25 de febrero de 2020 10:08 AM
Imprimir

Alergia alimentaria, ¿qué hacer frente a este diagnóstico?

Cuando un miembro de la familia es diagnosticado de alergia alimentaria, pensamos que es una prueba, un desafío que requiere de la unión y participación familiar para mejorar la calidad de vida de la persona alérgica y de todos sus miembros. ¿Por qué?

La alergia alimentaria es una enfermedad inmunológica, una respuesta inmune del organismo ante un alimento, sea mediante anticuerpos Inmunoglobulina E (IgE) o mediante otros mecanismos diferentes, que provoca la liberación de ciertos mediadores que hacen que el paciente tenga sintomatología que puede ser de leve a severa.

Actualmente existe un elevado porcentaje de personas con estas condiciones a alergia alimentaria en todo el mundo. Es un trastorno cada vez más frecuente que afecta a los niños especialmente propensos a la alergia a la leche de vaca y al huevo. Pero también a los adultos en los que predominan las reacciones frente a frutos secos, mariscos y pescados. 

La mejor medida para no sufrir una reacción es sin duda conocer todo aquello que comen y en algunas ocasiones incluso lo que se toca, ya que también puede haber reacciones por contacto.

Una reacción alérgica severa a los alimentos puede provocar diferentes síntomas afectando diferentes partes del cuerpo:

  • Pulmón: puede presentar dificultad para respirar, sibilancias, tos repetitiva
  • Corazón: piel pálida, azul, sentirse débil, mareado, con el pulso débil
  • Garganta: apretada, ronca, dificultad para respirar / tragar
  • Boca: hinchazón significativa de la lengua o los labios.
  • Piel: muchas colmenas sobre el cuerpo, enrojecimiento generalizado
  • Intestino: vómitos repetitivos o diarrea severa
  • Psicológico: sentir que algo malo está por suceder, provocar ansiedad, confusión

Estos síntomas pueden progresar rápidamente a anafilaxia, una afección potencialmente mortal que requiere epinefrina. La epinefrina es el único medicamento que puede revertir los síntomas de la anafilaxia, es una droga segura y relativamente inofensiva, pero debe ser recetada por el médico tratante.

¿Cómo reaccionamos frente a un diagnóstico de alergia alimentaria?

Generalmente cuando nos enteramos de la presencia de alergia alimentaria en un miembro de la familia, nos sentimos abrumados ante muchos de los cambios los cuales son necesarios comenzar a realizar, tanto en la dieta como en el estilo de vida.

Estas modificaciones no solo afectan al alérgico sino a toda la familia, ya que cambio la forma de comprar alimentos, de cocinar, de limpiar…

Frente a este diagnóstico toda la familia tiene mucho que aprender. Uno de los problemas que se plantean al inicio es el desconocimiento. 

¿Por dónde empezar?

  1. Saber qué hacer frente a un episodio de alergia, tener a mano el inyectable de epinefrina (recetado por el médico) para evitar la anafilaxis.
  2. Informar al resto de la familia y amigos o personas que estén contacto sobre el problema de alergia.
  3. Conocer acerca de qué es el contacto cruzado: ocurre cuando un alimento entra en contacto con otro alimento y sus proteínas se mezclan. Sucede que cada alimento contiene pequeñas cantidades del otro alimento y estas cantidades por pequeñas que sean, incluso aunque no se vean, esa cantidad de proteína del alimento puede causar distintas reacciones en los alérgicos.
  4. Aprender toda la familia a leer etiquetados nutricionales de alimentos, pero también de medicamentos. Es muy importante para identificar la presencia o trazas del alérgeno, y consumir el alimento con tranquilidad y seguridad.

Importancia del etiquetado por alérgenos ocultos en los alimentos

La declaración de alérgenos es una herramienta fundamental para aquellas personas que sufren intolerancias y/o alergias.

Hasta el momento se han identificado alrededor de 170 alimentos que causan reacciones alérgicas, aproximadamente el 90% de estas reacciones son causadas por alguno de estos ocho alimentos:

  • Cacahuetes
  • Frutos secos (como almendras, anacardos o castañas de cajú, nueces de nogal)
  • Huevo
  • Leche
  • Mariscos (como cangrejos, langostas, camarones)
  • Pescado (como lubina, bacalao, platija)
  • Soja
  • Trigo

En la Unión Europea, y en varios países de América Latina como Argentina, Chile y Brasil, hay una ley que obliga a informar en la etiqueta de la presencia de estos ingredientes como cereales con gluten, huevo, soja, leche, crustáceos y moluscos y sus productos derivados, cacahuetes, frutos secos, sésamo o sulfitos.

Pero el problema es que muchas veces cuando la cantidad es muy pequeña, no se menciona la presencia del alérgeno, o el consumidor no identifica su nombre con el alimento que le produce alergia.

Otros cuidados a tener en nuestro hogar

  • Separar los alimentos seguros (sin alérgenos) e inseguros, etiquetarlos en contenedores cerrados y almacenarlos en estantes específicos en la despensa y en el refrigerador.
  • Limpiar cuidadosamente los utensilios antes y después de tratar con un alérgeno, puede ser útil tener cuchillos y platos específicos de distintos colores para asegurarse.
  • Lavados de manos, antes y después de comer.
  • Procurar cocinar con alimentos frescos y reducir el consumo de alimentos procesados o precocinados, porque estos últimos pueden contener trazas ocultas del alérgeno.
kitchen.jpg

Cuando se quiera salir a comer afuera…

Hay que extremar los cuidados, se debe consultar al personal (preferentemente al chef) del servicio de comidas para que les brinde información precisa sobre los ingredientes, de modo que puedan tomar una decisión informada acerca de qué pedir.

De todas formas, se debe pedir que extremen los cuidados a la hora de elaborar su comida, porque puede ocurrir que contenga trazas de proteínas, por tener alimentos alérgenos cerca, manejar los mismos utensilios sin lavarlos, cocinar en las mismas cazuelas, incluso con la misma ropa o limpiando con el mismo trapo.

También se puede buscar restaurantes especiales (lamentablemente no son muchos) donde conocen de la patología y tienen un menú especial.

PARTY

¿Qué debemos hacer en el colegio y cumpleaños?

En ocasiones especiales como puede ser un cumpleaños, una opción segura es llevarse su comida, si la persona homenajeada es cercana y esta informada de esta enfermedad, se le puede pedir si puede hacer un menú especial.

Si la celebración es del niño alérgico, tener los cuidados pertinentes al momento de elaborar los alimentos, en la compra observar con atención los etiquetados, separar las sorpresitas, y alimentos del niño con los del resto, entre otras cosas.

école buissonière

En el colegio

  • Lo primero que debemos hacer es informar al docente, explicarle de qué se trata y los cuidados que se debe tener con esta enfermedad.
  • Enseñarle en caso de una reacción alérgica lo primero que debe hacer (el inyectable de epinefrina), llamar a la emergencia y padres.
  • Poner en conocimiento de esta enfermedad a niños y padres, así como también al personal del comedor escolar.
  • Una buena idea es organizar una charla con los niños y/o los padres para contarles acerca de la enfermedad y que cuidados se debe tener sin alarmar.

Es una forma de generar empatía, evitar el aislamiento y discriminación que se puede dar muchas veces del niño.

Si alguien en la familia fue diagnosticado de alergia alimentaria, primero seguir las recomendaciones del médico y poco a poco ir aprendiendo sobre la enfermedad.

Fuente:

Publicidad