10 de marzo de 2020 10:11 AM
Imprimir

Esperan se agilicen ventas de carne uruguaya a Brasil

Acercamiento entre gobiernos podría favorecer comercio.

Pablo Antúnez

El acercamiento entre los gobiernos de Uruguay y Brasil, puede favorecer, en el corto plazo, el comercio de carnes y otros productos del agro entre ambos.

Brasil es un mercado interesante para la carne ovina, permite entrar cortes con hueso y costó más de 30 años darle fluidez y hacerle un lugar a los productos uruguayos. También lo es en carne bovina, donde se ingresa en iguales condiciones.

La participación del presidente brasileño, Jair Bolsonaro en la asunción del nuevo gobierno uruguayo, encabezado por Luis Lacalle Pou, fue visto por los empresarios uruguayos dedicados a la exportación de carnes, como un adelanto que puede favorecer, a futuro, las relaciones comerciales entre ambos países.

Fuentes consultadas por El País confirmaron que desde hace un año y hasta la fecha, Brasil comenzó a complicar las exportaciones de carne ovina y bovina uruguaya, así como las importaciones de carne vacuna sin hueso que llegan para regular el precio del producto en el mercado interno.

Es que las autoridades brasileñas comenzaron a pedir los documentos de importación y tenían entre 30 y 40 días para emitir las licencias, pero complicaban el papeleo y demoraba hasta dos meses para emitir las licencias. Esa situación se sigue dando hoy.

De mantenerse ese mayor acercamiento entre ambos gobiernos, “es posible colocar en Brasil otros productos con valor agregado”, estimó el broker Jorge Dimu en diálogo con El País.

Dimu y su empresa (Dimu Brothers Group) fue precursor en la exportación de corderos de elite al mercado brasileño, especialmente al circuito de grandes restaurantes. Hace 30 años armó esos nichos comerciales trabajando con Marfrig y hoy exporta para el grupo JBS. Con los años también se sumó la carne bovina y en ambos casos, ya está colocando cortes porcionados que han logrado valorizar productos.

Firmeza. “La demanda en Brasil está firme y es un mercado potencial, principalmente en carne ovina”, afirmó el empresario a El País. A este destino se le siguen vendiendo corderos de alta calidad que van al circuito de restaurantes de San Pablo, pero también cortes de otras categorías de ovinos van a otros estados de menor poder adquisitivo.

Dimu recordó que el mercado brasileño se conquistó “en base a calidad” y eso “hay que cuidarlo”, advirtió.

Hace más de 30 años ya remarcaba la necesidad de cuidar la calidad para poder establecer la carne ovina uruguaya en los niveles más altos del consumo. Hoy esa es una realidad indiscutible.

Como limitante temporaria hoy, el empresario uruguayo mencionó la suba del precio del dólar en Brasil, que quedó en 4,50 reales por unidad, pero la moneda estadounidense también sube en Uruguay.

“Hay demanda y estamos bien, pero hay que buscar la forma de mejorar la exportación aprovechando las oportunidades comerciales”, afirmó Dimu. Por otro lado, hace falta mayor volumen en la oferta de carne ovina para poder mantener un buen flujo comercial con los clientes. Meses atrás, este exportador marcaba un déficit mensual de producto que limitaban los negocios y hacía un llamado a los productores para que incrementaran el stock de corderos en cada zafra.

Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), hasta febrero se exportaron a Brasil 1.764 toneladas peso canal y 950 toneladas peso canal de carne ovina.

Seguramente se puede crecer más en un destino que está muy cerca y donde la calidad es la premisa fundamental, porque el consumidor brasileño, principalmente el de las grandes ciudades, sabe de carne y tiene exigencias que Uruguay puede cumplir perfectamente.

Fuente: El Pais

Publicidad