18 de febrero de 2020 11:13 AM
Imprimir

MGAP avanzó en faena obligatoria de positivos

Uruguay : Ganados con brucelosis y tuberculosis fueron eliminados.

Pablo Antúnez

Representantes del gobierno se reunieron ayer para analizar los avances del Fondo Único de Indemnización contra Brucelosis y Tuberculosis, de cara al cambio de administración en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), que se producirá el mes próximo.

El año pasado se produjo un atraso importante en la faena de animales positivos (a cada una de las enfermedades), que según la ley, una vez detectados, deben ser enviados a faena sanitaria —bajo condiciones especiales— en forma inmediata, sacándolos del predio, para evitar una dispersión de la enfermedad.

La buena noticia es que 2019 cerró con la faena de todos los positivos y actualmente se está en cero, según confirmó a El País Jorge Bonino Morlán, representante de la Asociación Rural en esta comisión público-privada.

Según la visión de este profesional, el retraso en las faenas, que se mantuvo por varios meses, se daban “por desconocimiento de los riesgos que se pueden tener en el procedimiento. Se buscó darle las mayores garantías a la industria frigorífica y a sus operarios”.

Tanto brucelosis como tuberculosis, “son campañas que siempre nos preocupan porque Uruguay tiene un status sanitario destacado y se pretende preservarlo. La brucelosis bovina hoy está más centrada en el ganado de carne y la tuberculosis en la lechería”, explicó Bonino. En el caso de la última enfermedad, el acopio de ganado lechero en los mega tambos ocasionó una expansión de los animales positivos en algunas zonas y eso complicó.

Todos los meses se reúnen los delegados de las gremiales y el director de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre, para analizar el avance en la lucha contra estas enfermedades y hacer una puesta a punto de la situación. A su vez, desde el MGAP se transmite la última información acerca de las indemnizaciones a los productores que tuvieron animales positivos, los que son indemnizados con dinero que aporta la producción cada vez que vende un animal, leche o carne.

“Se mira hacia adelante para ver cómo se puede ser más eficiente en la campaña sanitaria, tratando de tener un buen diagnóstico de la situación y ver qué está encaminado y que no”, explicó Bonino.

“Ya estamos pensando en los animales positivos que vayan apareciendo, buscando tener todos los mecanismos aceitados para evitar el retraso que hubo antes”, destacó el delegado de la ARU.

Los mercados compradores de animales en pie, sólo aceptan aquellos que están libres de brucelosis y tuberculosis, generándose con los años, una mayor presencia de positivos. La meta de Uruguay es primero el control y posteriormente ir hacia la erradicación.

Fuente: El Pais

Publicidad