10 de febrero de 2020 11:44 AM
Imprimir

“Desapareció la comercialización y los envíos de carne a China”

Las autoridades del establecimiento detallaron la actual situación en la que se encuentran, principalmente debido al coronavirus.

Autoridades del Frigorífico Forres-Beltrán hicieron un minucioso análisis de la actualidad en relación, primordialmente, al cese de exportaciones a China y lo que supone para el desarrollo comercial de la empresa. En tal sentido afirmaron: “Desde principio de diciembre pasado, la comercialización y envío de carne por parte del Frigorífico Forres-Beltrán a China tuvo un brusco freno debido a que los valores que se comercializaron en la última feria internacional de alimentos (CIIE- Shanghái) en noviembre de 2019 sufrieron incrementos de cierta consideración. El Gobierno tomó nota de esto y para contrarrestar aumentos previo al año nuevo Chino, volcó sus stocks de intervención al mercado con valores bajos, provocando una confusión y retracción de compras de los importadores, provocándoles graves perjuicios económicos que fueron trasladados a los exportadores con renegociación de valores y volúmenes contratados. Esta situación de disminución considerable de importación de carne se mantuvo hasta que apareció el coronavirus hace algunas semanas y a partir de ahí desapareció abruptamente toda comercialización y envíos de carnes. Hay que tener en cuenta que actualmente no hay prácticamente actividad en China, todas las actividades públicas y privadas están en receso obligado por el virus, no hay colegios, los restaurantes, comercios y bancos cerrados, no se permite circular entre ciudades y en las grandes urbes está vedado circular fuera del barrio en donde se reside”.


Además, indicaron: “En nuestro caso particular, el frigorífico está afectado por la brusca disminución de su producción y exportación a ese destino, al cual el frigorífico destina el 70/80% de lo que exporta. Se estaba exportando mensualmente un promedio de 800 toneladas de carne sin hueso y 200 toneladas de carne con hueso, los volúmenes eran crecientes y se perfilaba un 2020 con buenas perspectivas en remesas hacia ese destino. Hoy estamos con problemas en casi todos los contenedores que fueron despachados en diciembre y que estarán arribando a partir de estos días, debido que los puertos, además de estar cerrados, no tienen capacidad de recibir los barcos y ante esta circunstancia los mismos son desviados a Vietnam, Taiwán o Filipinas, en donde son descargados los contenedores, todo esto a nuestro cargo y costos con graves perjuicios económicos”.


Respecto de las expectativas en el corto plazo, afirmaron: “Estimamos que esta situación se mantendrá por algunos meses, porque tenemos que tener en cuenta que aún no hay indicios de que se solucione el problema del coronavirus y a partir de allí tendrá su tiempo para que se comience a regularizar la logística de todos los contenedores que están varados en puertos chinos y en distintos países vecinos. En la actualidad se han reprogramado y pospuesto producciones, lo que hace que la actividad del frigorífico haya disminuido considerablemente, anticipando vacaciones por el momento y sin otras medidas que puedan afectar a los trabajadores. En la actualidad estamos exportando normalmente a países de Europa la Cuota Hilton, con un avance importante del cupo asignado y por otro lado estamos abocados en redirigir nuestra producción exportadora a otros destinos comerciales que nunca habíamos abordado, como ser Chile, EE.UU. y Canadá, destinos a los cuales el frigorífico se encuentra plenamente habilitado para exportar carnes sin hueso refrigeradas, además de contar en la provincia y región con ganado suficiente y de excelente calidad. Estos nuevos mercados hay que desarrollarlos y demandará también algunos meses en consolidar la actividad. Es una lástima este paréntesis debido a que nuestro frigorífico venía con una performance exportadora creciente, con planes importantes de inversión para aumentar su capacidad de producción y, sobre todo, depósitos de frío. Durante el transcurso del año pasado, hemos incrementado la plantilla total de empleados en un más de un 20%, ascendiendo en la actualidad a 400 empleados aproximadamente en forma directa”.


“Por otro lado, surgen datos de que el consumo interno de carne vacuna viene en franca caída comparado con meses anteriores, esto hace que se complique aún más la actividad. Otra incidencia que se ha agravado y descontrolado estos dos últimos años es el abigeato (robo de ganado) y faena clandestina en diversos lugares no habilitados. El crecimiento es muy importante y tenemos algunos casos en que hay localidades en que se comercializa casi la totalidad de estas carnes sin control sanitario alguno; no hablamos solo de ciudades chicas, sino las más importantes de la provincia también. Sabemos y reconocemos del esfuerzo y directivas del Poder Ejecutivo provincial para solucionar esto, pero hacia abajo algo falla en la ejecución de políticas de control, es un tema pendiente que nos preocupa y mucho. En el mismo sentido, la gestión anterior del Senasa Regional NOA, prácticamente no ha intervenido en controles y fiscalizaciones de este flagelo, permitiendo la actividad informal”, concluyeron

Publicidad