15 de septiembre de 2019 23:05 PM
Imprimir

¿Tierra de nadie?

El crecimiento de nuevas modalidades delictivas en las zonas rurales enciende alarmas en el sector productivo.

Esta semana, la comunidad de San Justo se vio conmocionada por un singular hecho de inseguridad: el robo de un depósito de agroquímicos dentro del predio del Aeroclub local, donde una empresa de la zona acopiaba los insumos para iniciar en breve la campaña de granos gruesos. El botín, valuado en 80.000 dólares -unos cuatro millones y medio de pesos-, había sido descargado el sábado en el galpón y estaba destinado a la campaña 2019/2020 de soja y maíz.

En respuesta, la Sociedad Rural local convocó a una reunión con las autoridades, y emitió luego una gacetilla de prensa manifestándose al respecto. El comunicado enfatiza que la entidad le pide al Gobierno que organice sus fuerzas y destine más recursos a la seguridad rural. “Esto requiere compromiso y coordinación de las fuerzas de seguridad que tienen que actuar junto al Ministerio Publico de la Acusación que hoy es quien dirige el accionar policial, realizar tareas de inteligencia y obviamente disponer los recursos”.

También remarca que “es fundamental para la provincia recomponer el tejido social agropecuario y la ruralidad, entendiéndose por la misma, todo el entramado social que vive directa e indirectamente del sector en los pequeños pueblos del interior provincial. No es factible producir en el agro sin vivir en el mismo y nadie va a vivir en el agro en la medida que exista la posibilidad que pueda ser saqueado, violentado o asesinado”.

En este sentido, destacaron que la inseguridad “es un tema transversal a todos los ministerios respecto de sus políticas orientadas al sector”. A la vez, recrudeció en Buenos Aires la rotura de silobolsas, una modalidad que recrudece en épocas de campaña electoral.

Si la Justicia no resuelve el caso a la brevedad y castiga a los culpables (también a los cómplices que compran la mercadería robada), será un incentivo para quienes asolan los campos robando y faenando hacienda, herramientas, y cuanto encuentran a su paso.

Fuente:

Publicidad