7 de septiembre de 2010 07:27 AM
Imprimir

Crisis ganadera amenaza a los frigoríficos en Argentina

Una fuerte contracción en la oferta puso en aprietos a la industria frigorífica de Argentina, uno de las más importantes del mundo, que está cerrando distintas plantas ante la caída en la actividad.

El rodeo de Argentina se redujo en 10 millones de cabezas en los últimos tres años para totalizar cerca de 48 millones de bovinos, debido a una serie de graves sequías y a las escasas inversiones en la actividad ante el desaliento que sienten los productores por las políticas intervencionistas del Gobierno.

La reducción en la oferta de hacienda comenzó a sentirse en la industria cárnica a fines del 2009, provocando un importante alza en los precios del alimento, y la escasez, que podría mantenerse en los próximos años y llevó al cierre de varias plantas en lo que va del año.

"Hasta ahora han cerrado 10 frigoríficos y hay otros 10 que están en serias dificultades, porque hay menos animales para procesar", indicó el consultor ganadero Ignacio Iriarte.

En 2009, en Argentina se faenaron 16,2 millones de animales, con una producción de carne de 3,4 millones de toneladas, mientras que en el 2010 la faena bajaría a 11,8 millones de bovinos, con una producción cercana a los 2,6 millones de toneladas, estimó Iriarte.

Como consecuencia de la baja oferta, el valor promedio del novillo 8la categoría utilizada como referencia) escaló hasta la fecha cerca de un 90 por ciento interanual en el Mercado de Hacienda de Liniers, la principal plaza de bovinos del país.

Los argentinos se encuentran entre los mayores consumidores mundiales de carne, un alimento relativamente barato en el país, pero el alza de precios les dio un golpe severo.

En los primeros 7 meses de 2010, el consumo promedio de carne per cápita se redujo 17,7 por ciento interanual en Argentina a 56,6 kilogramos por año, según el informe mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra).

El año pasado "el consumo fue alto y la exportación en volumen fue relativamente alta, pero lo que estaba ocurriendo era una gran liquidación (de animales), fruto del desánimo y la gran seca. Eso ahora se acabó", manifestó Luis Bameule, director del frigorífico Quickfood, del grupo brasileño Marfrig.

La semana pasada, otro grupo de Brasil, JBS, el mayor procesador de mundial de carne bovina, anunció que estudiaba la posibilidad de vender algunos frigoríficos ubicados en Argentina debido a la escasa oferta vacuna. De acuerdo con las asociación privada de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea), los frigoríficos están trabajando sólo al 60 por ciento de su capacidad debido a la falta de materia prima.

Los productores ganaderos culpan por la crítica situación del sector al Gobierno, que en los últimos años restringió las exportaciones y fijó precios máximos para la hacienda con el fin de evitar alzas en un alimento básico para la población.

Pero esa política, junto con las sequías que afectaron a las áreas rurales del país en los últimos años, dio por resultado una caída en el rodeo vacuno.

Entre enero y julio del 2010 se registraron exportaciones de carne argentina por 185.900 toneladas, 45,7 por ciento menos que el nivel registrado en el mismo período del año anterior, debido a la baja producción de los frigoríficos, según Ciccra.

Podría demorar 10 años en recuperarse
Las plantas argentinas no llegaron siquiera a cubrir el cupo de exportación de cortes vacunos de alta calidad a Europa -denominados `cuota Hilton`- del ciclo 2009/10, que significan ingresos millonarios para las firmas implicadas. Argentina podría demorar 10 años en recuperar el rodeo ganadero que perdió en los últimos años, dijeron a fin de agosto especialistas reunidos en un seminario organizado por la Universidad Católica Argentina (UCA), el Mercado de Hacienda de Liniers y el Centro de Consignatarios de Productos . "El principal problema que tiene hoy la industria es que está pagando un precio por la hacienda ", dijo Iriarte.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *