4 de marzo de 2020 02:53 AM
Imprimir

Viajes a Europa, la exportación de carne y el precio del oro, los impactos del virus en Santiago

Varios santiagueños que preveían viajar a Europa, ahora lo pospusieron. Por caída de exportación amplían anticipo de vacaciones en frigorífico.

El impacto que tiene el coronavirus en los mercados financieros globales, ya comenzó a sentirse también en algunas actividades locales como la de frigoríficos, el turismo al exterior y también en ciertas joyerías.

En primer término, hay casi medio centenar de santiagueños que tenían previsto viajar a Europa entre este mes y mediados de año, decisión que fue revisada ante la irrupción de este virus. En la mayoría de los casos decidieron posponer los viajes y canjearlos en aquellos casos que fue posible para otras fechas.

Desde la Cámara de Agencias de Turismo, Miguel Figueroa su presidente, señaló que “hay gente que decidió postergar las salidas a Europa y cambiar fechas. Pero también hay gente que está expectante en su decisión. Los que tienen pasaje hasta julio están tratando de ver cómo hacen porque quienes no lo sacaron con posibilidad de cambio, se les complica. Muchos sacaron vía internet y no por agencia de viajes y ahora está complicado porque no le permiten cambiar o le sale mucha plata”. Agregó que “por lo menos unas 30 personas que tenían pensado viajar antes de julio, ahora lo están reconsiderando”.

Por su parte, Andrea, encargada de una agencia de viajes señaló que “hay gente que tenía previsto viajar entre este mes y mayo a Italia y España, entre 15 a 20 personas pero están desistiendo porque está muy complicado en Europa por esta situación del coronavirus”, señaló.

Figueroa, indicó que aquellas personas que compraron un paquete o un aéreo con la posibilidad de cambiar fechas, “el recargo que tienen es bajo y en el caso de la hotelería, se está manejando un cambio mínimo en los precios, pero quienes están complicados son los que compraron por internet sin consultar en las agencias, a ellos no se les está dando la posibilidad de cambio de fechas”.

El oro, en su cotización más alta, influye en precio de joyas

La cotización de la onza troy de oro subió casi un 3% en los mercados de comoditties, registrando el mayor aumento porcentual en un día desde junio de 2016. La onza, medida que equivale a 31,1 gramos, alcanzó los U$S 1.636,25. Desde que estalló la epidemia de coronavirus, los mercados financieros mundiales, recurrieron al oro como refugio para sus inversiones.

Mofid, propietario de una joyería a nivel local, señaló que entre los artículos como anillos, cadenas, medallas entre otros, de ese metal precioso “hay un aumento que por ahora no es significativo. Debe ser de un 10% desde febrero hasta ahora, pero creemos que tiene que subir más aún”.

Señaló que si bien hay un traslado al precio de las joyas de la cotización internacional del oro, “el pasaje no es directo, al 100%, porque el mercado interno tiene baja demanda, el oro es más barato que en otros países”.

Otro encargado de una joyería, Carlos, indicó que “aún está tranquilo el precio, pero sabemos que ha subido. Puede haber subido desde enero el precio del oro tal vez entre $500 a $600”. Entre los precios promedio que se manejan en el mercado por ejemplo un par de alianzas de casamiento de 3 gramos económica, ronda los $15.000. Una medalla de 15 años de un gramo, en el orden de los $7.000 y con cadena, unos $13.000.

Por caída en exportaciones a China y el sudeste asiático reducen en un día por semana la actividad

La aparición del coronavirus en China derivó en un freno de las exportaciones de carne hacia ese país que lleva ya dos meses. El gerente del frigorífico Forres Beltran, Ricardo Schiavoni, señaló que a la medida de anticipar licencias a unos 200 empleados del sector desposte, ahora se sumó la reducción del trabajo en un día por semana. Pero además a la caída del mercado chino, se sumaron los del sudeste asiático y también el mercado europeo, básicamente Alemania, donde la empresas llegaba con sus productos.

“La comercialización con China está prácticamente parada. La demanda que estamos teniendo es muy poca por los graves problemas que ha traído el coronavirus. En China la gente sigue con muchas restricciones para moverse, para ir al supermercado, para ir a trabajar, están todos los restaurantes cerrados, lo mismo las cadenas de comidas rápidas”, indicó el directivo.

Pero también hay otro problema. “Hay un gran congestionamiento en los puertos, eso hace que lo que sigue llegando allá que fue cargado en diciembre, se va derivando a otros como Vietnam, Filipinas, etc. pero todo lo que se enviaba a mercados como Hong Kong, desde que apareció el coronavirus no ingresa nada y tampoco a Vietnam. Eso era un volumen importante que se comercializaba que se ha frenado totalmente”.

Señaló que a su vez que en otro mercado donde envían carne como el europeo, “ya se empieza a notar la baja actividad que hay de turismo porque han bajado considerable y drásticamente las compras porque no hay gente en los restaurantes, por lo tanto va a causar un impacto en la menor demanda de ese tipo de carne que enviamos a la Union Europea, fundamentalmente Alemania”.

Los cortes enviados a China, cotizaban a un valor promedio de U$S4000 la tonelada. Por mes, el frigorífico remitía un promedio de 1.000 toneladas a Shangai y Beijing, antes que apareciera el coronavirus.

Publicidad