10 de septiembre de 2010 15:22 PM
Imprimir

La reactivación ganadera llega a los toros

Con ventas sostenidas y buenos promedios de precios, los remates de cabañas son una señal que permite avizorar una buena temporada de servicios.

Con ventas sostenidas y buenos promedios de precios, los remates de cabañas son una señal que permite avizorar una buena temporada de servicios, en un escenario productivo que apunta cada vez más hacia la intensificación de los planteos ganaderos.Algunos números, en comparación con 2009, permiten delinear los primeros pasos de una recuperación paulatina del stock bovino. En la última zafra se vieron animales entre un 20 y 30% más pesados, mientras que, a nivel nacional, el promedio de retención de vientres se ubica sobre el 20 por ciento.
En los remates de cabañas, a diferencia de 2009, prácticamente no quedan animales sin vender, con promedios superiores a los $7.000.A estos factores debe sumarse la baja de casi cinco puntos en la faena de hembras, según estimaciones de Ciccra, que en este mes se ubicó sobre el 43%. Desde el pasado mes de agosto y según un relevamiento realizado por Infocampo entre productores, consignatarios y profesionales, los establecimientos ganaderos están incrementando el nivel de consultas.
El círculo virtuoso comienza en las cabañas, que prácticamente no dejaron toros sin vender, y prosigue en los establecimientos, con productores que no escatiman recursos a la hora de aplicar la mejor tecnología. Como muestra, además del paquete sanitario estándar, que incluye raspajes y vacunas entre otros items, los productores muestran un marcado interés por modalidades como la inseminación artificial a tiempo fijo (Iatf)."Este año están todas las condiciones para que el productor haga algo más", afirman. El médico veterinario Guillermo Cledou, de Biogénesis Bagó, explicó que en todas las regiones productivas la retención de vientres es más evidente, y en promedio es un 20% mayor. "El éxito del entore dependerá del estado corporal de los vientres, que tras las lluvias y la recomposición forrajera es bueno", señaló el profesional. 
Un vistazo al mercado es un buen punto de partida para tomar el pulso a la actividad. Según el analista Diego Casá, responsable de Pulso Ganadero, una de las principales variables que define el mercado de toros es la retención de vientres. En los meses de julio y agosto, Casá explicó que la venta de toros generales comenzó con promedios de $7.000 y en el transcurso de septiembre -el mes fuerte- estos valores registran un incremento, con un piso de $5.500 y un techo de $10.000. "En el norte del país, las ventas son firmes, y con precios más elevados que en la Pampa Húmeda, por escasez de animales y una mayor apuesta a la ganadería", sostuvo.Según estimó el analista, en las últimas tres semanas los vientres comenzaron a registrar un incremento en sus precios, que se mostraban atrasados con respecto a otras categorías.En este período del año, el incremento acumulado en vientres es del 25%, mientras que en toros asciende al 10%."Si el valor del gordo se mantienen, las ventas de toros terminarán muy bien el año", afirmó el especialista.En un escenario de mayor retención de hembras, Casá sostuvo que la variable que manejará el productor no será aumentar la cantidad de vientres -por su elevado valor-, sino que buscarán elevar la eficiencia productiva. "La clave pasará por un mayor porcentaje de extracción; si cada 100 vacas obtenían 70 terneros, ahora buscarán 80", afirmó.El caso de los establecimientos que alquilan reproductores también permite visualizar la elevada demanda . En el caso de la firma Rent a Bull, ya tienen ubicados casi en su totalidad su plantel, compuesto por 600 reproductores (Ver página 11).Los veterinarios son los otros protagonistas de esta historia. Juan Insaugarat, con base en Saladillo, explicó que tras años sin poder incrementar el rodeo, muchos empresarios ganaderos de la Cuenca del Salado están orientando sus esfuerzos en este rumbo. "La base de esta reposición son las vaquillonas de 15 meses, aptas para un entore precoz", sostuvo.En este momento, en la Cuenca se está efectuando la revisión clínica de toros. En esta zona, algunos servicios se adelantan desde el 15 de octubre, mientras que la mayor parte comienza a partir del 1 de noviembre.Si bien los márgenes son más amplios, los productores afinan el lápiz y buscan el mayor retorno posible por cada peso invertido. Y de esta manera, según detalló Insaugarat, los veterinarios de la zona agregan una nueva función, además del aspecto estrictamente sanitario: se han convertido en asesores de compra. De los corrales a las cabañas, los profe-sionales asesoran in situ al productor, además de realizar exámenes adicionales para ver al detalle la calidad de los toros. En el norte del país, los productores  ganaderos también apuntan a planteos de calidad. El médico veterinario Juan José Verlik, que trabaja en las provincias de Chaco y Formosa, detalló que además del incremento en las consultas, las  mayores demandas de los productores vienen por el lado de la suplementación y la calidad de los insumos."Mientras que el año pasado aplicaban el paquete mínimo, esta temporada creció casi un 90% la demanda por insumos de la mejor calidad", destacó. En esa región, el profesional explicó que los primeros servicios comenzarán a mediados de septiembre, y se extenderán hasta diciembre.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *