17 de marzo de 2020 12:13 PM
Imprimir

Por el coronavirus la pesca está en terapia intensiva

Los otros destinos, como España o Italia, tienen un verdadero colapso con el virus, que impiden cualquier tipo de comercialización.

La situación de incertidumbre generada por algunas actividades productivas que ya venían con un freno bastante importante en esta Provincia, se acrecentaron a partir de la propagación del coronavirus, que ya tiene un efecto global, declarado como “Pandemia” por la Organización Mundial de la Salud (OMC), hace casi una semana, ya impactó en el mundo globalizado en el que todas las economías se encuentran prácticamente paralizadas por la caída de vetas a China, principal motor económico.

La pesca en la provincia tuvo el último año exportaciones por por casi 700 millones de dólares y China ocupó en 2019 el primer lugar dentro de los destinos de exportación del langostino argentino, procedente fundamentalmente de Chubut con lo que igualó a los los países de la Unión Europea.

Los otros destinos, como España o Italia, tienen un verdadero colapso con el virus, que impiden cualquier tipo de comercialización. Hoy aquellos países considerados como de circulación viral son: Estados Unidos, toda Europa, Corea del Sur, Japón, Irán y China, consignó el portal de noticias Pescachubut.com.

Para el caso del langostino, hay una combinación entre caída de demanda y baja en los precios internacionales que, sumado a la contingencia sanitaria del coronavirus, podría generar un golpe muy duro. Incluso afectando fuentes de empleo.

El secretario de Pesca de la provincia, Adrián Awstin, alertó sobre las consecuencias: “Este sea quizás el peor año comercial del langostino de los últimos 12 años. El año pasado sin Coronavirus, se exportó casi la misma cantidad, pero se recaudó un 20% menos en plata”, debido a la inserción dentro del mercado de la especie de langostino vannamei desde Ecuador a Asia, que por los volúmenes capturados hizo derrumbar la cotización internacional. “Se empezó el 2019 con valores de 7,20 dólares el kilo y se terminó con 4,20 dólares por kilo”.

Awstín explicó que “esto no sólo va a impactar en el mercado chino, que es el peor de todos, sino en el mercado europeo, el japonés y el estadounidense que son los principales que tenemos. La demanda baja”. Puso como ejemplo la situación de una pesquera chubutense: “Hay una empresa de Puerto Madryn que desde China le devolvieron 86 contenedores el mes pasado. Y lo dejas enchufado en un puerto hasta que encontrar comprador”.

El funcionario remarcó que “tanto el Estado y los empresarios estamos intentando mantener mercados o ganar nuevos mercados para tratar de cubrir esa baja demanda de otros países. Es muy difícil. ¿Qué empresario va a ir hoy al norte de Italia a ofrecer pescado? El norte de Italia era un muy buen comprador de pescado”.

“Será una actividad que va a sufrir mucho el impacto del coronavirus y ya veníamos sufriendo el año pasado la aparición del vannamei de Ecuador”. El titular del área de Pesca marcó que es imprevisible lo que pase de acá en adelante: “Imposible tener un plan para abordar. No podés hacer un plan sobre algo que cuando llegue el invierno a la Argentina podemos tener muchos más casos en Argentina, podríamos tener que cerrar las plantas pesqueras. ¿Cómo te adelantas a algo que no sabes cómo va a evolucionar?”.

Por otra parte, el responsable de Pesca hizo hincapié en el tipo de consumo que se hace del langostino, que tira abajo aún más a la demanda: “Se consume en restaurantes, y la gente no va a comer, se te frena. Va a ser una temporada compleja por precios, por demanda y coronavirus”.

“Esperemos que los sindicatos argentinos que participan en el sector entiendan que será un año difícil. Y que no pase como el Estado Provincial que nadie entienden que no hay un peso. Y si seguís pidiendo, todo termina en un caos”.

Awstin admitió incluso que puede generar pérdidas de empleo. “Hay empresarios que son optimistas, que seguirán produciendo y aguantando en cámaras congeladas, pero otros que no tienen espalda. Al que le devolvieron los contenedores, lo enchufará y ahí quedará. Hay otros que por tres contenedores se caen. Es muy complicado, será un año difícil. Si las paritarias que empiezan en abril, el marinero, el filetero piden mucho de aumento, vamos a terminar explotados. Esperemos que no suceda”.

Sin contenedores

Otra de las particularidades que tiene esta epidemia global es el freno mundial en la rotación de los contenedores. No hay disponibles, a partir del freno que se produjo en la comercialización y la mercadería que está en etapa de espera hasta que haya mejores condiciones. Lógicamente hay productos perecederos que el tiempo les juega en contra. Es el caso de las cerezas.

Chubut a través de Gaiman y la zona sur de la provincia con Sarmiento había abierto las puertas de un mercado inmenso como el asiático. El año pasado se enviaron los primeros contenedores en lo que fue una excelente prueba piloto. Este año, a partir de la contingencia sanitaria, mucha fruta se echó a perder esperando en la frontera y la que logró venderse se hizo a un precio bajísimo.

“La producción todavía no termino en cuanto a resultados y cobro. Fue una muy buena temporada en volumen, con 25% de aumento en producción respecto a la otra temporada. La venta de aéreo está resuelta, pero falta resolver el tema venta de los contendores por el problema de China y el Coronavirus”, relató Gabriel Ruiz, de la Cooperativa Cerecera de Gaiman.

Y este año hay mucha producción comprometida en los envíos a China. “Luchamos tantos años para entrar a China porque es un muy buen mercado. Lo pudimos hacer el año pasado donde enviamos cuatro contendores y eso estuvo muy bien. Este año enviamos casi el 40% de la producción. Son 24 contenedores. Y en el apogeo por el Cornonavirus algo inesperado y se paralizó complemente en China”.

Expresó que “es un mercado que vendía entre 180 y 200 contenedores de cerezas diarias pasó a vender 0 y empezaron a stockear los contenedores de Chile, que es el principal exportador de cerezas del mundo, con 130 millones de kilos de cerezas. Hubo parados cerca de 3.000 contenedores de cerezas. Después del año chino estuvo muy parado, después se empezó a mover un poco, pero los precios estuvieron un 30% o un 40% por debajo, con lo cual no tenemos liquidaciones, pero sabemos que el resultado va a ser muy malo”.

Fuente: NAP

Publicidad