6 de septiembre de 2010 10:22 AM
Imprimir

Argentina, en el centro del escenario

Argentina tiene un porcentaje de tierra agrícola per cápita sólo superada por cuatro países en el mundo, agua abundante, producciones de calidad en diversas zonas, productores capacitados y buen acceso a las tecnologías; sólo debería resolver las reglas de juego", manifestó el director del Programa de Agronegocios de la FAUBA, Fernando Vilella, quien analizó las posibilidades del sector agropecuario para los próximos años.

“La Argentina está en condiciones de jugar un papel importante en un mundo donde los recursos naturales son escasos y va a ser inmoral tanto usarlos mal como dejar de usarlos para dar respuesta a las necesidades de alimentos que va a tener la población mundial en los próximos años”, enfatizó. China e India representan el 40% de la población mundial pero cuentan con apenas el 15% de las tierras cultivables en el mundo.

De cara a este desafío, Vilella consideró que “será necesario un Estado distinto, con profesionalidad en sus cuerpos técnicos, algo que se ha venido desmantelando desde los años 90”.

Los chinos vienen aumentando el consumo de carnes en los últimos 30 años a una tasa de 1,4 kg per cápita por año, lo cual, multiplicado por 1.300 millones de habitantes por año da 1.800.000 toneladas de carne más por año, que requieren unas 6.300.000 toneladas de granos por año de alimento adicional, hoy consumen 78 millones de toneladas de carne y necesitan 273 millones de toneladas de granos. Los próximos seis años, se calcula que el aumento adicional será de 30 millones de toneladas de alimentos balanceados, 20 de maíz (una cosecha argentina) y 10 de concentrados proteicos de soja.

Pensando en los países que están en condiciones de satisfacer estas fuertes demandas, Vilella no duda que Argentina tiene todas las fichas para ocupar los primeros puestos en la oferta. “Si miramos la situación de los principales demandantes, su situación es muy comprometida ya que en suelos y agua tanto el sudoeste asiático como Europa están usando sus máximos posibles, por ejemplo, Europa importa el 50 a 75% del agua virtual que consume y le es muy difícil aumentar la estabulación de ganados”, dijo Vilella.

El investigador recordó que la base de la producción de alimentos es la disponibilidad de agua dulce, tierra, conocimiento, organización e instituciones. “En los dos primeros la Argentina está bien, pero presenta falencias serias en los dos últimos”, dijo. Y agregó: “Es cuestionable que el Río de la Plata desperdicie el equivalente a 200 litros por habitante del mundo.

La Argentina “necesita más conocimiento por metro cuadrado y esto requiere una capacitación técnica alta que nos debemos como país y por ello constituye una prioridad para poder generar una administración saludable de los asuntos del Estado”, finalizó.

También llamó a la autocrítica a los productores vinculado al uso de la tecnología. “Si no tenemos un sistema apropiado para defender la propiedad intelectual muchos de los progresos biotecnológicos no nos van a llegar y eso es imprescindible para incrementar la producción; en ese sentido, el sector debe hacer un mea culpa al no financiar a esos proyectos a través del empleo de semilla que no contribuye al financiamiento del sistema”, señaló.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *