4 de marzo de 2020 23:00 PM
Imprimir

Malas noticias para el agro: además de suba de retenciones, sequía

Hace 10 días que no llueve y el impacto es dramático: las sojas de segunda podrían perderse en su totalidad en las áreas más afectadas si no llueve en los próximos 10 días. En el largo plazo, “La Niña” asoma en el inicio de la campaña gruesa 2020/21.

En un informe publicado hoy, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indagó sobre la falta de lluvias.  “Recién tendremos oferta de agua en la segunda quincena de marzo”, adelantó el doctor en Ciencias Atmosféricas José Luis Aiello.

Además, el especialista se refirió a los indicadores de largo plazo que empiezan a mostrar signos de amenaza. “Un posible evento de “La Niña” puede condicionar el próximo ciclo de granos gruesos. De ocurrir esto, Argentina quedaría bajo el peor escenario, el de lluvias por debajo de lo normal”, advirtió la BCR.

El 17 de febrero fue el último día en que se desplegaron lluvias importantes sobre la región Pampeana y el norte argentino. De ese modo, los primeros días de marzo llegaron con un giro en las condiciones climáticas que preocupa a todo el sector.

Sobre los efectos que ya se observan, el informe destacó que “la falta de agua ha desmejorado mucho la condición de la soja de primera, incluso en áreas de la franja oeste de la región pampeana que estaban en muy buenas condiciones. El paso por el último tramo del ciclo de la oleaginosa se hace sin agua y esto afectará el peso de granos”.

Pero la más comprometida es la soja de segunda, para la cual, “la necesidad de lluvias inminentes son perentorias”. “En pleno período crítico, los rindes esperados se desmoronan. Los técnicos alertan que en las zonas más afectadas por la sequía puede perderse la totalidad de las siembras hechas con sojas de segunda si el agua no vuelve antes de los próximos 10 días”, proyectaron.

Lamentablemente, el doctor Aiello no tiene buenas noticias: señaló que hay un gran pulso seco por un anticiclón instalado sobre Argentina. “El fenómeno está fuertemente instalado y va a ser determinante de la actividad pluvial de marzo”. De ese modo, durante estos días tendremos temperaturas muy altas y lluvias muy escasas. El fenómeno recién empezará a amortiguarse a partir del 11 de marzo, según afirmó el experto.

Entre las zonas que seguirán postergadas tras el regreso de las lluvias, Aiello nombró al sudeste de la provincia de Buenos Aires, que seguirá siendo la zona que menos carga de agua reciba cuando esta situación quede atrás. En el resto de la región pampeana las lluvias podrían retornar a sus valores normales.

Además, anticipó que hacia julio o agosto podríamos encontrarnos con un nuevo evento de “La Niña”. Ese escenario sería conflictivo para nuestro país, ya que habría que pensar en una campaña gruesa 2020/21 sin el aporte adicional del flujo de humedad del Pacífico. “Es una mala noticia para Argentina, de todas maneras hay que seguir cómo evolucionan los indicadores. Cerca del invierno esto se ve más claro”, explicó.

A partir de la segunda quincena de marzo, el informe de la BCR espera lluvias cuasi-normales y temperaturas moderadas, por lo que se espera un otoño con mejores lluvias que las del año pasado.

Publicidad