16 de enero de 2020 11:37 AM
Imprimir

Conozca más sobre el complejo diarreico bovino

Es considerado como uno de los principales problemas clínicos que enfrenta un hato ganadero y hace referencia a los cuadros gastroentéricos que sufre un animal, donde el principal síntoma es la diarrea.

Existen un gran número de virus que pueden generar diarrea en bovinos. Sin embargo, los más conocidos son Rotavirus y Coronavirus, siendo los primeros los mayores causantes de diarreas en terneros.

De acuerdo con Bernardo Guerrero, médico veterinario epidemiólogo, las diarreas neonatales generalmente tienen una aparición entre el primer día de nacido y el primer mes de vida.

“Este es considerado como el periodo más álgido de la presencia de estos complejos de diarrea en neonatales”, comentó.

Anotó que se le denomina complejo diarreico porque hay muchos agentes que pueden afectar la salud del animal como virus, bacterias y parásitos y porque en muchas casos es muy difícil saber cual de ellos está actuando.

Los profesionales de la salud saben que cronológicamente dependiendo de la edad del ternero, hay unos agentes primarios virales, unos agentes secundarios bacteriales y finalmente hay unos agentes parasitarios.

Mencionó como ejemplo que un cuadro que es muy frecuente tratar en campo es encontrar un ternero de menos de 15 días de nacido con diarrea, afectado por Rotavirus y por cryptosporidium.

El experto indicó que las diarreas que aparecen durante los 10 primeros días, por lo general, son de origen viral, producidas por Rotavirus o Coronavirus.

Agregó que las causas de muerte de animales entre los 10 y 15 primeros días de vida con un cuadro diarreico, podrían estar relacionadas con Coli, Rotavirus, Coronavirus o por un parásito conocido como cryptosporidium parvum, que afecta principalmente a terneros.

Las diarreas son muy líquidas, en algunas ocasiones con material espumoso particulado, pueden generar fiebre, depresión, disminución en la ingesta de alimentos y deshidratación.

Guerrero señaló que después del día 15 de haber nacido, pueden aparecer otros factores de origen bacterial como Salmonela, algunas clostridiosis, y al final del mes, las coccidias.

“En este punto los parásitos gastrointestinales pueden llegar a tener impacto importante en la salud del animal en el primer o segundo mes de vida”, sostuvo.

El médico veterinario epidemiólogo expuso que las diarreas de los neonatos solo se previenen vacunando a la madre en el periodo seco, con el ánimo de que ella construya una inmunidad cerca del parto, y que esta se trasmita en el calostro que el ternero debe consumir durante sus primeras horas de vida.

Publicidad