6 de marzo de 2020 10:39 AM
Imprimir

¿Cómo el manejo correcto de pastos influye en la nutrición animal?

CompartiremailFacebookTwitter¿Alguna vez se ha detenido a pensar que la baja productividad presentada por la mayoría del rebaño bovino está relacionada con una nutrición animal inadecuada? Normalmente, esta situación se agrava en la estación seca debido a la disminución del suministro y la calidad nutricional de los pastos. De acuerdo con estudios de la Empresa de Investigación Agropecuaria […]

¿Alguna vez se ha detenido a pensar que la baja productividad presentada por la mayoría del rebaño bovino está relacionada con una nutrición animal inadecuada? Normalmente, esta situación se agrava en la estación seca debido a la disminución del suministro y la calidad nutricional de los pastos.

De acuerdo con estudios de la Empresa de Investigación Agropecuaria de Minas Gerais, EPAMIG, el sistema de alimentación del rebaño se debe mejorar para aumentar la productividad de los animales y los ingresos de los productores.

El manejo inadecuado de las gramíneas sobre el pastoreo y el agotamiento de la fertilidad del suelo han llevado a los ganaderos a una necesidad cíclica de reforma o renovación de los pastos y la sustitución de forrajes. Además, en la mayoría de las propiedades brasileñas no existe una planificación adecuada para la producción, el almacenamiento y el uso de los recursos forrajeros para la estación seca. De hecho, en la mayoría de las propiedades, la utilización de pastizales es extractivo, lo que explica la gran cantidad de pastos degradados.

Según el investigador de EPAMIG, Domingos Queiroz, el sistema de alimentación animal debe mejorarse con un enfoque en aumentar la productividad de los pastos y el ganado, lo que produce efectos directos sobre los ingresos y la capacidad de capitalización de los productores.

“Si el productor planea intensificar la producción de leche o carne, la fertilización del suelo es esencial. A pesar de esto, pocos productores adoptan la fertilización de las pasturas, ya que no reconocen este retorno financiero en la práctica. Esto explica, en parte, por qué la mayoría de los pastos están degradados o en degradación”, afirma Domingos.

La intensificación del uso de pastizales, mediante el aprovechamiento del potencial forrajero y la utilización de sistemas de manejo productivos y ambientalmente correctospuede aumentar la productividad del ganado.

La explotación racional de los pastos proporciona menores costos de producción por kilo de leche o carne producida y ofrece mejores condiciones de sanidad y confort animal.

Cuando se considera sólo la fase de engorde de ganado bovino en pasturas en áreas degradadas, la productividad de la carne alcanza 2 arrobas por hectárea al año, mientras que, en pasturas en buenas condiciones, este número puede alcanzar, en promedio, 16 arrobas por hectárea al añoDatos como estos dan la dimensión del potencial de pasturas productivas y bien administradas.

Sin embargo, cuando se les preguntó a los ganaderos si están preparados para adoptar la intensificación del uso de pastos, Domingos dice que no. La respuesta proviene de la información recopilada por el equipo de investigadores de EPAMIG en trabajos técnicos, sociales y de gestión relacionados con el ganado. Debido a factores sociales y económicos, los productores no tienen acceso a tecnologías para el manejo adecuado de los alimentos y el uso correcto de los pastos.

Además, la intensificación de los pastizales requiere un control administrativo estricto y sistemático. De acuerdo a la investigadora de EPAMIG, Edilane Silva, una pradera con una gran cantidad de animales necesita ser monitoreada con frecuencia. El productor debe estar preparado para tomar decisiones ágiles con respecto a las variaciones relacionadas con el estado de los pastizales.

“Los procesos de gestión de las propiedades, de forma general, aún están lejos de registrar costos, inversiones, rentabilidad y planificación de manera correcta. Incluso en propiedades más grandes, donde las inversiones son más elevadas, esos controles son frágiles”, destaca Edilane.

Un buen pasto resulta en buenos productos para el mercado, ya sea leche o carne. Por esta razón, según la investigadora de EPAMIG, Maria Celuta Vianael gran diferencial que se requiere del productor que quiere mejorar su negocio por medio de la intensificación de los pastizales es la habilidad para gestionar el aumento de la productividad.

“Lo que se recomienda para el productor que no tiene experiencia es comenzar lentamente, en áreas más pequeñas, hasta que adquiera la capacidad y la confianza para aprovechar todo el potencial de producción que la intensificación del uso de pastizales ofrece sin pérdidas económicas en función de las inversiones requeridas», asevera María Celuta.

Fuente: Empresa de Investigación Agropecuaria de Minas Gerais, EPAMIG, Brasil.

Publicidad