9 de marzo de 2020 03:15 AM
Imprimir

WSAVA se pronuncia tras las pruebas al perro que dio positivo por coronavirus

La Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) ha actualizado sus recomendaciones después del débil positivo para COVID-19 del perro infectado en Hong Kong

El Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación (AFCD, por sus siglas en inglés) del Gobierno de Hong Kong notificó el pasado 28 de febrero la detección, en un perro, de un positivo leve del nuevo coronavirus que causa la enfermedad COVID-19.

Tras este hecho, la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) emitió un documento con recomendaciones para sus miembros sobre la relación de los animales de compañía con el nuevo coronavirus.

Después de las pruebas realizadas al animal, el 5 de marzo las autoridades de Hong Kong informaron que habían analizado muestras nasales, orales, rectales y fecales del perro.

“El 26 y 28 de febrero, los hisopos orales y nasales fueron positivos, mientras que el 2 de marzo, solo los hisopos nasales mostraron resultados positivos. Las muestras rectales y fecales resultaron negativas en las tres ocasiones. Las pruebas realizadas tanto en el laboratorio veterinario del gobierno (AFCD) como en el laboratorio de diagnóstico de CoV humano acreditado por la OMS en la Universidad de Hong Kong (HKU) detectaron una baja carga viral en los hisopos nasales y orales”, explican.

Ambos laboratorios utilizaron el método de reacción en cadena de la polimerasa de la transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR) y los resultados indican que había una pequeña cantidad de ARN viral COVID-19 en las muestras. Sin embargo, no indica si las muestras contienen partículas virales intactas que son infecciosas, o solo fragmentos del ARN, que no son contagiosas.

El perro, que no muestra signos clínicos relevantes, fue retirado del hogar, que era la posible fuente de contaminación. Se realizó una nueva prueba después de poner al perro en cuarentena para determinar si el perro estaba realmente infectado o si su boca y nariz estaban contaminadas con el virus COVID-19 de la casa.

El documento del AFCD establece que, en este momento, todavía no hay evidencia de que los animales domésticos mamíferos, incluidos perros y gatos, puedan ser una fuente de infección para otros animales o humanos.

WSAVA insta a los dueños de mascotas en áreas donde se conocen casos humanos de COVID-19 a que sigan la información contenida en su aviso, incluido el lavado de manos al interactuar con sus mascotas y, si están enfermos, usar máscaras faciales a su alrededor.

Respecto a las vacunas contra el coronavirus canino, WSAVA insiste en que están destinadas a proteger contra el coronavirus entérico, y no tienen licencia para ser utilizadas como protección contra enfermedades respiratorias.

“Los veterinarios no deben usar tales vacunas ante el brote actual pensando que pueden ofrecer algún tipo de protección contra el COVID-19”, informan.

Publicidad