3 de noviembre de 2019 20:19 PM
Imprimir

El boom ganadero, en discusión

Mientras se superaron los US$ 2 millones de exportaciones de carne, surgieron reclamos en el interior de la cadena.

En la misma semana que se informó oficialmente que las exportaciones de carne de 2019 ya superaron los U$S 2.000 millones, surgieron tironeos en el interior de la cadena ganadera, que a diferencia de las típicas discusiones de los momentos de escasez en este caso tienen que ver con la puja sobre las oportunidades que se abren a este rubro clave de la agroindustria.

El ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca indicó que “el volumen acumulado es de 572.115 toneladas res con hueso para los primeros 9 meses de este año, resultado que también supera el registrado en 2018. En septiembre, se exportaron 80.613 toneladas equivalentes res con hueso, a un valor promedio de U$S 3.699 por tonelada, una cifra levemente mayor en la comparación intermensual”. Y precisaron que “el balance enero- septiembre se compone de un 26% de cortes enfriados, destinados preferentemente hacia la Unión Europea y Chile. Mientras que de la carne congelada, principal producto de exportación, el 88% de los envíos se dirigieron a China con una mejora del precio promedio por tonelada del 8,6%” Según las autoridades, para este año, el mercado de China presenta el desafío de la ampliación de la canasta de productos ya que se han sumado las ventas de cortes congelados con hueso y enfriados. Los primeros ya suman 5.300 toneladas a un valor promedio de U$S 3.200 la tonelada y los segundos, son 60 toneladas a U$S 12.000.

En ese marco, la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, que conduce José Alberto Fantini, se pronunció en contra de la exportación de ganado vivo y de carnes con hueso “por el grave retroceso que causa a la cadena de la industria cárnica, afectando las fuentes de empleo”. Con ese argumento salieron al cruce de lo que calificaron “la insistencia de algunos productores” para la incorporación de dicha modalidad.

Las exportaciones de carne son una fuente de empleo creciente, pero desde el gremio del sector temen perder nivel de actividad si en las ventas externas priman productos con poco proceso industrial.

Las exportaciones de carne son una fuente de empleo creciente, pero desde el gremio del sector temen perder nivel de actividad si en las ventas externas priman productos con poco proceso industrial.

Y desde otra segmento de la misma cadena también elevaron una voz de reclamo. “La exportación nos tiene que dar un 20% más por el novillito”, pidió Juan Carlos Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot En el programa Mercadovisión, por la pantalla de Canal Rural, el directivo estimó que con un ternero de reposición que cotiza a 90 pesos, la industria frigorífica deberá hacer un esfuerzo para que los feedloteros puedan generar un margen aceptable de rentabilidad. “Un novillito de 400 kilos terminado a corral debe pagarse 100 pesos en pie, la exportación nos tiene que dar un 20% más por esa categoría, unos 175-180 pesos más IVA”, estimó El titular de la CAF fue contundente en relación a este punto y advirtió que “si el criador no tiene números, vamos a reventar la vaca”. En este sentido, estimó que se debe “dejar correr los canales de suba. Con terneros a 70 pesos el negocio no es viable”.

Todo se dio en un contexto en el que el mercado de Liniers mostraba fuertes subas de precios en todas las categorías, porque al condimento electoral se agregaron ingresos reducidos a causa de las lluvias. Pero desde el miércoles aumentó fuerte la oferta de animales (ayer se remataron 16.675) y el balance de precios de la semana terminó un 3% abajo.

Fuente: Clarin

Publicidad