27 de febrero de 2020 19:24 PM
Imprimir

Coronavirus golpea duramente precios de cerezas y de arándanos en China

Chile : La crisis sanitaria por coronavirus en China se ha transformado también en una crisis para los exportadores chilenos, que tienen en el gigante asiático a su principal socio comercial.

Rubros como la fruta fresca, el forestal, el minero y también el vino se han visto enfrentados a un problema logístico sin precedentes debido a la paralización portuaria que generó la crisis y las medidas adoptadas por el gobierno chino para enfrentarla, como la extensión del feriado por el Año Nuevo Chino.

De esta forma, más de dos mil contenedores de productos chilenos llegaron a estar varados en los puertos chinos en el momento más crítico, una cifra que ha ido disminuyendo paulatinamente con los días, pero que ha puesto en aprietos a los exportadores locales, especialmente de cerezas y arándanos, debido a la perecibilidad de la fruta fresca. En ese sentido, la pérdida de calidad de la fruta puede traducirse en un rechazo por parte del importador, así como también en un castigo al precio.

En el caso de Ñuble, que envía el 58% de sus exportaciones a China, entre ellas, el 92% de sus cerezas frescas, el panorama resulta mucho más preocupante para quienes no lograron ingresar a dicho mercado antes que estallara la crisis.

La cereza es una fruta altamente cotizada en dicho país especialmente con motivo de las festividades del Año Nuevo Chino. El arándano, en tanto, es un producto que está comenzando a conquistar mercados y exhibe un aumento sostenido en el consumo, pero muy inferior al de la cereza.

Y es que pese al permanente monitoreo de la situación por parte del Gobierno chileno, luego de finalizado el feriado extendido, la actividad portuaria y logística no se ha podido normalizar, así como tampoco las cadenas de comercialización tradicionales.

Precisamente, desde la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile (Asoex) adviertieron que no se estaban cumpliendo las expectativas de ventas y que los precios han sido menores, anticipando que el sector frutícola exportador chileno podría ver una disminución de sus ingresos en torno a los 100 millones de dólares.

Menores precios

Al respecto, el productor y exportador frutícola (arándanos y cerezas) y dirigente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, Álvaro Gatica, comentó que “se ha vuelto un poco a la normalidad muy lento, los contenedores de cerezas se han ido vendiendo no con la rapidez que hubiéramos querido, pero se ha estado saliendo, y ha ido aumentando un poco día a día, pero a su vez, con un precio inferior, que nosotros estimamos en un 30-40 por ciento menos, debido en gran medida a que hay una menor demanda”.

Consultado por la calidad de la fruta tras la larga espera en los puertos, el dirigente sostuvo que “la fruta en general, excepto algunas variedades que llevan varios días, está en buenas condiciones”.

Por otra parte, reconoció que gracias al mejor manejo de postcosecha y a los llamados “Cherry express”, barcos que desde el año pasado están transportando la cereza desde Chile a China en apenas 22 días (lo normal son 30-32 días), “y por lo tanto, la fruta llega con mucha mejor calidad y aguanta más, y eso también ayudó a muchos a entrar al mercado antes de la crisis”.

Gatica explicó que “se ha ido vendiendo lento porque la distribución interna de ellos está muy mala, no hay distribución porque no hay gente que distribuya, la gente no sale, y ése ha sido el problema mayor, entonces, las ventas por e-commerce han funcionado, pero no hay distribución”.

Añadió que si bien la cereza ha sido muy perjudicada con la crisis, el arándano ha sufrido mucho también, “lo que se venía dando desde antes de la crisis, por la gran cantidad de cereza que estaba llegando. Eso influyó en que el precio del arándano bajara cerca de un 20%, porque los chinos prefieren la cereza, y bueno, después del coronavirus el arándano simplemente no se ha estado comercializando”. En ese sentido, estimó que la caída del precio se profundizó, llegando a un 50% e incluso más.

Finalmente, el empresario aclaró que no es efectivo que la mayor parte de las cerezas de Ñuble entraron a China antes de la crisis. “Los productores de la variedad Regina, que es más tardía, no lograron vender en su totalidad antes del coronavirus, y en Ñuble tenemos bastante Regina”.

Fuente: La Discusión

Fuente:

Publicidad