9 de marzo de 2020 00:55 AM
Imprimir

Ecuador abre sus puertas al desarrollo de la carne Wagyu

CompartiremailFacebookTwitterEcuador avizora vientos de cambio favorables para la ganadería con una población de 4,5 millones de cabezas y un gran potencial para aumentar su producción y, desde 2015, tiene un status ininterrumpido de país libre de fiebre aftosa con vacunación. Sumado a lo anterior, el país está evolucionando con razas ganaderas tales como Brangus y […]

Ecuador avizora vientos de cambio favorables para la ganadería con una población de 4,5 millones de cabezas y un gran potencial para aumentar su producción y, desde 2015, tiene un status ininterrumpido de país libre de fiebre aftosa con vacunación.

Sumado a lo anterior, el país está evolucionando con razas ganaderas tales como Brangus y Braford y, para sorpresa de muchos, con un desarrollo significativo de la raza Wagyu.  

“Especialmente en los últimos cinco años existe en Ecuador un gran interés por la carne, junto con la búsqueda de conocimiento, más conciencia en la importancia de la trazabilidad, cadena de frío, su manejo y preservación”, dice el Dr. Abel Forlino, fundador de la consultoría argentina Wagyu 360, cuya sede principal está en la ciudad de Tandil, en una entrevista exclusiva con CarneTec. 

Es este país suramericano que hoy es testigo de una colaboración entre Wagyu 360 y la multinacional Grupo Noboa de Ecuador, que se propuso como fin, entre otros, introducir la raza Wagyu a escala nacional, mediante la importación de embriones fullblood (sangre 100% japonesa). 

“El grupo ha importado embriones porque de esta manera las crías nacidas obtienen inmunidad de las receptoras locales que ya están adaptadas al trópico”, según relata el médico veterinario. 

Sumado a los negocios en el cultivo de banano, industria del café, molinos, bienes raíces y otros, Grupo Noboa tiene ranchos de ganadería de carne y leche entre 0 y 3.250 metros sobre el nivel del mar en todo el país y en climas que van desde calor seco, calor húmedo y otras con frío constante.  

De acuerdo con el Dr. Forlino, “la raza nos demostró rusticidad, soportando todo tipo de climas ya que implantamos embriones en todos estos lugares”. 

“Para mí, fue una grata sorpresa que el Wagyu se adaptara tan bien al trópico”, agrega. 

En su actual etapa de producción, Grupo Noboa cuenta con sus mejores ejemplares inscriptos en American Wagyu Association (AWA), con el nombre CSP GENETICS donde Grupo Noboa consulta los pedigríes completos. “La cría y recría del Wagyu es muy estricta, con un programa especial de alimentación para los reproductores  y un manejo muy selectivo de las receptoras”, explica. 

Además, este programa reproductivo se basa en la Transferencia Embrionaria Convencional MOET y La Fertilización In Vitro IVF, con un laboratorio propio para ambas tecnologías, junto con un grupo de donantes Elite. 

“Si bien este proceso es costoso por ahora, creemos que a mediano y largo plazo es la mejor opción en términos de crecimiento”, asegura. “Mediante esta técnica y con el uso de receptoras, multiplicamos el número de animales fullblood en un tiempo relativamente corto en comparación a esperar que una vaca produzca un ternero por año”. 

Ante este panorama, el objetivo inmediato es completar un núcleo genético de 1000 animales Wagyu fullblood para este año y 3000 receptoras preñadas anualmente, para luego proceder a la comercialización de carne a partir del 2023.

El entrevistado comenta que el Grupo Noboa, hoy bajo la dirección de Alvaro Noboa y su director ejecutivo, Diogenes Villacis, con oficinas en Japón, Alemania, Argentina, Estados Unidos y otros países, está colocando al Ecuador “entre unos de los principales productores de Wagyu de América Latina”. 

Estos esfuerzos, de acuerdo con el Dr. Forlino, dan fruto a una transformación de la ganadería Wagyu, que tiene como meta principal fortalecer la calidad de la carne. 

“Esta tendencia motivó indirectamente un crecimiento de la ganadería tradicional en Ecuador, especialmente de otras razas como la Brangus y Braford, que son increíblemente beneficiosas, de gran adaptación al trópico y con excelente aptitud carnicera”, subraya. 

El responsable técnico del proyecto en Ecuador, el Ing. Rafael Velarde, hace hincapié en que la producción ecuatoriana de carne Wagyu prevé llegar a importantes mercados de exportación.

“Las autoridades sanitarias están haciendo un trabajo formidable en este tema”, comunica, subrayando que Grupo Noboa cuenta con un equipo de ventas y toda la logística para introducir sus productos a mercados tales como Asia y Europa. 

“Desde Wagyu 360, nos enorgullece formar parte de esta revolución de la carne que en este momento está ocurriendo en el Ecuador”, finaliza el Dr. Forlino. 

Visite aquí el sitio web de Wagyu 360 para obtener más información sobre sus servicios de consultoría o contacte directamente al Dr. Abel Forlino a abelforlino@wagyu360.com.ar con cualquier duda o pregunta. 

Para conocer más sobre Grupo Noboa, entre en contacto con el Ing. Rafael Velarde a: rvelarde@gnoboa.com

Ecuador tiene un gran potencial para aumentar su producción de cabezas de ganado.

Fuente:

Publicidad