15 de marzo de 2020 10:32 AM
Imprimir

Por la baja en las retenciones, habrá un alivio para la actividad pesquera y el sector lanero

Dentro de los bienes para la pesca, habrá una reducción de hasta cuatro puntos porcentuales en el pescado fresco. Se garantizaría que el mercado de la merluza haya rentabilidad. En cuanto a la lana, el sector del agro fue cauto, aunque los cambios promueven la exportación de lanas procesadas.

Desde el Ministerio de Agricultura de la Nación avanzaron con las modificaciones a las retenciones y hubo importantes cambios para darle alivio a las economías regionales, algo que se venía reclamando de diferentes provincias como Chubut, en el caso de la lana y también la producción de merluza.

De acuerdo al esquema difundido por el Gobierno Nacional para cada una de las regiones, en el caso de la Patagonia la rebaja impositiva alcanzará al sector lanero, la carne ovina, el sector pesquero y también las manzanas, aunque en este último casi sin impacto real para la provincia.

Hoy el 80% de la lana que se exporta se hace desde Chubut. En este caso se realizó una diferenciación entre la lana sucia (sin procesar) y la lana limpia. Para la lana sin valor agregado, la retención pasó del 9% al 7%. Mientras que la lana que incluye el proceso de lavado, tuvo una rebaja del 9% al 5%. La diferenciación entre ambas es importante, ya que al poner menor derecho de exportación a la lana limpia, incentiva la exportación con valor agregado dentro de la provincia.

Para la carne ovina, en tanto, la rentención cayó del 9% al 5%. Aunque en este caso para Chubut no tendrá implicancias, ya que los frigoríficos autorizados para la exportación de este tipo de cortes (en principio en Comodoro Rivadavia) no lo están realizando, pese a que el año pasado se había abierto el mercado asiático para los ovinos patagónicos.

En el caso del sector pesquero, la baja de retenciones repercutirá fundamentalmente para la merluza, donde hasta ahora era una actividad que daba pérdidas y el langostino, que en el último año había caído no sólo en la demanda, sino fundamentalmente en su cotización internacional, a partir del efecto del pescado Vannammei que se introdujo desde Ecuador a China y derrumbó los valores de referencia.

El pescado congelado pasa de esta manera de una retención del 9% al 7% a partir de ahora. En el caso de los cortes frescos, que requieren mayor mano de obra y procesamiento en tierra con las plantas, los derechos de exportación cayeron desde el 9% al 5%. Finalmente, el pescado en góndola fija una reducción de 4 puntos porcentuales, del 9% al 5%.

En diálogo con el Económico, el secretario de Pesca, Adrián Awstin, destacó los alcances para la actividad: “Cuando asume Alberto Fernández a la merluza se la perjudicó severamente y no había premios y castigos. Al que daba cinco empleos le daba lo mismo que el que creaba uno. Y al que procesaba en un buque congelador, le daba el mismo beneficio impositivo que el que tenía montada una planta en tierra, con inversiones, gasto de luz y servicios”.

“Desde diciembre comenzamos a conversar con Carlos Liberman que es el subsecretario de Pesca de Nación. Y el Gobierno Nacional accedió a todo lo que le pedimos desde el Consejo Federal Pesquero. Y realmente lo que logramos fue una grata sorpresa”.

Para el caso de la merluza, explicó que “puede transformarse, de ser un producto que prácticamente igual gastos con las ganancias, lo deja empatado al empresario, hoy tiene un aliciente y esperemos que haya empresarios que estén dispuestos a procesar merluza”.

“Por lo tanto todo generalmente son empresarios que siguen elaborando merluza pero en el mejor de los casos salían empatados. Ahora con estos cambios entendemos que debería a empezar a tener un margen de rentabilidad”.

De la misma forma, expresó que, para el langostino, producto estrella de la provincia, existirá una rebaja de dos puntos para llegar al 7%. Aunque el langostino pelado, con mayor procesamiento, tendrá una rebaja más importante para quedar con una retención del 5%. “Esto es muy significativo”.

Sector lanero

Desde el sector rural de Chubut relativizaron el alcance de la rebaja de retenciones para la lana e hicieron una estimación. Para un productor promedio de cerca de 3.000 ovejas, la baja de retenciones le implicaría un ahorro de 50 mil pesos al año. Lo que calificaron de “poco significativo”.

Ricardo Irianni, del Sociedad Rural de Trelew, afirmó que “no afecta mucho, lo mismo que pasó el año pasado cuando lo habían subido un poco, es volver a lo anterior. Para ser sincero al productor y al bolsillo no le llega porque no es un monto importante, pero es mejor que nada”.

Hizo una rápida cuenta: “Al productor promedio de 3.500 ovejas, que vende 2.000 kilos de lana, da como resultado 50 mil dólares, y un 2% de eso son 1.000 dólares, con el dólar lanero son 50 mil pesos para un productor de 3.000 ovejas. Le alivian 50 mil pesos al año”.

El ruralista apuntó que se tiene que trabajar sobre los costos laborales del sector. “Lo primero y más importante es que aquel que tiene uno o dos colaboradores, son los costos laborales, que son altísimos. El 20% de Zona, acá la lana tiene una retención. Y productores que están con 2,.000 o .3000 ovejas, ponen personas, las cargas sociales, si se hiciera un mecanismo de bajar las cargas serías más fácil”.

E insitió que el camino, más allá de la posible exportación, tiene que ser con el desarrollo de nuevos eslabones dentro de la cadena productiva: “Un productor en el interior no tiene rentabilidad. El primer análisis que directamente no impacta, porque es menos del 30% la lana que sale sucia. Bajaron distintas a la limpia, que invita a darle valor acá. El tercer punto es que yo no concibo acá en Trelew es darle valor agregado a la lana, que no se exporta limpia, sino hacer ropa, pulóveres, avanzar un paso más en la cadena. Porque Trelew fue polo textil, pero sintético, es un poco tratar de pensar distinto. Queremos generar trabajo, entonces hay que pensar en otra cosa”.

Publicidad