8 de septiembre de 2010 07:36 AM
Imprimir

Tras una década el PBI del agro no remonta

Medido a precios constantes, el PBI agropecuario no termina de despegar como el resto de la economía. Según el Indec, su valor ronda los niveles previos a la devaluación. Su mayor crecimiento se dio entre 2005 y 2008, luego golpearon la sequía y los conflictos.

El PBI del sector productor de bienes correspondiente a la “Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura” que mide el Indec muestra un crecimiento del 719% medido a precios corrientes entre el primer trimestre de 2001 y el de 2010.Según la misma fuente el PBI agropecuario pasó de $9.514 millones a $77.890 millones entre ambos periodos. Semejante salto, no obstante, queda distorsionado por los precios, máxime a partir de la devaluación ocurrida en 2002, y de la suba de los precios internacionales.
El mismo informe de carácter trimestral, refleja cuál fue el PBI de la economía en su conjunto, desagregado por sectores de producción de bienes y servicios, cuál fue el crecimiento en términos reales, esto es a valores constantes, tomando los precios del año 1993.Esta segunda medición permite corregir distorsiones que generan los precios para calcular el PBI total y de los distintos sectores, que ayuda a construir una percepción algo más acabada del crecimiento económico en general y en particular, aunque siempre desde un punto de vista macro.Así, la evolución del PBI agropecuario a precios de 1993, mostró un incremento de apenas un 3% luego de una década donde se produjeron varias cosechas récord. En 2001 el PBI sectorial rondaba los $12.800 millones, mientras que este año el valor calculado por el organismo estadístico fue cercano a los $13.200 millones.
Hay que decir que a lo largo de la década sucedieron algunas cosas. Por ejemplo que en los últimos diez años el mayor nivel alcanzado por el PBI agropecuario a valores constantes se registró en 2008, justo cuando se produjo el conflicto con el sector por las retenciones móviles.En el primer trimestre de 2008, el PBI del agro fue de unos $14.600 millones, pero aún ese valor comparado con el de 2001 arroja un 14% de incremento, muy por debajo del 34% de crecimiento -que también en términos constantes- reflejaba el resto de la economía, es decir el PBI en general.Pero luego de un buen 2008 en términos del PBI sectorial, pese al conflicto desatado en torno a la 125, la prolongación de la sequía que alcanzó al año 2009 mostró un evidente retroceso, con una caída del 14% sobre el mejor año de la década, siempre comparando el primer trimestre.Recién en los primeros tres meses de 2010, y con el efecto de la sequía latente en la cosecha de trigo, el Producto del agro remontó un modesto 5%, para insinuar una tendencia de recuperación hacia los valores que se habían alcanzado dos años antes.Contrariamente a lo que muestra el PBI sectorial, la economía en general, mostró un crecimiento ininterrumpido a partir del año 2002, cuando se produjo el estallido tras la explosión de la convertibilidad y la devaluación. En efecto, medido a precios de 1993 la economía en su conjunto se incrementó en un 45%, comparando el primer trimestre de cada año de la última década.
En resumidas cuentas, los números oficiales reflejan que el PBI agropecuario y el PBI general, transitan por dos caminos distintos. El primero con una evolución que vista en la perspectiva de la década se aproxima a un estancamiento, incluso a pesar de la soja.El segundo el de una economía que aumenta la oferta de bienes y servicios que a valores constantes no ha dejado de subir un escalón desde que se produjo en 2002 la dramática devaluación con altos costos sociales.En este contexto, resulta auspicioso que desde el Estado se haya encarado la elaboración de un Plan Estratégico para el sector a fin de retomar la misma senda que el resto de la economía. También es válido, y no anula lo anterior, que los representantes del sector agropecuario converjan entre sí para acordar un Plan en el mismo sentido.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *