21 de noviembre de 2019 11:31 AM
Imprimir

Parir, un momento clave en la mejora del bienestar animal

Las jaulas de partos convencionales plantean problemas de bienestar para las cerdas y sus lechones, y están bajo la lupa de los consumidores.

Las jaulas de partos convencionales plantean problemas de bienestar para las cerdas y sus lechones. Varios países de Europa, como Suiza, Suecia y Noruega, actualmente prohíben su uso. Dinamarca planea tener al menos el 10% de las cerdas lactantes en sistemas libres en 2021. En el Reino Unido, 40% de las cerdas lactantes están alojadas en sistemas con acceso al exterior y la industria declaró la voluntad de aumentar los sistemas alternativos de partos en interiores.

El confinamiento de animales en jaulas recibe importantes críticas por parte de la opinión pública y la industria está avanzando hacia alojamientos novedosos de las cerdas en maternidad. La mayoría de las cerdas se alojan en jaulas aproximadamente cinco días antes del parto y hasta el destete de los lechones, cerca de los 28 días de edad. La jaula de parto se introdujo por primera vez en la década de los 60 y su propósito principal era reducir el riesgo que la cerda aplastara a sus lechones.

Se considera que las jaulas de partos convencionales son económicas, eficientes y seguras, con la maximización de la supervivencia de los lechones como objetivo principal. Sin embargo, plantean problemas de bienestar para las cerdas, pero también para los lechones.

La conducta de nidificación es importante para la cerda
La cerda inicia la conducta de construcción del nido aproximadamente 16-24 h antes del parto. La cerda está más activa y construye una zona cómoda donde pone material manipulable. Para realizar este comportamiento de nidificación, la cerda necesita espacio y material manipulable, como por ejemplo paja. Cuando la cerda realiza la construcción del nido, se siente más tranquila y relajada durante el parto. La liberación de oxitocina es mayor cuando las cerdas están relajadas.

Esta hormona estimula las contracciones uterinas, promueve la expresión del comportamiento materno y maximiza la eyección de leche durante el período de lactación. Esto puede tener un efecto positivo sobre los parámetros productivos como el crecimiento de los lechones y la reducción de la mortalidad neonatal. Las parideras “alternativas” deberían mejorar el bienestar de las cerdas, dándole más movimiento y promoviendo la construcción del nido así como el comportamiento materno; sin embargo, deben estar diseñadas para proteger a los lechones.

. En las parideras donde la cerda puede moverse con mayor libertad, los lechones deben estar bien protegidos. Los lechones neonatos son muy vulnerables. Tienen que llegar a la ubre y tomar el calostro rápidamente. La cerda se agota durante el parto y todavía siente dolor varias horas después del parto. Si la cerda no controla sus cambios de postura corre el riesgo de aplastar a sus lechones.

En los sistemas de partos sin confinamiento, el temperamento y el comportamiento de las cerdas son particularmente importantes. El comportamiento materno debe ser promovido por un buen manejo durante el periparto y esto incluye principalmente:
1. Reducir el dolor alrededor del parto.
2. Proporcionar material manipulable.
3. Desarrollar una buena relación cuidador-animal.
4. Proporcionar un alojamiento que proteja a los lechones. Un nido bien diseñado y cómodo es de suma importancia.

1. Confinamiento temporal
La cerda puede darse la vuelta, pero se le puede restringir el movimiento, temporalmente, durante las horas alrededor del parto.

2. Jaulas individuales del “confinamiento cero”
La cerda se aloja individualmente y no se la enjaula en ningún momento. Los corrales de partos simples se parecen a las jaulas de parto convencionales, pero sin la jaula y con algunas características de las instalaciones para proteger a los lechones. Los corrales diseñados son más elaborados, más grandes, y permiten que la cerda separe la zona de defecación con la zona de reposo. Además, proporcionan un diseño que facilitan el cambio de postura de la cerda. 3.

Sistemas de partos en grupo

Estos sistemas permiten que las cerdas y las camadas se mezclen antes del destete. La mayoría de ellos se basan en alojamientos de amamantamientos múltiples (del inglés “multisuckling”). Tanto las cerdas como los lechones tienen más espacio y a menudo se alojan sobre paja. Las cerdas se alojan inicialmente en corrales individuales y se agrupan conjuntamente con sus camadas en los días 10 – 21 después del parto.

Alternativamente, las cerdas se pueden agrupar antes del parto dándole acceso a zonas de partos individuales que se pueden sacar más adelante. Cada día son más frecuentes los artículos científicos publicados acerca de los sistemas de partos en libertad. Sin embargo, la implementación práctica de estos sistemas puede plantear dudas e inquietudes, especialmente relevantes en zonas de clima cálido donde el estrés por calor puede ser un problema.

Los cambios implican un riesgo. Es esencial poder facilitar la implementación de nuevos sistemas de alojamiento de animales dando soluciones prácticas y acompañando al productor. En FAWEC nos hemos implicado en la creación de una red de múltiples actores del sector porcino para probar los sistemas de partos libres en condiciones comerciales en Cataluña.

Las jaulas convencionales de parto han sido reemplazadas por corrales de parto libre con confinamiento temporal y sobre suelo emparrillado. En un proyecto coordinado por FAWEC hemos probado dos sistemas de confinamiento temporal: el JLF15 y el SWAP (del inglés “Sow Welfare and Piglet Protection”).

En ambos sistemas, la cerda puede darse la vuelta, pero, al mismo tiempo, estos sistemas permiten restringir el movimiento de la cerda en las horas alrededor del parto. Ambos sistemas proporcionan un nido cómodo y cálido para los lechones. El nido es un aspecto clave para promover la seguridad de los lechones y facilita mucho las tareas de manejo.

Finalmente, el material de enriquecimiento se proporciona a través de un dispensador de material. El sistema JLF15 mide 2,4 x 2,4 metros. El sistema SWAP es más grande (3 x 2 metros) y permite a la cerda separar la zona de defecación, la zona de descanso y la zona de alimentación.

Algunas preocupaciones frecuentes sobre el parto libre
-Riesgo de aplastamientos.
-Manejo de las cerdas agresivas, las cerdas poco maternales o las cerdas muy activas.
-Gestionar el estrés por calor.
-Tipo de suelo.
-Higiene de los corrales y de la cerda.
-Tipo de material manipulable.
-Manejo del sistema de alimentación.
-Dificultades de manejo alrededor del parto y tiempo extra necesario. Seguridad del personal

Publicidad