16 de marzo de 2020 11:07 AM
Imprimir

Los vehículos autónomos comienzan a hacer la huella

La automatización no es sólo propiedad de las grandes compañías de maquinaria agrícola. Una empresa santafesina presentó una pulverizadora no tripulada.

Los vehículos autónomos es lo que Justin Weich percibe como el mayor desarrollo que guiará a la agricultura del futuro. “En Estados Unidos, hay explotaciones tan grandes donde, como el maíz debe ser sembrado en siete días, los tractores van a tener que trabajar las 24 horas. Y en un escenario en el que la mano de obra es cada vez más escasa, la automatización será indispensable”, sostuvo el líder en estrategia digital para Estados Unidos de la compañía Syngenta.

A tal punto llega su tendencia, es que en algunos condados del corn belt ven un crecimiento en el corto plazo en la adopción de equipos autónomos.

Por ejemplo en Dekalb, en el estado de Illinois, se estima que en los próximos cinco años el cinco por ciento de sus 870 productores tendrá algún tipo de automatización en sus establecimientos.

En la actualidad, más de una veintena de compañías multinacionales ya están trabajando –con diferentes grados de avances– en el desarrollo de vehículos autónomos, en especial tractores donde los usos van más allá de la actividad agropecuaria.

En el aeropuerto de Örnsköldsvik (en Noruega) se probó a finales del año pasado un tractor autónomo, fabricado por la empresa Semcon, cuya función es mantener las luces del borde de la pista libres de nieve.

Desarrollos locales

Pero la automatización no es sólo propiedad de las grandes empresas, ni de los países desarrollados.

En Villa Constitución (Santa Fe), la empresa Plantium incursionó con su propio vehículo autónomo y eligió Expoagro para su presentación. Se trata de Terran, un robot equipado con un sistema de pulverización selectiva –denominado Ocu Weed también diseñado por la empresa santafesina– que permite hacer trabajos nocturnos tanto en barbecho como en cultivos de hasta 70 centímetros de altura.

“Tiene una motorización híbrido. Funciona con baterías y un generador a combustión diésel. Ese impulsor aporta la potencia para la transmisión en las ruedas y también para la bomba eléctrica y variable del pulverizador”, explicó a Agrovoz Ezequiel Milazzo, del área de Mechanical Hardware de Plantium.

Conducido a distancia a través de una tablet, Terran opera con un software también desarrollado por Plantium en su centro tecnológico.

El vehículo tiene tracción eléctrica delantera 4×2. La distancia entre ruedas (trocha) es de 2,10 metros, lo que le permite trabajar en lotes sembrados en múltiplos de 52 centímetros de distancia entre surcos. Su botalón es de una longitud de 10 metros, con la opción de ser extendido.

El tanque para la aplicación selectiva tiene una capacidad de 600 litros y la autonomía de trabajo depende de la cantidad de malezas que existan en el lote. Sus realizadores aseguran que con la batería completa la capacidad de uso llega hasta ocho horas.

“Esto recién comienza; la idea es hacer lo más eficiente la pulverización selectiva en cultivos de hasta 70 centímetros. Pero hay muchos usos posibles”, destacó Milazzo.

El próximo paso de la fábrica es conseguir adaptadores tempranos (productores) para terminar la etapa de desarrollo y ajuste de la tecnología; desde la empresa confían en poder ver este año al vehículo trabajar en el campo.

Oferta

Mientras las compañías buscan en el tamaño de la maquinaria ofrecer la posibilidad de acortar los tiempos de las labores –como es el caso de New Holland que presentó en Expoagro a su cosechadora CR10.90, la mayor del mercado argentino–, la opción de hacer tareas a control remoto y sin necesidad de operarios es parte de su investigación y desarrollo.

En el Farm Progress Show 2016, la empresa Case presentó su concepto de tractor autónomo. El tractor, que ya realizó pruebas a campo en Estados Unidos, opera con piloto automático y sistema de telemetría para que pueda ser comandado a distancia.

Un año después, John Deere lanzó su versión de tractor autónomo. Se trata del modelo 8320R, de 320 HP, que fue presentado en Dinamarca con un sistema que le permite operar sin conductor.

Ese mismo año, la empresa japonesa Kubota, que tiene en la empresa Mojón Uno ubicada en San Francisco a su distribuidor en el país, presentó los prototipos de tractores, cosechadoras, transplantadoras y otros accesorios, aptos para ser conducidos sin guía humana.

Como parte de esa carrera por ofrecer automatización, la empresa finlandesa Valtra también dejó su marca en este nicho de tecnología. Fue en octubre de 2018 cuando su tractor modelo T254 Versu, sin conductor, batió en Finlandia la marca de barrido de nieve con una velocidad de 73 kilómetros por hora.

Fuente: Agrovoz

Publicidad