6 de marzo de 2020 13:12 PM
Imprimir

Los 10 errores que cometes cuando congelas y descongelas los alimentos

CompartiremailFacebookTwitterCongelar los alimentos suele ser una opción para mantener la refrigeradora llena y evitar cocinar para cada día. Nos permite planear el “menú” de la semana y en cierta forma mantener el orden dentro de la cocina. Sin embargo, es importante saber que no todos los alimentos tienen las mismas propiedades ni reaccionan igual que […]

Congelar los alimentos suele ser una opción para mantener la refrigeradora llena y evitar cocinar para cada día. Nos permite planear el “menú” de la semana y en cierta forma mantener el orden dentro de la cocina. Sin embargo, es importante saber que no todos los alimentos tienen las mismas propiedades ni reaccionan igual que otros.

La dietista Montse Folch destaca que esta práctica ayuda a mantener el peso ya que uno guarda la porción exacta que se va a comer. Mientras, según María Casadevall, nutricionista y profesora de la escuela de Cocina, Hostelería y Restauración de Barcelona (España), lo ideal es congelar los alimentos el día en que se compran, cuanto más fresco está, y es mejor para mantener la calidad del producto acabado de comprar.

Muchas son las interrogantes de si se debe congelar o consumir los alimentos frescos. Cuando congelamos y descongelamos solo se consigue alterar las propiedades de los alimentos. ¿Lo hacemos correctamente? ¿Se debe descongelar a temperatura ambiente, en microondas, al sol? ¿Debo tirar los alimentos si se produce un corte eléctrico? La Vanguardia ha proporcionado 10 errores comunes que las personas hacen al momento de congelar y descongelar los alimentos.

1. Congelar los alimentos y dejarlos adentro por años

Para Casadevall, no se tiene que esperar que un alimento llegue a su fecha de caducidad para recién congelarlo, para la educadora siempre dependerá del alimento y el tipo de congelado, por ejemplo, las comidas ultracongeladas se tienen que proteger del camino de la tienda a la casa para que sigan manteniendo el frío.

La dietista Folch indica que las carnes son los alimentos que más tiempo pueden durar dentro de un congelador son los bistecs, estos pueden estar entre 6 y 12 meses, el pollo hasta un año y el pescado hasta 3 meses. Las dos expertas coinciden que el tiempo de congelado dependerá del alimento y el tipo de congelador que se tenga en casa.

2. Colocarlos según el frío que necesitan

Muchos alimentos requieren más frío que otros, Casadevall explica que el pescado es el producto que se daña más rápido por ende se lo tiene que colocar en un punto muy frío del congelador y comerlo pronto. Para hacer este uno tiene que conocer cuales son los puntos congelados del electrodoméstico.

Mientras que Casadevall recomienda colocar lo más resistente en la puerta, la dietista Folch dice que la forma más eficiente de guardar los productos en el congelador es en los cajones y distribuido por producto. Pero algunos lugares de venta de electrodomésticos como Pont Reyes explican que cada vez los termostatos son más fiables y hoy en día el frío está bien distribuido por todo el congelador .

3. El frío conserva los nutrientes y mata las bacterias

Es un mito creer que en el proceso de congelación las bacterias mueren. “El frío respeta los nutrientes y adormece las bacterias pero no las mata”, comentó Casadevall. Ella explicó que no es conveniente dejar más de tres meses en el congelador y que tampoco se tiene que descongelar a temperatura ambiente.

“La congelación para o disminuye el crecimiento de microorganismos pero, aunque a menos velocidad, las grasas continúan oxidándose, como en el caso del pescado azul y los mariscos, que no se pudren pero sí que se vuelven rancios”, explica Casadevall. La especialista afirma que el calor mata bacterias y la congelación solo las paraliza.

4. Descongelar los alimentos a temperatura ambiente

Una costumbre muy normal es dejar los alimentos congelados en el lavamanos de la cocina para que se descongelen. Hacer esto es un grave error, según Casadevall. Los microorganismos se van despertando y se encuentran con una enorme cantidad de agua y nutrientes lo que lo convierte en un caldo de cultivo idóneo para crecer y hacerse fuertes.

La dietista Folch indica que se tiene que descongelar los alimentos respetando la cadena de frío, es decir, colocar el congelado en la nevera la noche anterior del cocinado, con un escurridor debajo para que el agua de la descongelación no entre en contacto con el alimento, ni caiga sobre otros. También se puede descongelar el alimento usando el agua del grifo que esté fría, siempre que el alimento esté dentro de un envase.

5. Creer que cualquier recipiente es válido para el congelador

Para la dietista Folch siempre se tiene que verificar el envase si son aptos para el microondas u horno; aconseja usar el papel film transparente y no el papel aluminio; usar recipientes de vidrio y no bolsas de plástico. La educadora comentó que para colocar los alimentos cocinados o frescos que van a ir al congelador, no sirve cualquier recipiente o bolsa de plástico.

En cambio el profesor Jesús Rodríguez Huertas, catedrático de Fisiología y director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada (España), explicó que se tiene que conocer el tipo de envase. Por ejemplo, “los plásticos con el número 7 en su parte inferior pueden contener Bisfenol A (BPA), un componente que es peligroso para la salud, el problema de calentar alimentos depende de cómo, cuántas veces y en qué recipiente se recalientan”.

6. Pensar que descongelar en el microondas no tiene inconvenientes

El microondas es el electrodoméstico más usado por ser muy práctico. Laia Badal, química de la Fundación Alicia, afirmó que el proceso de descongelación no es “homogéneo”. Según la especialista, la descongelación en el microondas puede empezar a descongelarse por una punta y poco a poco ir extendiéndose, o al revés. Según ella este no es un proceso muy óptimo, pero es rápido y funciona en el día a día.

Badal aconseja que para mejorar el proceso de descongelación se puede cambiar la potencia del microondas para acelerar ese proceso se puede introducir el alimento congelado en un recipiente tapado, parar el microondas para cambiarlo de posición y aliñarlo con un poco de aceite.

7. Creer que si hay un corte eléctrico debo tirar todos los alimentos

Cuando el congelador sufre un corte eléctrico, muchas personas piensan que se tiene que botar todo lo que está adentro por temor a que se dañe. Hay dos cosas que se tiene que tener en cuenta; lo primero es conocer desde cuando fue el corte y lo segundo es verificar que los alimentos sigan duros. En la página web del Servicio de Seguridad de Alimentos de los Estados Unidos se explica que se pueden volver a congelar de manera segura si todavía contienen cristales de hielo o se encuentran a una temperatura menor a 4,4 grados centígrados.

El técnico en congelación Antonio Ortiz afirmó que un buen congelador puede mantener el frío por más de ocho horas pero como regla se tiene que mantener cerrado para la temperatura no cambie y explica que si los alimentos ya se ponen blandos no se los tiene que tirar, se los tienen que cocinar.

Además la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomienda agrupar la comida dentro del congelador para que entre ellas se mantenga el frío, otra opción que da la agencia de gobierno es tener botellas de agua congeladas y en el momento de un apagón colocarlas cerca de la comida para que se mantenga el frío entre todo.

8. Si descongelo alimentos, puedo volver a congelar

Casadevall explica que no se pueden volver a congelar los alimentos. Según la especialista, las bacterias proliferan con rapidez y no se puede asegurar la salubridad de la carne, ella recomienda cocinar la carne y después volver a congelarla. El Servicio de Inspección Alimentaria del Ministerio de Agricultura de Estados Unidos aseguró que los alimentos descongelados total o parcialmente pueden volver a congelarse de forma segura siempre y cuando aún tengan cristales de hielo , pero confirma que el recongelado puede afectar a la calidad de los alimentos, pero su consumo seguirá siendo seguro.

En cambio, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) considera que nunca se tiene que volver a congelar un alimento descongelado, a no ser que se cocine y se congele. Por otro lado, Don Meyer de la Universidad de Guelph, explica en su ensayo Guerra contra el Hielo, que la mayoría de los alimentos están compuestos por agua y al descongelarse esa agua se concentra dentro de la comida; cuando se vuelve a congelar el agua dentro de los alimentos se congela rompiendo la comida desde adentro provocando que estos cambien su sabor.

9. Pensar que meter alimentos calientes no es un problema

Cuando se termina de cocinar, algunas personas optan por meter al congelador la comida recién salida de la estufa para poder comerla en unos días, muchas personas dejan la comida para que se enfríe un poco antes de guardarla. Philippa Hudson, profesora en Seguridad Alimentaria de la Universidad de Bournemouth, sostiene que es más seguro enfriar previamente los alimentos antes de refrigerar. Al poner comida caliente dentro, el refrigerador al tratar de mantener la temperatura, trabaja más rápido lo que causa que se gaste más energía para que no disminuya la potencia.

En cambio, Antonio Ortiz piensa que meter alimentos calientes puede dañar el electrodoméstico ya que se enfrenta a un cambio brusco de temperatura y se forme hielo en el evaporador, también se puede ver afectado la entrada de calor y podría afectar a los demás alimentos. Son muchas las teorías que giran alrededor de este problema, ante esto Gabriela Brieba, Experta Europea en Calidad y Seguridad Alimentaria y consultora para empresas, piensa que lo mejor sería dejar que la comida se enfríe por unas dos horas dado que así supera el tiempo estimado fuera de la nevera.

10. Puedo congelar todo tipo de alimentos

No todos los alimentos se meten al congelador, por ejemplo, las frutas y verduras no se deberían meter al congelador por están compuestas de agua y al momento de congelarse el agua se cristaliza y rompe las células estropeando su calidad y sabor. Casadevall explica que las espinacas, zanahorias, choclos y los guisantes no se nota tanto el efecto de la descongelación.

Según el portal web Viviendo la Salud, el tipo de textura, cocción, estructura biológica y forma de descongelación determinará si un alimento si un alimento indicado para ser congelado o no. “Casi todos los alimentos pueden ser congelados, la fruta, las papas, el pan, la leche, el queso y hasta la harina pueden congelarse” así lo explica el Ministerio de Agroindustria en Argentina. El ministerio argentino aseguró que algunos alimentos pueden sufrir daños debido a que la formación de los cristales de hielo que rompen las membranas celulares de la comida este proceso no tiene efectos negativos en términos de seguridad.

Usar el congelador para conservar alimentos es un excelente recurso que nos permite extender el período de tiempo en el que podemos consumir los alimentos, pero muchas desconocen los procedimientos de congelar y descongelar la comida, lo que en cierto punto puede llegar a dañarla, por ejemplo, según datos la Agencia de Seguridad Alimentaria del Reino Unido, solo en Inglaterra se descartan más de 7 millones de toneladas de comida al año por miedo a descongelar los alimentos.

Además, una encuesta realizada por la Agencia de Seguridad Alimentaria del Reino Unido demostró que el 68 % de personas encuestadas tira la comida a la basura por creer que no se podía congelar. También un estudio de la Asociación de Fabricantes y distribuidores en España descubrió que al día se desperdician alrededor de 3 millones de toneladas de comida. Ante el problema mundial de desperdicio de comida, la FDA se dispuso a reducir el desperdicio de alimentos en 50 % para 2030.

Fuente:

Publicidad