28 de noviembre de 2019 11:13 AM
Imprimir

Mejoró el desempeño en las exportaciones de carne vacuna

Según una consultora privada, la exportación de carne vacuna podría cerrar este año con 700.000 toneladas ubicadas en mercados fuera del país y generar ingresos cercanos a los 3.000 millones de dólares. Se trata por cierto de una buena noticia, sobre todo en un momento en que la Argentina necesita del ingreso de divisas. Pero como contracara de esta realidad, se proyecta que el año que viene continuará la caída del consumo interno. En el Chaco, en tanto, la actividad ganadera se ve limitada por la falta de un frigorífico exportador y, a la vez, perjudicada por el alto costo que tiene enviar la producción hasta Rosario.

El informe que confirma el buen momento que atraviesan las exportaciones nacionales de carne vacuna fue elaborado por la consultora KPMG y publicado esta semana. Según ese trabajo, los buenos indicadores de exportaciones del sector tienen directa relación con los cambios de hábitos alimenticios que se observan en China, que es el principal comprador de carnes argentinas (el mes pasado más del 80 por ciento de las exportaciones de carne vacuna tuvo como destino ese gigantesco mercado). Por otra parte, el gigante asiático también tiene problemas con la fiebre porcina, un factor que, según el documento elaborado por la consultora, es otra de las razones que explican el incremento de las exportaciones argentinas de carne vacuna.

El informe señala, además, un incremento de un cinco por ciento en las existencias de ganado vacuno desde 2015 hasta la fecha, el crecimiento de las exportaciones y la faena de bovinos, al tiempo que observa que la caída del consumo interno aumentó los saldos exportables de carne, cuestión que fue aprovechada por la industria para destinarlas a la exportación. En otras palabras, la contracara del crecimiento de las exportaciones es la baja del consumo interno que permite tener excedentes exportables. Según la consultora, la caída de los niveles de consumo doméstico de carne vacuna pasó de un promedio de 58 kilos per cápita en 2015, a un mínimo de 51 kilos per cápita en 2019.

En este contexto, la provincia del Chaco tiene por delante el urgente desafío de contar con un frigorífico que permita mejorar las posibilidades de comercialización y exportación. En ese sentido, vale recordar que, lamentablemente, no se terminó el proyecto de capitales rusos de Margarita Belén. Por otra parte, también juega en contra de los productores locales el factor de distancia para enviar las haciendas, ya que el traslado tiene cada vez un mayor costo debido al aumento de los combustibles. De esta manera, la provincia no está aprovechando esta posibilidad de apuntalar el crecimiento de este sector a nivel local a fin de sumarlo a esta demanda externa creciente de carnes argentinas que hizo que en octubre pasado las exportaciones nacionales de carne vacuna marcaran un nuevo récord, con casi 100.000 toneladas según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, de las cuales, el 80 por ciento tuvo como destino el mercado de China.

Por otro lado, está la cuestión del consumo interno, que no es menor. Habrá que buscar una fórmula que permita estar lo más cerca posible de un equilibrio entre consumo interno e incremento de exportaciones de carnes. Debe señalarse también que, en su momento, las restricciones a las exportaciones solo lograron que la Argentina perdiera mercados, dejando un espacio que fue aprovechado por otros países de la región, como Brasil, Uruguay y Paraguay. Se debe aprender de los errores del pasado, y aprovechar este momento para revitalizar la cadena cárnica de productores, industrializadores y comerciantes. No debe olvidarse que la actividad ganadera es uno de los motores de la economía del país, pero pese a jugar ese rol fundamental, hubo años en los que no pudo cumplir con el cupo de exportación asignado por la Unión Europea para la Cuota Hilton, a raíz de la falta de stock ganadero en la oferta de novillos de exportación. Por eso, como se señaló ya en otras oportunidades en esta misma columna, se deben redoblar los esfuerzos para recuperar la vitalidad en la industria del sector, buscar y ganar nuevos mercados, aumentar los rodeos y, lo que también es importante, sentar las bases para que se generen más y mejores empleos.

Fuente: Diario Norte

Publicidad