15 de octubre de 2019 01:30 AM
Imprimir

Clembuterol: la razón por la que la selección de Panamá no comerá tacos en su visita a México

Se trata de un anabólico que se utiliza para aumentar la masa muscular, reducir el contenido graso y que se encuentra en la mayoría de la carne (excepto la de exportación) que se consume en México

México siempre es un destino especial en cuanto alimentación”. Con esta frase la nutrióloga de la selección de Panamá se refirió a una de las principales complicaciones que enfrenta el combinado panameño en su próxima visita al país azteca.

El encuentro se jugará en el marco de la Liga de Naciones de la Concacaf. La selección mexicana de futbol quedó ubicada en el Grupo B de la liga A, mismo que comparte con Panamá y Bermudas.

El partido entre ambas escuadras se llevará a cabo el próximo martes 15 de octubre en el Estadio Azteca.

La Federación Panameña de Fútbol tiene previsto evitar el consumo de carnes rojas en territorio azteca por los riesgos de ingerir clembuterol, un anabólico que se utiliza para aumentar la masa muscular, reducir el contenido graso y que se encuentra en la mayoría de la carne (excepto la de exportación) que se consume en México.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

“Debemos cuidarnos por la contaminación de los alimentos, sobre todo con las carnes rojas. Ya tenemos un plan establecido desde Tampa que consiste en incrementar la cantidad de hierro con alimentos que acá en México no se deben consumir para evitar temas con el dopaje. Hay que evitar tanto carne de res como de cerdo”, explicó la nutrióloga Fanny Cardoze al diario La Prensa de Panamá.

El uso de clembuterol en animales permite que engorden más en poco tiempo, con el fin de maximizar las ganancias económicas del productor. Su uso comenzó a popularizarse entre productores de ganado a mediados de los años noventa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prohíbe a los países utilizarla para este fin, ya que puede ser particularmente dañina para quienes padecen problemas cardíacos. Y aunque en México esta sustancia está prohibida desde el 2002, sigue siendo utilizada.

Autoridades de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) realizaron el estudio “Exposición a clembuterol en sus diferentes fuentes (medicamentos, suplementos y/o alimentos) y su impacto en población específica”, el cual fue hecho en dos momentos (en 2014 y en 2016). Sin embargo, las autoridades mexicanas niegan haberlo realizado.

Mucha de la carne roja que se consume en México lo contiene (Foto: Archivo)
Mucha de la carne roja que se consume en México lo contiene (Foto: Archivo)

El estudio consistió en someter a 42 jóvenes voluntarios a una dieta de hamburguesas de carne de res. Cada voluntario entregó, en promedio, 46 muestras de orina. Y los resultados fueron alarmantes: 49% de las casi 2,000 muestras de orina analizadas en ese estudio contienen clembuterol, en algunos casos con concentraciones muy elevadas que alcanzaron los 4.9 nanogramos. Un nanogramo es la mil millonésima parte de un gramo, pero en esas concentraciones, es altamente peligroso.

Y aunque a decir de los encargados del estudio, ninguno de los voluntarios se enfermó o tuvo síntomas de intoxicación, los resultados alarmaron a las autoridades.

Algunos de los efectos de este fármaco, a veces no perceptibles, son: taquicardia e incremento de la presión sanguínea, nerviosismo, inquietud, temblores, sudoración, opresión en el pecho, vómito, dolor de cabeza y náuseas.

El 40% de la carne consumida en México proviene de particulares, o en otros casos de los rastros municipales y comúnmente se vende en carnicerías, mercados municipales y tianguis. El otro 60% de centros TIF (Tipo Inspección Federal) cuyo mercado son principalmente las tiendas de autoservicio o el extranjero. En el país existen 2016 rastros en funcionamiento, de los cuales sólo 122 tienen esta certificación.

Y aunque los centros verificados ejercen un control sanitario, no están del todo libres de esta sustancia.

Fuente: Infobae

Publicidad