20 de enero de 2020 10:12 AM
Imprimir

La equinoterapia una aliada de la salud

En la Argentina no existe una legislación nacional de Equinoterapia y por lo tanto las obras sociales no cubren este tipo de rehabilitación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), cada 23 de marzo conmemora el “Día Mundial de la Rehabilitación”, con el objeto de resaltar la necesidad y el derecho que tienen las personas con capacidades diferentes acceder a un tratamiento adecuado y, uno de ellos es la equinoterapia.

En la Argentina existenten numerosas organizaciones de bien público que se dedican a esta actividad,  muchas de ellas lo hacen desde el voluntariado, además de contar con entidades que las cobijan en su seno como la Asociación Argentina de Equinoterapia, entre otras organizaciones similares  que trabajan en el país.

Los primeros antecedentes sobre equinoterapia en nuestro país se podrían encontrar en 1978, cuando María de los Angeles Kalbermatter fundó la Asociación Argentina de Actividades Ecuestres para Discapacitados.

En la Argentina no existe una legislación nacional de Equinoterapia y por lo tanto las obras sociales no cubren este tipo de rehabilitación que es complementaria, en muchos casos,  a otros tratamientos. Sin embargo en Chaco, Santa Fe, Salta, San Juan y Mendoza, sí hay cobertura. En ese sentido las organizaciones dedicadas a esta actividad trabajan para lograr una ley nacional que regule esta actividad.

“Nosotros trabajamos todos los años, desde  abril hasta noviembre,  en un predio que está al aire libre, cedido por el Municipio y este año trabajamos con 23 personas que incluyen niños, adolescentes y adultos,  con diferentes patologías, que pueden ser trastornos motrices, de alimentación y, concurren al servicio de equinoterapia. Se trata de gente de la zona, en este caso desde Tres Lomas”, explicó Paola Lois, presidente de Equinoterapia Salliqueló, en declaraciones al programa “Visón de Radio” que se emite los viernes por AM 2470, Radio Cadena.

En el caso de los chicos que no pueden subir al caballo, se trabaja desde abajo

La participación de los chicos en la equinoterapia, es una gran motivación para ellos, porque a partir de entrar en contacto con el caballo sus músculos se relejan por el cambio de temperatura y además: “Trabajamos con profesores de educación física en todo lo que es alineamiento y el cuerpo en movimiento, además de todas las actividades que se puedan hacer arriba del caballo, como pintar en una pizarra, hasta jugar con la pelota”.

Esta actividad pone en contacto al niño con el caballo y su ánimo cambia

También tenemos pacientes de salud mental que trabajan con los caballos y para nosotros es muy importante la devolución que hacen los psiquiatras o los psicólogos, por eso la relación caballo – jinete es espectacular.

Además se trabaja con el patrón de locomoción que es parecido a la marcha humana. En el caso de los chicos que no pueden subir al caballo, se trabaja desde abajo:   ”Todos los beneficios que recibe el chico son muy importantes  para su salud psíquica”, resumió.

Paola Lois, al evocar los orígenes de la entidad  recordó que: “Nuestra institución en noviembre cumplió seis años. Nació porque tengo una niña con discapacidad de 12 años, que la llevaba a equinoterapia a una localidad ubicada a 35 kilómetros de nuestra ciudad. Por entonces no había nada hasta que junto a un grupo de vecinos logramos abrir este Centro en 2013”.

La equino terapia es un método terapéutico  que utiliza al caballo, buscando la rehabilitación de las personas con determinadas patologías para lograr la integración, el desarrollo psicofísico, emocional y social de la persona.

“La organización recibe un subsidio anual de nuestro municipio, que el año pasado  fue de 70.000 pesos, pero los gastos representan $50.000 por mes y nos mantenemos con lo que el pueblo aporta, siempre nos dice presente”, amplió la titular de la entidad.

“Una de nuestras fuentes de ingreso es la elaboración de pizzas caseras que nos permite obtener cierta recaudación. Otra de las fuentes de ingreso proviene del clásico de fútbol de la ciudad,  oportunidad que aprovechamos para elaborar y vender tortas. Además en los eventos  que se realizan  en la ciudad habilitamos una cantina que nos permite reunir algunos fondos”. Explicó la fundadora de la entidad.

Respecto del mantenimiento de los animales, los vecinos acompañan a la entidad con donaciones de rollos de alfalfa o avena: “Esto para nosotros es muy fundamental, además hay dos empresas locales muy importantes que siempre nos dan una mano”, agregó.

“Trabajamos como si fuera un centro de día los viernes y muchas veces nos ha pasado que el chico llega mal y cambia su estado de ánimo, por eso la relación paciente-jinete con el caballo es espectacular, porque lo disfrutan. Las prácticas se realizan los viernes y los sábados, no cobramos nada”, recordó Lois.

“Las actividades se realizan con tres caballos criollos que fueron donados por los vecinos de la zona que tienen campo. Los familiares de los chicos que participan de la terapia pagan un seguro de 40 pesos y del que no puede pagarlo, nos hacemos cargo nosotros”

Fuente: NAP

Publicidad