7 de septiembre de 2010 07:08 AM
Imprimir

Las entidades en su laberinto

Después de dos años de batir el parche reclamando a gritos y en las rutas una política agropecuaria nacional, confesaron que no tienen ni siquiera acuerdos mínimos básicos. El nuevo Congreso desnudó las diferencias previas al conflicto de 2008.

“El sector (agropecuario) necesita de políticas de Estado con una mirada hacia el futuro, con reglas de juego claras en un marco de previsibilidad”. Así se refería uno de los cuatro presidentes de la Comisión de Enlace la semana pasada en el Congreso CREA realizado en Córdoba.La formulación la exteriorizó el titular de Coninagro, Carlos Garetto, pero tranquilamente la podría haber dicho cualquiera de sus colegas con idéntica convicción: Eduardo Buzzi, Mario Llambías, y Hugo Biolcati.El reclamo sintetizado entre comillas no es ciertamente nuevo. Cualquier lector con el tiempo disponible podrá rastrear en los archivos de diarios y revistas previos a la llegada de internet declaraciones similares que se remontan a varias décadas atrás. La novedad desde 2008 fue que las cuatro entidades coincidían en el reclamo unánime. El entonces Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, escuchó una y otra vez la demanda de una política agropecuaria nacional por parte de las cuatro entidades. Ese reclamo sostuvo de alguna manera la confrontación más allá de la madrugada del 17 de julio cuando la 125 fue derribada.Cada una de las entidades tiene para sí su propio ideal de cómo deberían ser las “políticas de Estado” que los diversos gobiernos se le fueron reclamando independientemente de su color político. Pero como si se tratara de piezas de distintos rompecabezas, entre sí esas ideas no encajan.El caso es que desde 2008 estas mismas entidades -que bregan separadamente por cosas tan opuestas como la recreación de una Junta Nacional de Granos rebautizada o la liberalización total del comercio interno y externo- asumieron el compromiso público de acordar una visión común aunque sea mínima. Bajo la premisa de que abandonar la mesa era arrastrar con el estigma de la traición.Con esa decisión las cuatro entidades entraron en un laberinto que hasta ahora no han podido resolver. Han confesado incluso que después de más de dos años de sentarse en torno a la mesa de Enlace no tienen todavía acuerdos mínimos sobre los cuales empezar a construir una propuesta. Eso no impidió que se reclamara a las autoridades de turno lo mismo que las entidades no tienen.El gobierno movió sus piezas en una dirección cuyo resultado es un enigma todavía. Un Plan Estratégico de construcción colectiva. SRA y CRA han rechazado públicamente participar en la elaboración de un Plan Estratégico Agroalimentario, nada más que porque fue convocado por el Ministerio de Agricultura de la Nación, es decir los Kirchner. De allí que el único espacio posible de donde podría surgir un Plan para las cuatro entidades, se reduce al diminuto espacio de la Mesa de Enlace. No entran allí ni siquiera los partidos políticos, que más bien están a la espera de conocer de una vez por todas qué es lo que quieren las entidades para hacer público su apoyo, al menos es la postura que se refleja en el autodenominado grupo A de la Cámara de Diputados.”En esta Comisión de Enlace tenemos la responsabilidad enorme de formular un plan de coincidencias básicas para el campo argentino: esto tiene que existir en los próximos días”, reconoció Buzzi durante su participación en el Congreso CREA. “Ese plan debe incluir a todos y especialmente a los que menos tienen, a los que están más lejos y a los que son más vulnerables en el campo argentino. Debe incluir a todos”, aclaró el federado ante sus colegas de SRA, Coninagro y CRA.El mismo titular de la FAA se ocupó de explicar por qué a más de dos años vista de la conformación de la Comisión de Enlace sobre la mesa no hay ningún Plan elaborado en forma conjunta. La mesa nació en medio de la 125 y a la sombra del “espanto”, pero “el problema vino cuando hubo que formular soluciones; reconozco que existen dificultades para formular soluciones en el presente, porque (los integrantes de la Comisión de Enlace) representamos cosas diferentes. No es fácil resolver las diferencias, pero hay que resolverlas”, admitió Buzzi.Los cuatro presidentes de la comisión de Enlace se reunirán hoy para discutir los acuerdos mínimos a los que podrían arribar. El tema de las retenciones estará presente para superar las diferencias que existen entre las entidades sobre los dictámenes que firmaron los diputados de la nación para un nuevo esquema de derechos de exportación. Si hay acuerdo, los partidos políticos deberán resolver si acatan la decisión de las entidades rurales o si mantienen la posición que rubricaron el 24 de agosto último cuando firmaron el dictamen en cuestión. Después de todo lo que menos quiere el nuevo Congreso es parecerse a una escribanía que convalide con su aprobación lo que se decide en otros ámbitos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *