20 de noviembre de 2019 11:03 AM
Imprimir

Misiones existen menos de 200 apicultores registrados y señalan que urge una reforma de los programas de apicultura

CompartiremailFacebookTwitterA pesar de que Argentina es uno de los mayores productores de miel a nivel mundial, Misiones no ha sabido sacar provecho de su ventaja ecológica. Según Fernando Brys, director de Brysconsult Meadery, desde el 2003 la provincia ha promovido el desarrollo de esta práctica, no obstante, se ha visto una reducción de los productores, […]

A pesar de que Argentina es uno de los mayores productores de miel a nivel mundial, Misiones no ha sabido sacar provecho de su ventaja ecológica. Según Fernando Brys, director de Brysconsult Meadery, desde el 2003 la provincia ha promovido el desarrollo de esta práctica, no obstante, se ha visto una reducción de los productores, ante la falta de profesionalización, de esta práctica.

Según el experto, la actividad apícola tienen varios productos y subproductos, pero lo más importante es la polinización y precisó que la mayor parte de la producción alimenticia están relacionados a la polinización. “Este es un servicio ecosistémico que no está valuado, nadie le paga a las abejas, pero intentando medir el impacto de la polinización en la industria alimentaria del mundo al año representa 153 mil millones de euros. Es un montón de dinero y es algo que no podemos hacer manualmente por lo que es irreemplazable”.

Recordó que los árboles de frutas que tenemos en Misiones al ser polinizados incrementa su producción, y eso sustenta la fauna en Misiones. “necesitamos abejas para que funcione toda su cadena atrófica y en ese sentido, las abejas sostienen todo”.

Colapso de colmenas

Brys explicó que existe un síndrome de colapso de las colmenas en todo el mundo y que tiene que ver con temas como nutrición (cuando perdés biodiversidad, pierdes alimento para las abejas y mientras mejor se alimenten ellas, más saludables están), también hay algunas enfermedades y ácaros como los varroa que ataca a estos animales. Agregó el efecto de los agrotóxicos. “Uno de ellos al estar en contacto con ellas logra intoxicarlas, pero no necesariamente la exposición de la abeja a un agrotóxico debe ser letal para que elimine una colonia, porque solo al intoxicarse se desorientan y ya no pueden regresar a la colonia y esto corta el suministro de agua, néctar y polen a la colmena y la colonia se muere (…) hay varios factores que están acorralando a las abejas en el mundo”.

Resaltó que cuando se puede trabajar en espacios con alta biodiversidad sin intervención de agrotóxicos es un sistema superador y altamente rico.

Para Brys Misiones tiene regiones muy buenas que están protegidas, pero señaló el desafío en las hectáreas que no lo están “si nos orientamos a monocultivos y agrotoxicos, será poco inteligente ahora y contraproducente al largo plazo. Un desafío es generar actividades industriales que nos obliguen a regenerar biodiversidad a la provincia o suceder a los cultivos (…) en Misiones se hicieron muchos debates sobre los monocultivos, agrotoxicos, transgénicos, te darás cuenta que este problema es más de tecnologías. El desafío es buscar tecnologías mejores para generar actividades en la tierra colorada que dependan de la biodiversidad”.

Agregó: “Queremos ver si existe la forma de reconstruir biodiversidad y este es un reto global, no solo de la provincia (…) podemos protegerla o considerar un delito en las áreas protegidas, pero las áreas que no han sido protegidas son las que ya sufrieron daños”. Fue allí que nació este modelo con el que Brys produce hidromiel “En este momento trabajamos con una hidromiel standard que fue premiada a nivel mundial y que no tiene agregado de alcohol y lo estilizamos con algunos elemento compatibles con esta bebida”.

Su firma que produce el Brysconsult Meadery Honey Wine Dry, “vino” elegido como el mejor entre los argentinos y uno de los tres mejores del mundo. Es meadmaker (productor de hidromiel) y su trabajo nació en una chacra abandonada del interior de Misiones. La hidromiel es una bebida alcohólica que se obtiene por la fermentación controlada de la miel. Sostuvo que en aunque no es un vino, porque la bebida se produce de la miel y no de la vid, el sabor es exquisito.

En relación a los programas apícolas señaló que “ hay programas que están desde el 2003 y los resultados son cada vez peores. Si en este momento entras a ver, hay menos de 200 apicultores registrados, pero tienes 17 años de créditos y subsidios y cooperativas, pero cada vez hay menos. Creo que la gestión de estos programas no está a la altura de los retos que tiene Misiones hoy para poder avanzar en estas áreas”.

Señaló que más que la rentabilidad el problema es de productividad y escalas. “Argentina es una potencia mundial de producción de miel, tenemos los apicultores de muy alto nivel en otras regiones, pero en Misiones no porque nunca se vio como una actividad profesional. Todavía se les ve como una actividad para pequeños productores, secundaria o terciaria y no se ocuparon de profesionalizar algo mejor”.

Publicidad