6 de noviembre de 2019 10:11 AM
Imprimir

Mientras el gobierno celebra el récord de exportación, frigoríficos advierten sobre la caída del consumo de carne

CompartiremailFacebookTwitterEsta semana el gobierno nacional a través del Ministerio de Agroindustria informó que se había superado el récord de exportación de carnes con ventas por 2 mil millones de dólares para todo el 2019. Sin embargo, desde la industria frigorífica advirtieron que hay una peligrosa tendencia a la baja en los niveles de consumo interno […]

Esta semana el gobierno nacional a través del Ministerio de Agroindustria informó que se había superado el récord de exportación de carnes con ventas por 2 mil millones de dólares para todo el 2019. Sin embargo, desde la industria frigorífica advirtieron que hay una peligrosa tendencia a la baja en los niveles de consumo interno que podría afectar a todo el sistema productivo.

El principal problema tiene que ver con el aumento de los precios que se registra mes a mes en el mercado de Liniers, que sirve como referencia para el valor de los diferentes cortes en las carnicerías, y la pérdida de poder adquisitivo del salario de los trabajadores, que terminó modificando algunos hábitos de consumo ligados a la industria frigorífica, como el asado de los domingos.

Es cierto que un aumento de las ventas al exterior representa un dato positivo para la industria, pero el descalce que este dato tiene con los niveles de consumo interno encendió luces de alarma y por eso desde la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) le enviaron una carta tanto a Mauricio Macri como a Alberto Fernández para hacerles conocer la situación.

“Desde hace bastantes meses la situación del consumo local se ha agravado en forma importante, con la caída del consumo de las familias”, explicaron desde la entidad para luego resaltar el conflicto de interés entre productores de exportación y aquellos que se dedican al mercado interno y recordaron que actualmente el consumo anual per cápita de carne de ubica apenas por encima de los 47 kilos, “lo que implica una caída de más del 14 por ciento respecto al año pasado y de casi 15 kilos respecto a los valores promedio de consumo de los últimos años”.

Desde el gobierno decidieron desentenderse de la situación y resaltaron el crecimiento de la exportación, haciendo hincapié en la apertura de nuevos mercados, sobre todo en el continente asiático, indicando además que la caída en el mercado interno forma parte de un reajuste en el consumo por parte de los argentinos.

En ese sentido, vale recordar que el ministro Luis Miguel Etchevehere defendió con uñas y dientes los aumentos y aseguró que “la carne sigue siendo el alimento más barato” en comparación con otros productos alimenticios.

Fuente: NOVA

Publicidad