9 de septiembre de 2010 11:44 AM
Imprimir

La soja va en búsqueda de la mejora de su rendimiento

Este martes se realizó en Santa Fe la jornada para profesionales Todo Soja, un espacio de debate y exposición técnico sobre el cultivo más cuestionado y con mayor expansión de los últimos años, que contó con la presencia del gobernador Binner en su acto de clausura.

El Ing. Gerardo Severín, secretario del Colegio de Ingenieros de la provincia de Santa Fe, fue el encargado de coordinar este encuentro en su fase técnica, sobre la selección de los disertantes, con lo cual se respondió a inquietudes específicas del cultivo de soja, alejándolo de "la visión fantasmagórica y que lo demoniza", ante una alternativa de mayor tecnificación para el manejo de la tierra frente a la disponibilidad que tiene el productor.Los temas que se abarcaron rondaron sobre la elección de cultivares, basadas en lo que analiza la Red de Soja, teniendo en cuenta zonas, suelos, marcas y necesidades; se repasó el manejo integral de las plagas, incluyendo el uso de agroquímicos; el control de malezas; enfermedades foliares, incluyendo la mancha ojo de rana; además de analizar el complejo agroindustrial de la soja en Santa Fe y también a nivel nacional."Desde el Colegio creemos que esta jornada fue un ícono muy técnico, para responder a la demanda de los profesionales, lo cual nos motiva a hacer estos encuentros una vez por año para poder actualizar sobre las novedades de la soja", indicó Severín.
"En la provincia de Santa Fe, con el conocimiento actual, es muy poco probable que crezca la superficie de soja, porque ya está al máximo. En total a nivel país, quedan algunos bolsones en la provincia de Salta, tal vez unas cien a 200 mil hectáreas a incorporar, pero donde hay problemas con montes. No da la sensación de que hubiera una gran superficie estable a incorporar que permita hacer soja con sustentabilidad, por lo tanto lo que resta por hacer es mejorar el rendimiento por unidad de superficie".Gerardo Severín aporta que "cada día se procesa cada vez más soja en el país y se vende con valor agregado, aunque queda espacio para hacer inversiones en el sector de alimento para animales y producir más pollos y cerdos a través de la soja", por lo tanto el sector privado, a pesar de los impedimentos políticos que se presentan, avanza para completar una cadena productiva que está superando los 2,5 millones de toneladas para producir biocombustibles, con lo cual la importancia de la oleaginosa seguirá vigente. El beneficio será siempre positivo al evitarse como monocultivo, en la reiteración de constante de siembras que dependerán de los lineamientos, tanto desde las provincias, como desde la Nación.LA VENTAJA DE LA SOJAMucho se habla sobre el contexto político en torno a esta oleaginosa, sin embargo hay una oportunidad de mercado exportador que la fue haciendo tentadora con el correr de las campañas. Dejando de lado esos factores, Severín es muy concreto, "la soja no desplazó a otros cultivos, porque la superficie de maíz, de girasol, de sorgo y de algodón, en algunas regiones, que son los que compiten con el mismo espacio y en el mismo tiempo, se han mantenido estables, lo que creció exponencialmente, de 500 mil hectáreas en el ï80, dos millones en el ï95, a 19 millones en la campaña pasada, fue la soja". Esta expansión se cimenta en características técnicas que la hacen adaptable, "tiene un ciclo de maduración que va del 2 al 9, plantas que están listas de 120 a 180 días, eso hace que permita sembrarla de Río Negro hasta Salta. En segundo lugar, la soja biotecnológica, permitió hacerla en lugares donde había ciertas malezas que por su densidad, como el maicillo, hacían difíciles los cultivos. Se adapta muy bien a las distintas clases de suelo, por eso corrió un poco a la ganadería, pero no a otros cultivos, porque lo que hizo fue ganar terreno donde antes no se podía hacer agricultura". Severín añade una variable económica, en comparación a su competidor, el maíz, "la inversión que tiene que hacer el productor para sembrar una hectárea de soja, es menos de la mitad que lo que tendría que hacer en maíz".Más allá de lo que se cree, la soja "es más delicada con respecto a las plagas y hay que seguirla mucho más, aunque de cualquier manera ningún cultivo se hace bien si no se le da un seguimiento constante".AGROQUIMICOSLa disputa vigente sobre el uso de agroquímicos queda atada en su aumento de utilización, respecto al crecimiento de la actividad agrícola. Si bien se usan 200 millones de litros de glifosato, "si no se usara eso, se utilizaría otra cosa, pero hay que tener en cuenta que antes de la soja resistente al glifosato se usaban para los cultivos 40 productos y después se necesitaron 20 productos, entonces esa puerta de productos se achicó muchísimo, incluso ahora lo que se utiliza tiene un grado de toxicidad mucho menor", explicó el Ingeniero que ejemplifica esta reducción con la proliferación de pájaros y palomas en los campos, en las últimas campañas."Nosotros no estamos ni a favor, ni en contra, desde la perspectiva de un producto hecho por un laboratorio, porque es un producto agroquímico, se entiende como un veneno y por eso tiene que ser usado por gente que sabe cómo hacerlo, entonces si se usa correctamente no genera problemas en la población, generando una producción con excelencia, sin dañar al medio ambiente".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *