28 de octubre de 2019 01:41 AM
Imprimir

El cambio climático, una amenaza para las explotaciones agrícolas

Los seguros agrarios son la mejor protección ante los daños causados por las inclemencias meteorológicas

Las olas de calor, la sequía, las lluvias torrenciales o el granizo afectan de forma cada vez más frecuente a las explotaciones agrícolas y ganaderas. Se calcula, a falta del último trimestre del año, que las pérdidas en estos sectores ascienden a 558,47 millones de euros en España, según el ‘Informe sobre la siniestralidad del ejercicio 2019’ elaborado por Agroseguro.

Extremadura es una de las comunidades más afectadas por estas incidencias. Es especialmente llamativo el número de siniestros que han sufrido los árboles frutales a causa de los fuertes episodios de pedrisco que han tenido lugar en la región. Badajoz es la provincia más afectada del país, concentrando casi un tercio de los siniestros registrados, mientras que Cáceres ocupa también la tercera posición en el ránking, por detrás de Murcia. Este tipo de granizo ha perjudicado fundamentalmente a los cultivos de ciruela y melocotón de las explotaciones extremeñas.

La sequía también ha ocasionado importantes daños en los terrenos dedicados al cereal, a la uva, al girasol o al olivar. Y las previsiones que hace la Aemet para las próximas décadas son evidentes: las temperaturas medias irán incrementándose, las olas de calor durarán más días y los veranos serán más largos en la región. Además, también se espera que las precipitaciones se concentren y sean más torrenciales.

Es por eso que los seguros agrarios se erigen como la mejor protección con la que hacer frente a estos accidentes. Entidades bancarias como BBVA ofrecen a sus clientes servicios para asegurar sus producciones agrícolas y ganaderas. Actualmente y hasta final de año es el periodo de comercialización de seguros para explotaciones agrícolas de olivar, herbáceos, uva y frutas de hueso, así como para la ganadería.

BBVA cuenta con cinco tipos de seguros diferentes: el seguro multiriesgo de explotaciones, que agrupa en una misma póliza el seguro de la explotación y de la vivienda; el seguro de vacuno, para los propietarios de ganado bovino; el seguro de responsabilidad civil, que cubre los daños producidos a terceros por el ganado y por las actividades desarrolladas; el seguro de almazara, para la industria del aceite de oliva, y el seguro de bodegas, para las empresas vitivinícolas

Fuente:

Publicidad