6 de marzo de 2020 00:24 AM
Imprimir

Impacto positivo de comer carne sobre el planeta

CompartiremailFacebookTwitter“El uso de animales para la obtención de alimentos es, de lejos, la tecnología más destructiva sobre la faz de la tierra”, afirma Patrick O. Brown, fundador de Impossible Foods. ¿Es realmente cierto? En este trabajo publicado en el número 283 de eurocarne, se analiza el impacto medioambiental que sobre el planeta tiene la producción cárnica. TEXTO: Juan Pascual – Veterinario La […]

“El uso de animales para la obtención de alimentos es, de lejos, la tecnología más destructiva sobre la faz de la tierra”, afirma Patrick O. Brown, fundador de Impossible Foods.

¿Es realmente cierto? En este trabajo publicado en el número 283 de eurocarne, se analiza el impacto medioambiental que sobre el planeta tiene la producción cárnica.

TEXTO: Juan Pascual – Veterinario

La carne está en el ojo del huracán. Citas como la que encabeza este artículo son frecuentes. Muchos, desde ONG hasta reputados científicos, pasando por organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomiendan desde limitar su ingesta hasta prohibir su consumo pasando por posturas intermedias que abogan por imponer nuevos impuestos a su producción. La reciente cumbre sobre el clima celebrada en Madrid ha abundado sobre esta materia, si bien sin llegar a conclusiones definitivas.

La carne es percibida como una de las mayores responsables de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), es acusada de provocar un gasto casi ilimitado de agua y la mera cría de los animales es vista como inaceptable pues les sometería a condiciones de maltrato antiéticas. Todo lo anterior, sin obviar los numerosos artículos en los que se afirma, sin rubor, que el consumo de carne es perjudicial para la salud.

Podríamos decir, por tanto, que para muchos los productos de origen animal encarnan las siete plagas de Egipto, percepción ésta que si bien alejada de cualquier criterio científico, está calando en partes no pequeñas de la sociedad y, sobre todo, el ruido mediático que genera induce a los legisladores a plantearse medidas como el aumento de impuestos a las viandas de origen animal.

No deja de ser llamativo cómo el sector tiene a la ciencia de su parte, pero está perdiendo la batalla del relato, de la narrativa que al final es la que determina el sentido de la opinión pública.

Elanco

Resulta por ello urgente aclarar conceptos técnicos que son malinterpretados o bien representados de manera torticera y que cada persona relacionada con esta industria debería conocer y transmitir siempre que tenga ocasión. Intentemos pues aclarar estos puntos de manera simple puesto que será así y no con largas disquisiciones como podremos llamar la atención de una opinión pública que se alimenta de titulares breves y, a menudo, alarmistas.

Fuente: Eurocarne

Publicidad