17 de febrero de 2020 22:57 PM
Imprimir

Advierten por una situación “precaria” en la industria frigorífica

“Las empresas que no estén sólidas podrían tener problemas severos”, alertaron desde Fifra. El freno de las exportaciones a China y el consumo interno que no repunta, las claves.

La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) advirtió por una situación “precaria” que está viviendo la industria frigoríficia, debido a dos factores fundamentales: la caída de las exportaciones a China y el consumo interno que sigue retraído.

Esto, combinado con un precio de la hacienda que se viene recomponiendo, “precariza la situación de toda la industria, tanto la consumera como la exportadora”, puntualizó Fifra a través de la editorial que integra su newsletter mensual, firmada por su vicepresidente y también director de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne de Córdoba (Afic), Daniel Urcía.

“El coronavirus hizo realidad el fantasma que todos algunas vez nos preguntamos: ¿Qué pasaría si China deja de comprar carne? Allí se envía más del 70 por ciento de la exportación de carne de Argentina y que redestinar esa producción no es sencilla. Incluso para algunos mercados supuestamente alternativos para esa carne, como puede ser Rusia, puede que haya frigoríficos que no posean habilitación para esos destinos”, remarcó Urcía.

El panorama actual indica que el comercio con ese país se encuentra prácticamente paralizado, con cargas en tránsito que se depositaron en otros puertos por falta de personal para recibir los embarques, otras que se bajaron y están estacionadas, y otros casos en los que se suspendieron los embarques y la carne está depositada en las cámaras de los frigoríficos argentinos.

“En definitiva, son todas complicaciones. Esta enfermedad profundizó lo que ya se había iniciado a fines de noviembre con la suspensión de operaciones y renegociación de contratos. Por ende, muchas empresas tienen mucha producción en depósitos de frío propios o de terceros que ahora deberán evaluar donde colocar esa mercadería, asumiendo pérdidas y los problemas de liquidez, fiscales, operativos, y demás que esta situación genera”, analizó el ejecutivo.

Mercado doméstico

En paralelo, “el escaso poder adquisitivo hace que el consumo no crezca” y eso complica aún más a un sector que enfrenta una suba de costos, ya que la hacienda comenzó a revalorizarse en las últimas semanas, tal como estaba previsto por cuestiones estacionales.

“La carne al público sigue teniendo un precio muy competitivo comparado con otros productos. El aumento de salarios y la tarjeta Alimentar han sido un paliativo pero todavía el consumo de carne vacuna no despega”, enfatizó Urcía.

En este marco, señaló algunos datos preocupantes que surgen de información oficial de la Dirección de Control Comercial Agropecuario: sobre 372 establecimientos autorizados en el país para faenas, el 49 por ciento sacrificó menos de mil animales en enero y, de esos, en el 90 por ciento fueron  menos de 500 animales. 

“Esta baja actividad denota la poca posibilidad de esos establecimientos de cumplir con sus obligaciones sanitarias, laborales, fiscales y previsionales, constituyéndose en posibles focos de actividad marginal”, alertó Urcía.

“En este contexto la situación de la industria frigorífica que hasta fines del año pasado mostraba dos caras, hoy se encuentra toda en situación precaria, sin diferenciar consumo de exportación. Habrá que estar atentos porque los costos de insumos, laborales, servicios e impositivos han seguido subiendo y el valor del cuero tampoco se recupera; de hecho, se sigue en muchos casos pagando para que se retire. En ese contexto, las empresas que no estén sólidas podrían tener problemas severos”, cerró el vicepresidente de Fifra. 

Fuente: AgroVoz

Publicidad