno, porque lo tentador de Mongolia es que podemos trasladar nuestra tecnología y abrir nuestro propio frigorífico en ese país, como también hacer un desarrollo ganadero, si bien el consumo de carne es bueno pero no conocen los cortes que tenemos aquí, ellos tienen una producción ganadera orgánica, las vacas en el campo comen hasta cien hierbas naturales, es una carne de alto impacto comercial.

Para los mongolenses la carne argentina es la mejor del mundo en calidad y en control sanitaria. Hoy el Senasa está manejando el ingreso de del producto al mercado chino por ser garantía de calidad, tal es así que el organismo sanitario puede habilitar un frigorífico de inversores

próxima apuesta del empresario es la de fabricar su línea de hamburguesas, para esto deberá agrandar la planta, montar un laboratorio y ya realizó una importante inversión en maquinaria de punta, mientras experimenta con distintas recetas, para poder largar el nuevo producto el año que viene.

Fuente:

Publicidad