21 de octubre de 2019 00:35 AM
Imprimir

El nivel actual consumo de carne en España es adecuado dentro de una dieta segura, equilibrada y saludable

CompartiremailFacebookTwitterLos niveles de consumo de carne actuales en adultos no suponen riesgo para la salud, tal y como se desprende del estudio “Unprocessed Red Meat and Processed Meat Consumption. Dietary Guideline Recommendations from the nutritional recommendations (nutriRECS) Consortium” publicado en la revista médica “Annals of Internal Medicine”, del American College of Physicians, una de las […]

Los niveles de consumo de carne actuales en adultos no suponen riesgo para la salud, tal y como se desprende del estudio “Unprocessed Red Meat and Processed Meat Consumption. Dietary Guideline Recommendations from the nutritional recommendations (nutriRECS) Consortium” publicado en la revista médica “Annals of Internal Medicine”, del American College of Physicians, una de las publicaciones más prestigiosas y citadas en el campo de la medicina. El estudio, que ha sido llevado a cabo por el Consorcio de Recomendaciones NutriRECS, que integra un grupo de expertos canadienses, españoles y polacos, incluye cuatro revisiones de 105 estudios diferentes. 

El estudio concluye concluye que las recomendaciones actuales de ingesta, en torno a las 2-4 raciones semanales, se pueden mantener perfectamente para un patrón de alimentación segura, equilibrada y saludable. En este sentido, hay que resaltar que en España el consumo medio de adapta perfectamente a estas recomendaciones, ya que se consumen aproximadamente 50 g/día de carne y alrededor de 35 g/día de productos cárnicos, según los datos oficiales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, una ingesta moderada y muy alejada de los niveles de consumo de carne roja y productos cárnicos que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS-IARC) considera como un “consumo alto” y desaconsejado.

Gracias a este metaanálisis se ha puesto de manifiesto que numerosos estudios que concluyen que el consumo de carne se asocia a ciertas enfermedades, se basan en ingestas de carne fuera de las recomendaciones nutricionales, y que, además, la asociación de carne y enfermedad suele ser débil e incierta en términos científicos. 

Este trabajo es una revisión de más de un centenar de estudios tal y como se ha citado anteriormente, y sus recomendaciones se basan en una rigurosa metodología sistemática de revisión y el método GRADE (clasificación de la calidad de la evidencia y graduación de la fuerza de la recomendación) para evaluar el grado de evidencia de cada estudio y cuando se pasa de evidencia a recomendación. 

Los autores que han llevado a cabo la revisión de estos estudios se han percatado de que varios estudios analizados son estudios individuales que no tienen en cuenta otros factores que están asociados al riesgo de padecer las enfermedades que “supuestamente” se asociaban únicamente al consumo de carne.

El sector de la carne de España reitera su compromiso para poner a disposición de la población carnes producidas de forma ética, responsable, sostenible y saludable, y para seguir trabajando, junto a la comunidad científica, en promover las ventajas de una alimentación variada y equilibrada y un estilo de vida activo y saludable en el marco de nuestra Dieta Mediterránea. 

Fuente: Euronecar

Publicidad