17 de octubre de 2019 00:36 AM
Imprimir

Nicaragua exporta el 82% de la carne de Centroamérica

En la región centroamericana, este país es el mayor exportador de carne de res. El año pasado las ventas superaron los $481 millones.

Un buen filete comienza a lograrse desde la granja. Allí, el cuido y la alimentación de la res empieza a cocinar lo que será un gran platillo. El tono rosado, el marmoleado que se forma entre la carne y la grasa, su textura suave y desde luego el sabor, una vez servido el filete en el plato, es un placer que cada vez más buscan los comensales y que desde Nicaragua está llegando a la región y a El Salvador con más fuerza.

De acuerdo con datos de inteligencia comercial de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca), durante 2018, el 82 % de las exportaciones de carne bovina fresca o congelada salió de Nicaragua, lo que lo convierte en el exportador número uno de la región. La factura en ese año fue de $481 millones. Mientras que toda Centroamérica exportó en ese año un total de $586.6 millones, para un peso total de 138,739 toneladas.

Por el lado de la importación, el que más compra es El Salvador con un 41 % de las importaciones totales de carne bovina, por un monto de $114 millones. En 2018, en Centroamérica se importaron $257 millones, según la Sieca.

En este sector, un protagonista de peso es Industrial Comercial San Martín, conocida en la región como Carnes San Martín, una planta nicaragüense con una capacidad de faenar hasta 1,100 reses por día y hasta 200,000 cabezas al año. Parte de esta carne llega a El Salvador desde hace décadas, gracias a una alianza que ha venido creciendo y fortaleciéndose con la principal cadena de supermercados del país, Súper Selectos.

Sin embargo, desde mayo de este año Carnes San Martín dio una sorpresa al mercado con la exportación de cortes Gold Premium Beef, una selección que es diferente desde la alimentación misma de la res.

Un corte de sabor

Salvador Flores, gerente comercial de Carnes San Martín, comenta que en la región la empresa cuenta con distribuidores propios, como en Costa Rica y Guatemala, pero también con distribuidores exclusivos como en Panamá y El Salvador. Además, señala, exportan a otros mercados fuera de la región, entre ellos Estados Unidos.

A junio de este año, la factura de dicho mercado sumaba ya los $30.2 millones. En El Salvador, por su parte, las ventas ascienden a los $15.6 millones, donde se cuentan ya los nuevos cortes premium, como la entraña, los tomahawk, los New York, los rib eye y el cowboy steak.

Pero, ¿qué tienen de especiales estos cortes? Flores explica que esta carne es producida con los más altos estándares para cumplir con su nombre: un pedazo de carne calidad oro. El proceso inicia con la selección de la res, en este caso machos que no superen los 29 meses, de hecho el 80 % de los cortes proviene de machos menores a los 26 meses. Continúa luego con la alimentación, ya que estos ejemplares a diferencia de otros se alimentan de granos, en su mayoría maíz, lo que influye en el sabor de la carne. Además, estos animales al no pastar se mantienen en la granja. Su peso es un 30 % superior a los que pastan. Así, llegan a los 285 kilos promedio, mientras el resto solo alcanza los 220 kilos.

“El mercado a lo que está acostumbrado es a carne de pasto, pero hoy le estamos dando otros sabores. De una res joven que garantiza que en la forma que se cocine el corte será suave y sabroso”, sentencia Flores.

Fuente:

Publicidad