1 de diciembre de 2009 21:44 PM
Imprimir

Uruguay  –   Ya salieron mas de 30.000 toneladas al exterior

El Maíz se Afirma Como una Forrajera de Exportación

  Con 30.000 toneladas de maíz exportadas a octubre pasado, esta producción se equipará al resto de las cadenas agrícolas y abre buenas oportunidades para la avicultura, facilitando a su vez los procesos de intensificación en ganadería y lechería. Para el técnico de la Oficina de Programación y Políticas Agropecuarias (Opypa), Gonzalo Souto, uno de los rasgos fundamentales de la transformación de la agricultura en Uruguay es que se ha consolidado con un perfil claramente exportador en todas las cadenas agrícolas. «Ya éramos exportadores de oleaginosos, antes de girasol y ahora fuertemente de soja, ya éramos exportadores de trigo y ahora somos nítidamente exportadores de trigo y harina, siempre fuimos exportadores de malta y cebada y fuertemente de arroz», repasó el especialista, pero recordó que en esa transformación la cadena que estaba faltando es la de granos forrajeros. La producción de maíz y sorgo en Uruguay ha sido históricamente insuficiente para la demanda local. Esto tiene como consecuencia directa que los compradores han pagado caro estos granos porque el precio se forma por la competencia con el producto importado, es decir, por la equivalencia por la paridad de importación. Ventajas. A juicio de Souto, si el proceso deriva hacia un escenario con una proporción sustancial de la cosecha de granos forrajeros -fundamentalmente de maíz- en condición de exportación, ésto tiene varias ventajas importantes. Por un lado permitirá que el mercado interno de maíz se oriente por la exportación y eso, no solamente impacta en los niveles internos de precios que serán los de la paridad de exportación, sino que permite disponer al sector productivo del uso de las herramientas de manejo de riesgo, de venta anticipada que hoy disfrutan los productores de trigo, soja y cebada. Por un lado, dijo Souto, ésto generaría ventajas importantes para incorporar al maíz a las formas más modernas de gestión que tienen los emprendimientos que predominan en la agricultura. Por otro lado, un nivel de precios para el maíz que se oriente por la paridad de exportación le dará una muy buena oportunidad de ganar competitividad a los demandantes. En esta franja se encuentra claramente la cadena avícola en la que el 40% de los costos de alimentación son responsabilidad del maíz. A su vez ésto permitirá consolidar los procesos de intensificación productiva en ganadería facilitando el engorde a corral, al igual que en la producción lechera en base a cambios en la alimentación. Otros granos. En cuanto al futuro para el trigo y la cebada, Souto recordó que hubo condiciones muy buenas desde el punto de vista productivo y seguramente se alcanzarán rendimientos récord. A su vez, enfrentan un mercado de características similares a las de 2008, por lo que resta esperar ingresos brutos muy estimulados por la buena producción, mientras que los costos fueron sustancialmente menores que los de 2008, aseguró. A nivel del país, ésto significará la generación de un muy significativo saldo exportable de trigo. La cosecha se ubicaría por encima del 1,7 millones de toneladas, lo que representa un saldo exportable del orden de 1,3 millones de toneladas, lo que consolida el perfil exportador de la cadena triguera. En la región, en Brasil hubo una primavera muy lluviosa por lo que hubo una caída de producción y calidad. La resultante es que todo el excedente de Argentina y Uruguay no alcanza para atender la demanda brasileña, lo que genera condiciones muy favorables para la colocación del saldo exportable uruguayo tenga en una alta proporción a Brasil como destino, dijo Souto

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *