17 de marzo de 2020 11:21 AM
Imprimir

Se modificó la operatoria en Liniers y los exportadores sienten el impacto del cierre de Europa

CompartiremailFacebookTwitterLos efectos del coronavirus se extienden al negocio ganadero y en el caso de los remates de hacienda se busca reducir el tránsito de personas, para disminuir las posibilidades de transmisión de la enfermedad. Por su parte, la industria frigorífica exportadora empezó a acusar el impacto del cierre del mercado europeo y adoptan medidas para […]

Los efectos del coronavirus se extienden al negocio ganadero y en el caso de los remates de hacienda se busca reducir el tránsito de personas, para disminuir las posibilidades de transmisión de la enfermedad. Por su parte, la industria frigorífica exportadora empezó a acusar el impacto del cierre del mercado europeo y adoptan medidas para el control de personal, a tono con las recomendaciones del Gobierno nacional.

El presidente del Mercado de Liniers, Oscar Subarroca, adelantó que se buscará reemplazar las tradicionales subastas públicas por ventas directas. De esta manera, apuntan a reducir el número de compradores que cada día circula por las pasarelas del mercado concentrador.

En la operatoria diaria de Liniers, las principales casas consignatarias comercializan su hacienda a través de remates, mientras que otras firmas venden el ganado mediante ventas directas, que se cierran mano a mano entre cliente y consignatario. “Puede haber alguna demora, sobre todo en corrales con mucha hacienda, pero la operatoria no se verá alterada”, reconoció Subarroca a BAE Negocios.

En este mercado, las ventas con mayores ingresos de bovinos se concentran los martes, miércoles y viernes, cuando al predio del barrio de Mataderos se registrarse ingresos de hasta 15.000 cabezas diarias y la afluencia de compradores es elevada. Una escena habitual durante los remates son las pasarelas colmadas de público, pujando por la hacienda.

En paralelo a las ventas de este mercado, en marzo empieza la temporada fuerte de remates en gordo, invernada y cría. Desde la Cámara Argentina de Consignatarios de Ganado reconocieron que ante el actual escenario en relación al coronavirus han transmitido una serie de consejos a sus representados.

El presidente de la entidad, Juan Santillán, explicó que para evitar aglomeramientos de personas sugirieron medidas como suspender los almuerzos, que a los remates solo concurran los compradores y que los clientes se manejen a través de sus consignatarios. “Estamos ante una situación excepcional y el día del remate debe haber la menor cantidad de gente posible”, reconoció.

Ante este escenario, Santillán detalló que municipios bonaerenses han empezado a tomar cartas en el asunto. En Cacharí, sugirieron que en un remate que se llevará a cabo esta semana solo debe concurrir personal autorizado, como transportistas y empleados de la casa consignataria, mientras que el municipio de General Lamadrid suspendió un remate previsto también para esta semana.

Por el lado del sector exportador, preocupa el parate de los envíos a Europa de Cuota Hilton y Cuota 481, que según fuentes de la industria exportadora se empieza a reflejar en una menor faena en plantas enfocadas al comercio exterior. SI bien hay incertidumbre, desde China han empezado a consultar precios y a planificar envíos a partir de los próximos dos meses y en las negociaciones se manejan precios similares a los de abril/mayo del año pasado. Con respecto a la prevención del contagio de coronavirus, las fuentes consultadas señalaron que, en sintonía con las medidas anunciadas por el Gobierno nacional, se están licenciando a trabajadores mayores de 60 años y se busca excluir a todos los grupos de riesgo.

Fuente: BAE

Publicidad