7 de marzo de 2020 17:24 PM
Imprimir

Fabricantes de biocombustibles siguen sin entregar producto y apuntan contra las petroleras

Los productores de Biodiesel denuncian que reemplazan el porcentaje del producto que no se entrega con gasoil importado, que por una cuestión de costos es más competitivo porque no está gravado con el 30 por ciento del impuesto PAIS.

Industriales que elaboran biodiesel han dejado de entregar el volumen fijado por ley debido al congelamiento de precios. Los de bioetanol continúan haciéndolo pero no saben hasta cuándo podrán aguantar, por este mismo motivo. La crítica del sector hacia las compañías.

Según pudo averiguar surtidores.com.ar con productores de biodiesel, son pocas las plantas que hoy entregan insumo a las refinerías para el corte del 10 por ciento en gasoil debido a que el precio por tonelada no fue actualizado y, de acuerdo a sus dichos, ese atraso no llega a cubrir sus costos operativos.

Los industriales de bioetanol si bien están enviando su producto a las refinerías para el corte del 12 por ciento en naftas, no saben hasta qué momento continuarán haciéndolo.

“El sector de bioetanol de caña está cumpliendo con el asignado fijado por la Secretaria, pero por la característica de nuestra operación, que es estacional”, señala Oscar Rojo, directivo de Tabacal Agroindustria y expresidente de la Cámara de Alcoholes, ante la consulta de este medio.

Explica que por la propia actividad cañera de la zafra, “ya está hecho todo el bioetanol por lo que solo nos resta entregarlo”.

Otra cosa es qué pasará con la producción en la zafra que viene. En este caso cada ingenio evaluara cuál es su mejor negocio, como todos los años, solo que esta vez con un precio tan desactualizado y malo puede haber cambios de consideración en los volúmenes”, advierte Rojo.

Por su parte, Patrick Adam, Director Ejecutivo de Biomaiz, confía a surtidores.com.ar que los productores de bioetanol a partir de maíz están entregando con “total normalidad a pesar de la crítica situación”.

“El tema es que nos estamos quedando sin aire por lo que es crucial que descongele el precio ya”, expresa el directivo.

En la actividad del biodiesel, productores denuncian que las petroleras están cubriendo ese 10 por ciento del producto que no se entrega con gasoil importado, que por una cuestión de costos es más competitivo porque no está gravado con el 30 por ciento del impuesto PAIS.

Por su parte, Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno –AABH-, se muestra muy preocupado por la actitud de representantes de algunas refinerías de petróleo y encumbrados asesores de las mismas.

“El conflicto que plantean algunas empresas en contra de los biocombustibles en Argentina es cada vez más evidente. Y en los últimos días se produjo un fuerte recalentamiento del mismo, hecho que es incompatible con la responsabilidad social empresaria que tanto pregonan”, indica el directivo.

El dirigente sostiene que hay otros países, como Brasil, que evalúan poner fin al uso de nafta y gasoil dentro de algunos años mientras en Argentina la actividad va en retroceso. Además advierte que “algunas refinerías quieren terminar con el mandato de uso de biocombustibles en Argentina”.

“Poco le interesan los problemas microeconómicos del país en su conjunto, otros no menos importantes, asociados a lo social –al poner en riesgo miles de empleos, particularmente los del interior profundo-, al medioambiente y a la salud de las personas que se producen como externalidades negativas de la combustión de combustibles minerales”, señala.

Y agrega: “Algunos productores de petróleo crudo, incluso encumbrados asesores, creen que operan en un negocio sustentable, que pueden mantener privilegios soslayando que el mercado de combustibles líquidos en Argentina, es oligopólico”.

Cuando opinan sobre el supuesto atraso de los precios de los combustibles en surtidor –comenta Molina-, los invito a exponer a la opinión pública una serie de sus márgenes de refinación por barril, y la relación de dichos márgenes con los que se registran a nivel internacional. Solo hablan de comparar el precio de los combustibles en el mercado local con la paridad de importación de los mismos, pero nada sobre los márgenes que tienen”.

Y remata: “Cuando avizoran una situación complicada, solicitan al Gobierno Nacional la vuelta del «barril criollo», el mismo que denostaron durante el gobierno de Macri, para desprestigiar la política K en la materia. Es lo que se llama una verdadera «coherencia ideológica””.

Finalmente, el director ejecutivo de la AABH expresa que “por falta de estructura o limitaciones en el desarrollo de convenios ad hoc con terceros, la Secretaría de Energía no está en condiciones de controlar como correspondiera, la calidad de los combustibles líquidos que se expenden en Argentina”.

Opina que esta situación “atrapa” al consumidor “en un doble juego de pinzas, por un lado, soportando las imperfecciones derivadas de la existencia del oligopolio antes referido -cercano a un monopolio, problema que fue observado en un estudio presentado a la Autoridad Nacional de la Competencia hace alrededor de dos años y que lamentablemente terminó cajoneado- y por otra, la dudosa calidad promedio ponderada de los combustibles que se ponen a la venta”.

Publicidad