19 de octubre de 2019 04:30 AM
Imprimir

Gregorio Vasquetto hace ganadería regenerativa y saca 700 kilos de carne por hectárea

CompartiremailFacebookTwitterJunto a su familia, Gregorio Vasquetto, se decidió hace algún tiempo a llevar adelante un planteo de ganadería regenerativa que hoy le permite terminar sus novillos solo a pasto en un campo de la zona de Adelia María, en la provincia de Córdoba, logrando una producción de unos 700 kilos de carne por hectárea. En […]

Junto a su familia, Gregorio Vasquetto, se decidió hace algún tiempo a llevar adelante un planteo de ganadería regenerativa que hoy le permite terminar sus novillos solo a pasto en un campo de la zona de Adelia María, en la provincia de Córdoba, logrando una producción de unos 700 kilos de carne por hectárea.

En su establecimiento, conocido como “El Mate”, el manejo consiste en una rotación intensiva el ganado. Los animales comen y bostean con gran intensidad una porción de campo, hasta que les corre el boyero eléctrico para que puedan pasar a otra parcela con el pasto bien crecido, fertilizado naturalmente y con el suelo ‘regenerado’ de todo disturbio. El método se conoce como Voisin, el apellido de un francés divulgador de este modelo.

“Es un sistema que se va retroalimentando todo el tiempo: cuanta más fertilidad, más pasto, más bosta, más animales y por ende más rinde y carga animal. Con este sistema se puede hasta tener 10 veces más de carga que bajo la ganadería tradicional extensiva. Y funciona muy bien para un productor chico, porque con 100 hectáreas puede vivir. No creo que un agricultor puede subsistir con esa superficie hoy en día”, contó Vasquetto a Bichos de Campo.

Explicó el ganadero que en su caso logran 700 kilos de carne por hectárea y confirmó así que es posible terminaron novillos sin suplementación granaria.

Vasquetto comentó que el impacto de trabajar de esta forma es múltiple, no solo porque se produce una mejora de los indicadores económicos sino también en materia social. “Son sistemas que vuelven al arraigo por la tierra. Mis hijos vienen al campo y no tengo ningún miedo de que se envenenen, ya que dejamos de usar todo tipo de químicos”, destacó.

“Es una lástima que estos sistemas no vendan, porque no estás todos los años consumiendo insumos y por ende no tienen más publicidad que el boca en boca y las ganas de que tu vecino mejore”, lemantó el ganadero regenerativo.

Por lo pronto, él se mostró muy decidido y dispuesto a no vilver para atrás. “Con este sistema volvés a ser feliz, sintiendo que estás manejando y sos el dueño de tu campo, tomando las decisiones todo el tiempo”, finalizó Gregorio

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad