23 de octubre de 2019 18:34 PM
Imprimir

La nueva planta de faena le dio impulso al sector ganadero, que creció el 21,5%

En San Juan hay 53.011 bovinos, de los cuales el 47,5% está concentrado en los campos de Valle Fértil.

En el 2018 el stock de ganado bovino en la provincia fue de 43.633 cabezas, pero este año la cifra trepó un 21,5% al llegar a las 53.011 cabezas, según los datos que manejan en la Dirección de Desarrollo Pecuario, tomando como base la campaña de vacunación antiaftosa. El crecimiento, muy superior al de la campaña 2017/2018, cuando el incremento fue del 5% se debe, según fuentes del sector, al impulso que la ha dado a la actividad la puesta en marcha de la nueva planta de faena, que entró en funcionamiento en la primera semana de septiembre.

Con los datos de la última campaña para prevenir la aftosa en la provincia, el director de Desarrollo Pecuario, Alfredo Martín, se mostró entusiasmado con los números y señaló que Valle Fértil sigue liderando la cría de bovinos en San Juan, con 25.175 cabezas, el 47,5% del total de la provincia. Le sigue 25 de Mayo, con 6.410 cabezas, es decir el 12% del total.

Pero lo que ha contribuido a vigorizar la actividad ha sido la puesta en marcha de la planta porque se trata de un establecimiento modelo construido en Rawson con una inversión de 180 millones de pesos y una capacidad para faenar 150 vacunos diarios. Está concesionada por 15 años al grupo local MEC S.A, propiedad de la familia de Manolo González. Atrás quedaron las viejas instalaciones del Matadero Municipal, en Capital que, a parte de haber quedado encerrado en una zona urbana, pedía a gritos inversiones para modernizar su funcionamiento. Pero la apuesta oficial fue trasladar la operación a Rawson.

Con Martín coincidió Omar Zamorano, actual secretario de la Cámara Ganadera de San Juan. “La nueva planta no tiene un techo, tiene una capacidad de faena muy buena, aparte de la calidad de su producción”, dijo el dirigente.

Lo que ha permitido tener los datos actualizados ha sido la nueva campaña de vacunación contra la aftosa y la brucelosis bovina. Según explicó Martín, hay obligación de vacunar al ganado bovino por ley nacional. Todo bajo la supervisión del Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa), que controla desde la faena, el tránsito y el desposte de los animales.

En San Juan, la cría se hace a campo natural, en departamentos como Valle Fértil, 25 de Mayo, Calingasta y Jáchal. Después se hace la recría, en fincas en las que se ha cultivado alfalfa u otros verdeos de invierno, como avena y centeno e incluso se puede ayudar a la alimentación de los animales con maíz y sorgo. La última etapa es el engorde a corral, que se hace en los últimos 90 días previos a la faena.

Según comentó Martín, el consumidor en el mercado sanjuanino prefiere animales en pie de entre 420 a 450 kilos. Con ese peso es un animal tierno, cargado de grasa, que permite obtener tras la faena dos medias reses de entre 100 a 120 kilos cada una.

En el negocio ganadero, el kilo de novillo en pie se comercializa a unos 70 pesos el kilo. Luego, al gancho, en el sector mayorista, cuesta unos 140 pesos el kilo para llegar a las carnicerías a unos 280 pesos.

En San Juan, si bien el control está a cargo del Senasa, la logística de la vacunación la hace la Dirección de Desarrollo Pecuario. En la provincia hay unos 40 vacunadores habilitados, mientras que el costo de la vacuna está subsidiado por el Estado. El productor sólo afronta el costo de la aplicación, que es de 12,50 pesos por animal.

El ganado bovino está distribuido en unos 700 establecimientos dedicados a la tarea. Pero no es la única. También hay unos 600 establecimientos que producen unas 58.000 cabezas de caprinos, mientras que en la cría de cerdos, además de los que se producen en las fincas, hay 3 criaderos, que reúnen entre 3.500 a 4.000 madres. De cada madre se obtienen entre 22 a 23 lechones por año.

La otra preocupación del Gobierno local es la mejora genética, con razas como la Murray, apta para ambientes secos y de alta exposición solar.

1.155

Es la cantidad de bovinos faenados en la nueva planta en septiembre, en el primer mes desde que fue habilitada.

Consumo

En la provincia se consumen 155.000 novillos de un promedio de 420 kilos año, que representan, luego del desposte del animal, unos 40 millones de kilos, según datos del sector.

El establecimiento

La nueva planta está emplazada en calle 11 y Punta del Monte, en la zona de Médano de Oro, en Rawson.

El corazón del establecimiento, donde se manipulan y producen las reses, tiene una superficie cubierta de 2 hectáreas (2.000 m2). Luego están las dependencias para la administración, vestuarios y el punto de control de ingreso de carnes de otras provincias. Tiene una capacidad de faena proyectada de 151 vacunos, 301 porcinos y 301 caprinos-ovinos por turno de 8 horas.

La nueva industria requerirá en su momento de plena actividad la creación de 120 nuevos puestos de trabajo y está proyectada, según la Ley Federal de Carnes, en categorización de frigorífico tipo “A”, para realizar tráfico federal a fin de atender la creciente demanda de los servicios de faena y además reemplazar el Matadero Municipal, que funcionaba en Capital.

Un detalle es que, como la planta ocupa mucha agua, en tres de las nueve hectáreas del predio se han ubicado un filtro y dos lagunas donde se tratan los efluentes del proceso. Una tercera almacena el agua ya apta para regadío. Un tanque australiano que contiene 500 mil litros está listo en caso de alguna falla.

Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad