23 de febrero de 2020 02:48 AM
Imprimir

Agro, “La hora de unir por una estrategia”

CompartiremailFacebookTwitterEsta semana, una encuesta que habitualmente realiza el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral mostró lo bajo que se encuentra el nivel de confianza de los productores. El Ag Barometer, un indicador que se construye con respuestas de 400 productores y valoraciones positivas y negativas, terminó arrojando en enero pasado una caída del 51% versus […]

Esta semana, una encuesta que habitualmente realiza el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral mostró lo bajo que se encuentra el nivel de confianza de los productores. El Ag Barometer, un indicador que se construye con respuestas de 400 productores y valoraciones positivas y negativas, terminó arrojando en enero pasado una caída del 51% versus igual mes de 2019. Ese indicador se deterioró tras las PASO junto a otros, como las expectativas para la inversión -ahora un 83% dijo que no es buen momento para invertir- y refleja un síntoma actual. Al productor le cuesta creer en las intenciones del nuevo Gobierno para el campo, sobre todo porque ya le aumentó las retenciones y porque no ha definido una política agropecuaria.

Gran parte de esa desconfianza, malestar, se estuvo reflejando en los tractorazos y asambleas. Que la Mesa de Enlace haya dejado en suspenso la posibilidad de un cese de comercialización, tras un llamado del ministro de Agricultura, Luis Basterra, para un encuentro la próxima semana, no es otra cosa que una especie de cuarto intermedio. Ganó tiempo el Gobierno y también las entidades gremiales que vienen sintiendo una presión constante de sus bases para ir a una medida de fuerza. Por eso, para algunos, la convocatoria de Basterra actuó como una especie de salvoconducto.

Lo que pueda ocurrir en ese encuentro con Basterra podría definir el rumbo de este conflicto para un principio de entendimiento y soluciones o a una escalada. La pelota está del lado del Gobierno. Mientras esto está en agenda, hay otro punto no menor que en realidad hace al cómo las entidades del agro pueden tratar de mejorar su poder de fuego para impulsar, instalar temas y ver resultados. Es el que tiene que ver en el cómo relacionarse con otros actores. Sobre esto siempre se ha hablado de que las entidades gremiales tienen un largo camino por recorrer, mejorar y mirar respecto de lo que vienen haciendo otros países para la vinculación política. Esto más allá de los diputados actuales ligados al campo o los que pasaron por el Congreso.

Aquí se conoce el trabajo de seguimiento legislativo que realiza la Fundación Barbechando, que genera un insumo clave de información sobre lo que pasa en el Congreso. Pero hay que observar más, por ejemplo sobre la región. De Brasil siempre se ha hablado de la potencia del campo en su Congreso. Belén Fernández Milmanda es doctora en ciencia política por la Universidad de Harvard. Hizo una tesis de doctorado donde está presente el tema de las organizaciones agropecuarias en la Argentina, Brasil y Chile.

La experta hizo un trabajo de campo en los tres países con más de 150 entrevistas. Más allá de la pluralidad de entidades que existen en los diversos países, lo que parece distinguir a los vecinos es el cómo actúan con una estrategia definida y a largo plazo.

Según recuerda, en Brasil, como en la Argentina, las organizaciones del agro están fragmentadas en varias, como la CNA (Confederación de Agricultura y Ganadería) y la SRB (Sociedad Rural Brasileña). También están las por cadenas o producto como Aprosoja. Al margen de la cantidad, remarca que “actúan juntas políticamente.”

Detalla que aproximadamente 40 financian y colaboran en el Instituto Pensar Agro (IPA), que se vincula con el Congreso. “Este think tank elabora propuestas de política pública que le pasa a los legisladores de la Bancada Ruralista, un bloque multipartidario de legisladores del agro. Pero el IPA no solo le pasa información a los legisladores, también los ayuda en su trabajo en el Congreso para que estas leyes salgan. Hacen monitoreo, les prestan asesores técnicos. El IPA sigue muy de cerca lo que pasa en el Congreso y alerta a los legisladores del agro cuando entran proyectos que afectan al sector. Además, se aseguran que haya legisladores de la bancada en las comisiones que van a tratar esos proyectos. Si no hay suficientes, contactan a los legisladores de la bancada y les indican que consigan un asiento en esa comisión. Los legisladores de la bancada, a pesar de ser de diferentes partidos, trabajan juntos para avanzar en las demandas del sector. Para ellos la identidad sectorial es más importante que la partidaria. ¿Por qué? Porque los productores financian sus campanas y también los ayudan a movilizar el voto en su distrito”, señala Fernández Milmanda. Considera que en Brasil “los productores tienen una representación directa y multipartidaria”.

Esta especialista también evaluó la situación en Chile. Allí ve que la representación de los productores es “indirecta y partidaria”, a través de partidos más de derecha como la Unión Democrática Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN).

“Las entidades están agrupadas en una entidad centralizada nacional, la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) con histórica vinculación con los partidos de derecha”, señala. “Durante los gobiernos de la centro-izquierda, la relación con los partidos de derecha fue importante para trabar en el Congreso políticas a las que el sector se oponía, como cambios impositivos y al código de aguas. En los gobiernos de centro-derecha (los dos de Sebastián Piñera), además de la representación en el Congreso el sector contó con representación directa en el Ministerio, ya que Piñera reclutó la mayoría de sus ministros de Agricultura de las entidades”, indica.

Baja en la confianza de los productores, medida de fuerza en suspenso. Expectativa por la reunión con Basterra. Mirar lo que hacen países vecinos puede no ser suficiente si no hay voluntad. Aquí, vale recordar, sectores de la agroindustria, bolsas, cadenas, exportadores y otros actores, tuvieron en su momento reuniones por temas claves. Es hora de coordinar esfuerzos en general para ver mejores resultados.

Por: Fernando Bertello

Fuente: La nación

Publicidad