17 de marzo de 2020 10:40 AM
Imprimir

Efecto Coronavirus: suspensión de mercados físicos, frigoríficos en alerta y puertos a mitad de capacidad

CompartiremailFacebookTwitterLos efectos del Coronavirus ya empezaron a impactar en el agro. Si bien, ya lo venían haciendo indirectamente, debilitando la capacidad de compra de los países importadores, por ejemplo, de granos o de carne vacuna, a partir de esta semana ya se ven impactos directos en el plano local. Luego de las medidas anunciadas ayer por […]

Los efectos del Coronavirus ya empezaron a impactar en el agro. Si bien, ya lo venían haciendo indirectamente, debilitando la capacidad de compra de los países importadores, por ejemplo, de granos o de carne vacuna, a partir de esta semana ya se ven impactos directos en el plano local.

Luego de las medidas anunciadas ayer por el Gobierno nacional de cerrar las fronteras, en el Puerto de Quequén, uno de los pocos de aguas profundas del país, no se permitió la recepción de un barco que venía a cargar granos de declaraciones juradas ya autorizadas. El resto de los puertos exportadores operan al 50% de capacidad.

Así lo afirmaron desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) a A24 Agro. “Se busca no exponer a los operarios y potenciar protocolos. Están trabajando Sanidad nacional, el Senasa y organismos de control provincial”, afirmaron.

Si bien indicaron que todavía no se ve una parálisis porque se continúan despachando granos con declaraciones juradas previamente autorizadas y contratos preexistentes, sí el impacto se podría percibir más adelante. “Por la pandemia, China empezó a declinar la importación de soja desde febrero, a lo que se suma la caída de los precios internacionales. Si acá se paralizan los puertos pueden haber penalizaciones económicas”, analizó la fuente.

La entidad implementó en sus oficinas de la Ciudad de Buenos Aires el home office hasta el 31 de marzo, mientras que se armó un “comité de crisis” con las empresas para analizar la situación minuto a minuto.

En el caso de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) también suspendió la actividad en el Salón de Operaciones Institucional desde el lunes 16 hasta nuevo aviso. Igual que la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que cesó la actividad en el recinto del Mercado Físico hasta el 27 de marzo inclusive.

“Hemos llevado a cabo charlas informativas para el personal. Se desinfectaron todos los ambientes, salas comunes, oficinas y demás espacios de la institución. Por protocolo, se otorgó licencias excepcionales y obligatorias por 14 días a los empleados que hayan visitado países de transmisión, y se otorgaron licencias a las colaboradoras que se encuentran en situación de embarazo, a inmunodeprimidos, a aquellos que padecen enfermedades crónicas y mayores de 65 años”, destacaron.

Además, la entidad implementó la toma de temperatura con termómetros infrarrojos en todos los accesos a sus edificios.

Por el lado de la ganadería, Daniel Urcía, Vicepresidente de FIFRA, destacó que la industria frigorífica se encuentra en alerta: “Ahora no solo es preocupación por las exportaciones sino que ante los casos importados y locales nos coloca en situación de emergencia a toda la actividad. Todas las empresas están aplicando protocolos pero ninguna está ajena a que haya contagios y si eso ocurriera podría implicar que todo el personal de un frigorífico tuviera que estar en cuarentena y por ende no podría trabajar durante un lapso prolongado”.

Y agregó que esta preocupación se le planteó al ministro de Producción y se le solicitó proveer soluciones rápidas “porque si esto ocurriera las empresas estarían en serias dificultades de poder abonar salarios”.

Otro lugar donde se estudian cambios en la operatoria por el coronavirus es el Meracado de Liniers. En el día de hoy, de las casi 3.000 cabezas comercializadas, solo 113 se vendieron en remate.

El resto se vendió en forma directa para evitar la aglomeración de compradores en las pasarelas del mercado.

Las autoridades del Mercado de Liniers definirán mañana si se suspenden los remates por quince días, lapso en el que solo se realizarán ventas directas.

Por último, los integrantes de la Mesa de Enlace también emitieron su postura. Por separado, Sociedad Rural (SRA) expresó que “nos parece que todas las acciones que contribuyan a frenar, mitigar o ralentizar el avance del virus y preservar la vida humana resultan prioritarias”.

Mientras que Coninagro destacó la necesidad de evitar reuniones y contactos, y estar atentos a las comunicaciones oficiales de los ministerios correspondientes. En su caso, comunicó que sus oficinas permanecerán cerradas hasta el 31 de marzo inclusive.

Fuente: A24 Agro

Publicidad