5 de septiembre de 2010 20:10 PM
Imprimir

España  –   El Ibitec halla el talón de aquiles de la brucelosis

El Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria identifica un nuevo antibiótico capaz de inhibir el crecimiento de la bacteria

La recurrencia del término ‘Brucella’, se traducía en Cantabria hace menos de diez años en titulares periódicos sobre la bacteria y el escarnio que en forma de infecciones causaba en las cabañas ganaderas regionales. En ese tiempo se gesta el estudio del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (Ibbtec) en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El que revela hoy sus resultados. Investigadores de ambos centros dan a conocer el proyecto que abre la puerta al diseño de nuevos antibióticos contra la enfermedad que afecta en mayor medida al ganado bovino y ovino; y que también se transmite a personas. El resultado se publicará en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Un parásito exitoso Desde el punto de vista científico es un parásito exitoso. Consigue establecerse en el huésped sin causar tanto daño como para provocar la muerte. La brucelosis ha logrado burlar los sistemas inmunes de los mamíferos, incluido el hombre, y pese a que es una enfermedad con una incidencia claramente descendente en la última década -gracias a las medidas adoptadas para su erradicación-, aún alumbra casos positivos en todo el mundo. Las bacterias del género Brucella usan una proteína específica en la síntesis de los isoprenoides, lípidos esenciales para su crecimiento. La proteína, bautizada como DRL, no está presente en ningún otro tipo de animal, ni en la mayoría de las bacterias, lo que permitirá diseñar antibióticos muy específicos, más efectivos para combatir la infección. «Atacando esta proteína es posible inhibir el crecimiento de Brucella sin causar daños a otras bacterias presentes en el organismo y que sí son beneficiosas», detalla Manuel Rodríguez-Concepción, investigador del CSIC, uno de los participantes del estudio. Recuerda el funcionamiento actual de los tratamientos, confeccionados con un compuesto de antibióticos agresivos, «que además constituyen un tratamiento que se ha de prolongar en el tiempo». Los investigadores han patentado la proteína, que puede tener importantes posibilidades biotecnológicas para sintetizar isoprenoides como el coencima Q10, que contienen muchos cosméticos. Se ha comprobado que este nuevo método de atajar la infección puede ser trasladable a otras enfermedades de similar naturaleza, pero de mayor calado. Las mismas proteínas son sintetizadas por las bacterias de la Tuberculosis o la Malaria. Sólo cada año mueren en el mundo del orden de 8 a 10 millones de personas por Tuberculosis. Resulta complicado identificar la infección en el ganado. Sólo a través de los análisis continuos de la calidad de la leche o a través de un aborto, se puede encontrar algún indicio. Brucella en personas En personas es diferente. Unas fiebres persistentes, que terminan por convertirse en crónicas, acompañadas de un malestar general, son características de la infección. El compuesto, ya patentado por la Ibbtec, deberá superar ahora un nuevo análisis de compatibilidad farmacéutica. Esto es, con él se confeccionarán diferentes medicamentos aptos para personas, ganado, etc. Cada uno con sus características. La fecha para que el medicamento llegue al mercado es, por tanto, lejana. Pero sienta las bases para la batalla contra una enfermedad difícil de exterminar

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *