11 de marzo de 2020 00:54 AM
Imprimir

No hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o vía de transmisión probable del coronavirus

CompartiremailFacebookTwitterLa Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) está vigilando de cerca la situación relativa al brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) que está afectando a un gran número de países en todo el mundo. Actualmente no hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o vía de transmisión probable del virus. La  directora científica […]

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) está vigilando de cerca la situación relativa al brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) que está afectando a un gran número de países en todo el mundo. Actualmente no hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o vía de transmisión probable del virus.

La  directora científica de la EFSA, Marta Hugas, dijo: “Las experiencias de brotes anteriores de coronavirus relacionados, como el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el coronavirus del síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS-CoV), muestran que no se produce transmisión a través del consumo de alimentos. Por el momento, no hay pruebas que sugieran que el coronavirus sea diferente en este sentido”.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) ha dicho que, si bien los animales en China fueron la fuente probable de la infección inicial, el virus se está propagando de persona a persona, principalmente a través de los estornudos o de la tos.

Los científicos y las autoridades de todo el mundo están monitorizando la propagación del virus y no ha habido ningún informe de transmisión a través de los alimentos. Por esta razón, la AESA no participa actualmente en la respuesta a los brotes de COVID-19. Sin embargo, estamos vigilando la literatura científica en busca de información nueva y relevante.

En lo que respecta a la seguridad alimentaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido recomendaciones de precaución que incluyen el asesoramiento sobre el seguimiento de buenas prácticas de higiene durante la manipulación y preparación de los alimentos, como lavarse las manos, cocinar la carne a fondo y evitar la posible contaminación cruzada entre alimentos cocinados y no cocinados. En la web de la OMS se puede encontrar más información al respecto.

Fuente: Eurocarne

Publicidad