19 de febrero de 2020 23:07 PM
Imprimir

BPU buscaba mejorar procesos productivos y reducir riesgos microbiológicos y halló la solución con Desafíos Empresariales

Uruguay : Frigorífico BPU tenía un problema por resolver, y un grupo de investigadores del sur del país logró la solución. La plataforma mediante la cual se encontró el dilema y la resolución fue Desafíos Empresariales, de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación.

A la hora de convocar, se explica: “Si tu empresa tiene un problema relevante que afecta su competitividad, eficiencia, calidad en los productos y servicios, te ayudamos mediante un proyecto innovador a encontrar una solución y la financiamos. Buscamos la solución ante problemas o demandas planteadas por el sector productivo a través del desarrollo de proyectos innovadores”.
Los desafíos son problemas relevantes que afectan la eficiencia, la calidad en los productos y servicios de empresas individuales o asociadas, y sus soluciones deben ser proyectos innovadores presentados por personas, empresas, centros tecnológicos, universidades y diversas instituciones generadoras de conocimientos, en forma individual o asociadas.
La convocatoria fue creada en el marco del acuerdo firmado entre el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU) y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).
Este llamado opera con la modalidad de ventanilla abierta y su cierre está sujeto a disponibilidad de fondos.
En el caso concreto de nuestro departamento, Frigorífico BPU buscaba mejorar sus procesos productivos y reducir riesgos microbiológicos. A través de este proyecto de ANNI, el LATU y el Parque Científico y Tecnológico de Pando encontraron la solución al desafío presentado por la empresa de Durazno.

Este caso
Respecto de Frigorífico BPU, se determinó que en la industria frigorífica se aplica ácido láctico en la última etapa de la faena para reducir los riesgos de contaminación de bacterias patógenas, las causantes de infecciones alimentarias más violentas. En BPU la aplicación del ácido láctico se realizaba en forma manual y decidieron lanzar un desafío para automatizar sus procesos.
“La automatización y optimización y validación científica para esta etapa nos permite reducir los riesgos microbiológicos, asegurar la inocuidad del producto y también disminuir los riesgos para el personal y facilitar y mejorar el proceso productivo”, se aseguró desde la empresa con sede en ruta 14 a través de Cecilia Bianco.
El Parque Científico, INIA, LATU y el Polo Tecnológico de Pando encontraron la solución al desafío presentado por BPU.
Un sistema automático de aplicación, control y reporte de ácido láctico en carcazas en trabajo de faena.
“Lo interesante del instrumento Desafíos es que promueve el trabajo interinstitucional e interdisciplinario porque en general los desafíos que se presentan necesitan varias capacidades que no necesariamente están en un único grupo de investigación. Por ejemplo en este caso era indispensable sumar a los equipos de trabajo nuestros las capacidades de investigación que ninguno de nosotros la tenía”, formuló Caterina Rufo, investigadora de la plataforma tecnológica de alimentación y nutrición del Polo Tecnológico de Pando.
Que la industria frigorífica desarrolle procesos de automatización y optimización validados es una forma de agregarle valor a los productos y seguir posicionando al país como uno de los principales exportadores de carne a nivel internacional.

Publicidad