24 de noviembre de 2019 01:43 AM
Imprimir

Los uruguayos buscan un difícil reemplazo para Tabaré Vázquez

El dos veces presidente dejó una huella profunda, que será difícil de igualar para sus sucesores.

Hoy la ciudadanía elegirá un nuevo presidente de la República, que sustituirá al Dr. Tabaré Vázquez, quien fuera el mandatario de nuestro país en el período 2005-2010, y el 1º de marzo de 2020 terminará su segundo mandato al frente del Poder Ejecutivo de Uruguay.

Cabe recordar la hidalguía, más allá de la gestión de Vázquez, ya que está en tratamiento por un cáncer que le fuera detectado hace algunos meses, del cual evoluciona favorablemente.

En sintonía con esto, y con el inminente cambio de mando, previo a la primera vuelta de las elecciones nacionales, el presidente de los uruguayos dijo que «tengo la esperanza y el deseo de poner la banda presidencial al próximo presidente de la República».

Muchos aspectos a destacar

En las dos presidencias, Vázquez llevó adelante reformas que cambiaron para siempre la vida de los uruguayos, las que esencialmente estuvieron enfocadas a las políticas sociales, pero que incluyeron los necesarios cambios en la economía para posibilitar esos cambios.

De todos los logros, si tuviéramos que destacar algunos, los esenciales pasan por efectuar un manejo cuidadoso de los instrumentos de la política económica.

Este aspecto fue realizado, con la anuencia del presidente, por el ministro Danilo Astori, entre otros funcionarios vinculados a la economía de nuestro país.

En este ítem también podemos ver que se concretó una reorganización del gasto público priorizando los gastos y las inversiones estratégicas.

En relación con esto, la instauración de los planes de Emergencia y Equidad; las reformas de los sistemas impositivo y de salud, a lo que se suma el nuevo régimen de Asignaciones Familiares.

Yendo a la educación y la salud, allí se pueden ver con especial destaque los programas escolares de salud bucal y ocular, educación física, deportes y recreación.

Y para lograr esto se dio el incremento de los recursos destinados a la educación hasta alcanzar el equivalente al 4,5% del PBI.

En lo que refiere al trabajo y la seguridad social, se llevó a cabo un reequilibrio de las relaciones laborales, un aumento en el monto de los salarios y pasividades mínimas.

En lo que tiene que ver con hacer un país integral, y no pensar sólo en lo que pasa en la capital, se realizó un proceso de Transformación Democrática del Estado y descentralización; se creó una Ley de Ordenamiento Territorial.

En infraestructura, por ejemplo, hubo una consolidación del Sistema Nacional de Puertos y se construyó la nueva terminal aeroportuaria de Carrasco.

También se alcanzó un fortalecimiento de las políticas de convivencia y seguridad ciudadana, y en esa misma línea hubo logros en el combate al narcotráfico y el lavado de activos.

El campo siempre estuvo entre las prioridades, y se fomentó el Programa de trazabilidad del ganado bovino.

El cambio de la matriz energética fue otra actividad que se consideró vital, al promoverse proyectos de energías renovables.

El Sistema Nacional y el Plan de Respuesta al Cambio Climático, las Agencias Nacionales de Innovación e Investigación y para el Desarrollo del Gobierno de la Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y el Conocimiento, o los planes Ceibal y Cardales, ocuparon espacios claves en el desarrollo del país.

Hubo importantes avances en el esclarecimiento de violaciones a los derechos humanos acaecidas durante el período dictatorial y se dio la expansión de nuevos derechos en tanto ética de la democracia e instrumentos que promueven la dignidad humana.

La concreción de las plantas de UPM, las miles de cirugías en el Hospital de Ojos, son algunos otros de los aspectos a tener en cuenta a la hora de destacar la gestión y pensar que no será tarea sencilla para que el lo reemplace «empardar» lo hecho por Vázquez.

Una joyita: el decreto antitabaquismo

Mediante este decreto el gobierno prohibió totalmente el consumo de tabaco en lugares públicos cerrados; se prohibió todo tipo de publicidad en los medios de comunicación que incite al consumo de tabaco; obliga a las empresas tabacaleras a imprimir en las cajillas de cigarrillos fuertes advertencias con imágenes y mensajes impactantes que adviertan los posibles efectos que produce el tabaco en el organismo. Estas imágenes y mensajes deben ocupar un 50% del total del espacio de la cajilla.

Además se les prohibió a las empresas usar en sus cajillas términos como: «bajo contenido de alquitrán», «light», «ultralight» o «suaves».

Publicidad