17 de enero de 2020 12:41 PM
Imprimir

En 2020, la SRT bregará para que la clase dirigente baje el costo político del Estado

Murga reclama una política en pos de la eliminación paulatina de las retenciones.

La Sociedad Rural de Tucumán (SRT) despide un año cargado de actividades y se prepara para afrontar gruesos desafíos para el año que comienza en algunas horas. En especial, se plantearon a modo de obsesión machacar sobre dos cuestiones: por un lado, en la necesidad de que definitivamente las autoridades nacionales apliquen un plan paulatino de eliminación de las retenciones a la exportación de productos del campo, que trascienda el Gobierno de turno. Por otro, en que la clase dirigente comprenda la necesidad de bajar el gasto de la política de manera significativa.

“En cuanto a las actividades que llevamos adelante durante este año estamos muy conformes y muy contentos. Hicimos muchas cosas; no sólo referidas a lo gremial. Por enumerar sólo algunas, trabajamos en la Ley de envase, de Agroquímicos; hemos ejecutado un programa de buenas prácticas agrícolas y de responsabilidad social empresaria, y realizamos dos muestras que fueron un éxito: la tradicional de setiembre y Agrosur, con la cual finalmente pudimos salir al interior”, sintetizó el presidente de la SRT, Sebastián Murga.

Pero, además, destacó que la entidad convocó a muchos sectores durante el año que se despide. “Escuchamos muchas opiniones de diversos sectores de la sociedad, no sólo del campo. Hicimos una obra importantísima para Tucumán, que es el centro de convenciones, que inauguramos en agosto, y donde se realizó el Congreso Mundial de la Caña de Azúcar. Y, a la vez, también mantuvimos reuniones. Precisamente ahora nos reunimos con la comisión de Seguridad de la Legislatura, porque se agravó el tema de los delitos rurales”, señaló.

Puertas adentro de la SRT, Murga también halló motivos para esta satisfecho. “Nos estructuramos internamente; nos renovamos. Ingresaron dirigentes nuevos; jóvenes profesionales con otras perspectivas, con otra mirada. Y eso es muy bueno, porque ayuda a que la SRT diseñe políticas para adelante; que trasciendan esta comisión”, dijo.

Perspectivas

Para el año que viene, la comisión directiva de la SRT se plantea avanzar todo lo anunciado a partir de 2018. “No se trata sólo de lanzarlo y de empezar a trabajarlo; luego hay que afianzarlo. En algunas cuestiones se dieron soluciones; pero en otras no, como es el caso de los delitos rurales: queremos mayor personal y mayor movilidad en la zona rural; y vamos a redoblar los esfuerzos para lograrlo”, afirmó Murga.

Pero el acento de la SRT durante el año que pronto inicia estará puesto sobre dos temas que Murga considera fundamentales. “Hay una enorme incertidumbre respecto de las medidas que lanzó el Gobierno. Hay que rechazar las retenciones, que afectan a toda la sociedad, no sólo al campo, porque generan un menor nivel de actividad. Restringir a un sector que genera riqueza no ayuda a combatir la pobreza. Uno de nuestros desafíos pasa por tratar de ayudar a los sectores más dañados; y con los ingresos que genera el campo se colabora mucho para esto. Hay que ver si se logra una política de Estado para que en algún momento las retenciones desaparezcan; porque deben desaparecer”, dijo.

Y en paralelo a ese desafío, Murga ubicó otro, de igual importancia. “Debemos generarle consciencia a la clase dirigente, de que debe bajar el gasto político”, afirmó. El productor adelantó que buscarán conseguir este objetivo, por todos los medios. “Trabajaremos con otras instituciones; se debe entender que cualquier carga impositiva que impongan no tendrá viabilidad si no se reduce sensiblemente la costosa estructura política. Necesitamos un Estado más dinámico, moderno, eficiente”, consideró.

Y agregó que ya comenzaron con esta generación de consciencia. “Ya nos reunimos con 20 de los 49 legisladores, y seguiremos invitándolos. Vamos a hablar con organizaciones intermedias, con el Poder Ejecutivo Provincial, con el Poder Judicial, con todos. Esto no tiene sentido si no tomamos la decisión de bajar el gasto político”, subrayó. Y precisó que no se trata sólo de una apreciación del campo. “Esto es un denominador común en toda la sociedad: que la política haga una real reestructuración del Estado, no un gesto simbólico”.

Fuente: lagaceta.com.ar

Publicidad