9 de septiembre de 2010 08:20 AM
Imprimir

Murió Oscar Alvarado, un visionario

Conducía El Tejar, una de las empresas del campo más importantes del país; fue presidente de Aacrea.

Pesar y estupor en el ambiente agropecuario causó la muerte de Oscar Alvarado, fundador de El Tejar y ex presidente de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), ocurrida ayer, a los 50 años, en Ushuaia. Alvarado, nacido en esta capital, era ingeniero agrónomo graduado en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. Dedicó toda su vida a la producción agropecuaria, tanto en el Movimiento CREA como en El Tejar, una de las empresas más importantes del país, que fundó en 1987 y de la que actualmente era presidente y gerente general. La firma siembra unas 150.000 hectáreas y, con el impulso de Alvarado, se expandió en Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay. También se dedica a la producción ganadera. Quienes conocieron a Alvarado lo definen como un visionario, un adelantado para su época y un pionero de las formas asociativas de producción y de los emprendimientos agrícolas en campos de terceros. Era un líder nato que priorizó siempre a las personas. Entendió que se pueden hacer buenas empresas sobre buenas personas y buenos principios. La moral y la ética estaban siempre presentes en su discurso, con la mirada dispuesta a mejorar el país. El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Luis Biolcati, dijo que su fallecimiento significa "una enorme pérdida para el campo y para el país, pero más allá del gran pesar, nos deja el ejemplo de quien fue un pionero, un emprendedor nato y, por sobre todas las cosas, un hombre de bien, comprometido con la Argentina". Por su parte, el empresario Gustavo Grobocopatel dijo que ésta es una pérdida para toda la patria. "Oscar fue un líder hondo, luminoso, positivo, un ejemplo como padre, amigo, empresario y dirigente social. Los que soñamos con una Argentina verde, competitiva, más justa y equitativa, estamos desde hoy un poco más solos", reflexionó. En tanto, Gastón Fernández Palma, presidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), dijo que la muerte de Alvarado es una tragedia. "Lo recuerdo como un hombre generoso en extremo. Además de capacidad de generar emprendimientos para el crecimiento de los productores, él se daba cuenta de que era necesario que la riqueza se derrame en la sociedad." Para el presidente de Aacrea, Rafael Llorente, "Oscar era un soñador incansable, una máquina de hacer, una mente lúcida con un nivel de percepción difícil de igualar. No había tema que le fuera indiferente". Trayectoria En su fructífera trayectoria, Alvarado fue miembro de Aapresid, director de Bioceres (sociedad inversora de empresas de agrobiotecnología), presidente de la Asociación Argentina del Girasol (Asagir) y expositor en diversos congresos locales e internacionales. En su gestión (2007/2009 , Aacrea agregó programas de responsabilidad social empresaria como EduCREA, de apoyo a las escuelas, y Líderes, para la formación de dirigentes en las comunidades. Su visión era que se necesitan cuatro capitales para el desarrollo del país y de sus comunidades: recursos naturales, infraestructura, capital humano y capital social. Tuvo una activa participación para destrabar el conflicto que el campo mantuvo con el Gobierno en 2008. A propósito, un productor del CREA Roque Pérez, que prefirió el anonimato, lo definió como "una esperanza para salir de esta maraña en la que se encuentra hoy el sector". Hiperactivo, "trabajaba 45 horas por día", dicen sus amigos, pero siempre tenía tiempo para su vida social, los deportes y su familia. Estaba casado con Monique Maurette y tenía seis hijos: Oscar, Marcos, Tomás, Javier, Belén y Victoria. En su juventud fue jugador de rugby de la primera división de Cardenal Newman. En la actualidad jugaba al tenis y al golf. Su muerte lo sorprendió en Ushuaia, donde se encontraba con un grupo de ex compañeros de colegio secundario para practicar esquí. Sus restos serán inhumados hoy a las 14 horas en el cementerio Jardín de Paz, de Pilar. DIXIT "Su fallecimiento significa una enorme pérdida para el campo y para el país, pero más allá del gran pesar, nos deja el ejemplo de quien fue un pionero, un emprendedor nato y, por sobre todas las cosas, un hombre de bien, comprometido con la Argentina" GUSTAVO GROBOCOPATEL
CEO del Grupo Los Grobo
"Era un soñador incansable, una máquina de hacer, una mente lúcida con un nivel de percepción difícil de igualar. No había tema que le fuera indiferente" RAFAEL LLORENTE
Presidente de Aacrea
"Su fallecimiento significa una enorme pérdida para el campo y para el país, pero más allá del gran pesar, nos deja el ejemplo de quien fue un pionero, un emprendedor nato y, por sobre todas las cosas, un hombre de bien, comprometido con la Argentina" HUGO LUIS BIOLCATI
Presidente de SRA

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *