11 de marzo de 2020 12:46 PM
Imprimir

Nervioso como monja con retraso, dirigente del agro se defendió: “No somos mezquinos”

CompartiremailFacebookTwitter“No somos mezquinos: desde que se reimplantaron las retenciones en 2002 aportamos 100 mil millones de dólares”, aseguró el presidente de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, durante su participación en Expoagro 2020. Es que en pleno paro decretado por la Mesa de Enlace contra el aumento a las retenciones a la soja, desde el oficialismo salieron […]

“No somos mezquinos: desde que se reimplantaron las retenciones en 2002 aportamos 100 mil millones de dólares”, aseguró el presidente de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, durante su participación en Expoagro 2020.

Es que en pleno paro decretado por la Mesa de Enlace contra el aumento a las retenciones a la soja, desde el oficialismo salieron a cuestionar la decisión de los dirigentes rurales. “Son parásitos que viven de la renta extraordinaria”, había asegurado Juan Grabois, mientras que el presidente Alberto Fernández cuestionó la “intolerancia” de los que hacen “paros raros”.

Azotado por las críticas, Pelegrina opinó que quienes los descalifican “no entienden de lo que están hablando” y recordó que aportaron 100 mil millones de dólares en retenciones desde 2002: “Es increíble que nos llamen ‘mezquinos’, cuando aportamos esos fondos. Ese dinero no se vio reflejado en mejores índices de pobreza o infraestructura, nada de eso volvió a la población”.

El dirigente también rechazó las calificaciones de “oligarcas y terratenientes”: “Eso ya no existe, porque en la actualidad hay un gran entramado social dentro de la producción agropecuaria. Hay contratistas, proveedores de servicios e insumos, tenedores de tierra, los que alquilan y un conglomerado muy grande”.

Por último, cuestionó el alza de retenciones a la soja que pasó del 30 al 33 por ciento para quienes produzcan más de 1.000 toneladas anuales. “Estamos pasando un momento muy duro, con la soja destruyéndose en valor y con retenciones que aumentan. Esto va en sentido contrario a lo que indica la lógica económica”, finalizó.

Publicidad