3 de septiembre de 2010 10:09 AM
Imprimir

Dicen en el campo…

... que, mientras se siguen esperando lluvias en vastas zonas del país, sigue complicándose el panorama, y no sólo por los avatares climáticos, o por los trastornos que sigue generando el gremio de camioneros, que no parece tener freno ...

… que, mientras se siguen esperando lluvias en vastas zonas del país, sigue complicándose el panorama, y no sólo por los avatares climáticos, o por los trastornos que sigue generando el gremio de camioneros, que no parece tener freno, al punto que el 73% de los cortes de ruta durante agosto se debieron a la gente de Hugo Moyano («aunque ahora no aparecen fiscales espontáneos, ni la Prefectura, como con el campo», recordaba un dirigente). Como si no alcanzara con esto, en los últimos días hubo bastantes «aportes» oficiales que, lejos de descomprimir, embarraron más la cancha, y también megarreuniones como el congreso de AACREA en Córdoba, que sirvieron para multiplicar los comentarios, aunque también hubo otros encuentros donde se escucharon versiones muy jugosas, como una velada en Señor Tango (con funcionarios), otra multitudinaria reunión del controvertido Plan Estratégico Agroalimentario (PEA) en Parque Norte con cantidad de invitados oficiales y «oficialistas», y una serie de encuentros semiprivados por los festejos del Día del Periodista Agrario, y de la Industria, aunque en este caso se mantuvo el bajo perfil debido al embate oficial que vació la conmemoración de la central fabril en Entre Ríos, al tiempo que desde la Presidencia se apelaba al siempre a mano Osvaldo Cornide, de CAME, para materializar un «festejo» en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), con discurso presidencial incluido.

… que, de todos modos, probablemente lo más shockeante de la semana haya sido la -previsible- agudización de la situación frigorífica, con varias plantas cerradas o en proceso de cierre, y un inefable secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que, además de proponer el «recorte» de faena a las plantas que aún quedan en pie anunció que entregarían al personal los frigoríficos que se cierren para «no perder las fuentes de trabajo». Difícil prever cómo harán para conseguir hacienda cuando se sabe que faltan entre 5 y 7 millones de cabezas por año, y no se pueden traer de ningún lado. Se descarta, eso sí, que las empresas irregulares (varias protegidas por gobernadores e intendentes) tendrán mucha más defensa que las que tienen todo en blanco y cumplen con sus obligaciones fiscales. Para completar el panorama, el propio Moreno sostiene que, en realidad, el stock vacuno no bajó a alarmantes 48,9 millones de cabezas, sino que hay 75 millones «pero están escondidas».

… que llamó mucho la atención la afirmación presidencial respecto del supuesto «acuerdo» con Brasil «para no salir a competir en los mercados en forma separada, sino unida». Sin embargo, es inocultable el malhumor brasileño ya no sólo por los incumplimientos de abastecimiento de trigo de parte de la Argentina (mientras se les sigue mandando harina, que ellos sostienen que está subsidiada por las retenciones locales al trigo), sino también por los problemas con las inversiones brasileñas en el sector frigorífico, que provocaron que uno de los dos principales grupos que actúa en el país (JBS) haya anunciado ya el cierre de tres de las ocho plantas que posee. Como si el crecimiento de Brasil, convertido ahora en una potencia agroalimentaria mundial, fuera también poca diferencia con la Argentina, desde el país vecino se anunció la adquisición por parte de capitales brasileños de la emblemática empresa estadounidense Burger King, la segunda cadena mundial de hamburguesas. ¿Qué acuerdo se puede celebrar con semejantes diferencias? Brasil está tranquilo porque, evidentemente, la Argentina ya no es competencia.

… que, además de seguir las críticas contra Eduardo Buzzi y la Federación Agraria, única entidad que concurrió al acto del PEA en Parque Norte, lo que sigue profundizando las diferencias inocultables que se plantean en la Mesa de Enlace, los dirigentes de las restantes entidades parece que estuvieron muy molestos por un trabajo reciente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) que, entre otras varias cosas, sostiene la «importancia de mantener las retenciones a la soja como una herramienta fundamental de planificación territorial y productiva», especialmente para que la ganadería vacuna «no pierda» competitividad frente a la oleaginosa. Parece que los dirigentes instruyeron a sus representantes, y también los productores de los Consejos Regionales, que le transmitieron el malestar al titular del organismo y ex vice del SENASA, Carlos Casamiquela. Evidentemente, ni a los técnicos del INTA ni a los funcionarios se les ocurrió que una forma de respaldar a la ganadería y su competitividad frente a la soja podría ser eliminarle el 10% de retenciones que aún pesa sobre la carne, y abrirle definitivamente los restringidos permisos de exportación que, por ejemplo, impidieron cumplir en tiempo y forma hasta con la Cuota Hilton en los tres últimos años.

… que las diferencias entre los dirigentes pueden ampliarse aún más si avanza el proyecto oficial sobre la ley de arrendamientos que también respalda la conducción de la Federación, igual que el mantenimiento de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) y de las retenciones. El proyecto podría llegar a tratarse en este período de sesiones ordinarias, y uno de los argumentos de la «urgencia» es la necesidad de proteger el suelo de excesos de manejo (obligar a rotaciones, etc.), de ahí que haya cobrado particular valor una pregunta muy simple de un dirigente de segundo nivel: «Si ése es el problema, ¿por qué no hacen cumplir la Ley de Suelos, que prevé todas estas situaciones y está en vigor hace años?».

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *